22 de marzo de 2021 11:46 AM
Imprimir

UCSF e INTA investigan la resistencia de las garrapatas a los antiparasitarios

Investigadores, docentes y alumnos de la Universidad Católica de Santa Fe y de la Estación Experimental Agropecuaria de INTA de Reconquista estudian la problemática que afecta tanto a pequeños como a grandes animales. Las garrapatas provocan enfermedades en sangre, ocasionando pérdidas económicas llegando hasta la mortandad directa e indirecta de los mamíferos.

Desde los comienzos de la carrera de Veterinaria de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, la Universidad Católica de Santa Fe y la Estación Experimental Agropecuaria de INTA de Reconquista vienen trabajando colaborativamente en vista a favorecer el territorio común que comparten. El secretario de Gestión de la Facultad, Lic. Max Grether, sostiene convencido que “lo principal es ir apostando cada vez más a todo este tipo de vinculaciones para que el resultado logrado quede para el conjunto de la sociedad en el norte santafesino, ya sea este un producto, datos de un proyecto de investigación o un informe”.

Esta relación se cristalizó en la firma de un convenio marco, a finales del 2020. “En ese marco identificamos acciones, actividades concretas que tienden a fortalecer nuestro vínculo interinstitucional y trabajar de manera conjunta para enfrentar los problemas del territorio: problemas productivos, ambientales o sociales”, puntualizó Marcelo Paytas, Director de la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) de INTA Reconquista.

Comenzado a rodar el 2021, ambas instituciones decidieron embarcarse en la investigación de una problemática que preocupa a la región. Se trata de la resistencia que desde hace ya varios años viene desarrollando la garrapata al tratamiento con antiparasitarios. Esto hace muy difícil su control y el de las enfermedades que vienen con ellas.

Así se encaró un proyecto de investigación en el cual participan alumnos de la carrera de Veterinaria de la UCSF junto a personal del INTA Reconquista, de la Agencia de Extensión Rural de Garabato, y del Instituto de Patobiología del INTA Castelar. Melina Almada, docente y Directora del estudio sobre las garrapatas señala que “en estos proyectos no solamente hay un director y un investigador responsable, sino también alumnos de Veterinaria, que ya están avanzados en la carrera y hacen la experiencia de lo que es la investigación, cómo aplicar el método científico, y ser parte de un proyecto”.

Un problema en pequeños animales y en los bovinos

El Dr. Christian Cutullé, investigador que forma parte del proyecto, explica que “en nuestro país las garrapatas se encuentran distribuidas en las regiones tropicales y subtropicales de centro y noreste argentino”. Para hacer frente a este ectoparásito frecuente en el ganado bovino, se utilizan acaricidas, mejor conocidos como garrapaticidas.

Para entender la trascendencia del problema, Cutullé señala: “Este ectoparásito, en algunos casos provoca mortandad directa, cuando los animales tienen una alta carga de garrapatas, o es causa indirecta de muerte por los hemoparásitos que transmiten y que producen la enfermedad de la tristeza bovina”. A nivel de producción animal, “provoca pérdidas económicas relacionadas con la disminución en la ganancia de kilos y en la producción láctea, así como una mayor susceptibilidad a las bicheras”, resaltó el investigador.

La veterinaria Marcela Menichelli, docente de la UCSF e investigadora del INTA, confirma que “la resistencia a los antiparasitarios es un problema muy serio que se viene dando”, y explica que “lamentablemente hay muy pocos grupos de droga, muy pocas moléculas con las cuales atacar y, casi siempre por mal uso, los parásitos se han ido haciendo resistentes a estas drogas”.

Menichelli alude al mal uso de los antiparasitarios, refiriéndose a una mala dosificación, una aplicación incorrecta, incompleta, o que no respete la periodicidad recomendada. Cuando esto sucede, y se logra matar por ejemplo el 95% de los parásitos, “el otro 5% que no murió, cuando se reproduce tiene crías con más posibilidades de resistir a una nueva aplicación, entonces llega un punto en que todos los nuevos parásitos ya son resistentes a la droga que se les aplica”, concluye la médica veterinaria.

Ante este escenario, Cuttulé despliega cuál es el panorama de trabajo que se han propuesto para la región norte de Santa Fe: “Lo que se busca es hacer un diagnóstico de situación de esta problemática, de la falta de eficacia de los productos garrapaticidas, para identificar los principios activos que ya no funcionan eficazmente, y brindar asesoramiento que ayude a mejorar las medidas de control en aquellos establecimientos con problemas de resistencia”.

Estudiar veterinaria en la UCSF

Permanecen abiertas las inscripciones para el ciclo 2021 para todos aquellos interesados en ingresar a la carrera de Ciencias Veterinarias. Podés consultar más información sobre esta u otras carreras de la UCSF ingresando en www.ucsf.edu.ar, por mail a ingresouniversitario@ucsf.edu.ar, o siguiendo a la Universidad en sus redes @ucsfoficial @vivilaucsf.

Formación universitaria e impulso para la región

Los tres grandes ejes que se dejaron consignados en el convenio entre las partes planteaban un horizonte ambicioso, que hoy comienza a concretarse. Por un lado, la inquietud de brindar una mejor formación en el área de las ciencias agropecuarias. En este sentido, los estudiantes de Veterinaria de la UCSF tienen ahora la posibilidad de hacer las prácticas de las materias y las prácticas profesionales en el INTA, durante toda la carrera.

Marcelo Paytas, director de la EEA Reconquista, convencido de la importancia de la práctica sobre el terreno, comenta: “La idea es que puedan hacer los prácticos ya sea en el laboratorio de la Estación Experimental, como en el campo de producción, porque es importante que el alumno esté en contacto con el campo, con la vaca, con la pastura”.

En segundo lugar, el acuerdo proponía avanzar de manera conjunta con proyectos de investigación y de extensión agropecuaria, que aborden problemas productivos de la región. Marcela Menichelli, docente de la Casa de Estudios, y médica veterinaria subraya que “tratamos de exponer a los chicos, que se enfrenten a la situación de saber si les gusta la investigación, pero también nosotros tratamos de detectar quiénes tienen perfil para dedicarse a la ciencia, y después cuando aparecen convocatorias, o becas para una formación de posgrado, los invitamos a sumarse”.

El tercer eje apuntaba al fortalecimiento interinstitucional, a potenciarse mutuamente para llegar a la sociedad, vinculándose con otros municipios, otras reparticiones de ciencia y técnica, y con otras universidades públicas o privadas. Esta línea de trabajo se vio reflejada en “armar de manera conjunta cursos concretos que respondan a la demanda de los profesionales del medio, diplomaturas, capacitaciones, talleres, jornadas, etc.”, concluyó Paytas.

En resumidas cuentas, “el convenio deja en claro cuáles son los compromisos de las partes, nos permite acercarnos y conocernos entre docentes e investigadores, permite conjugar estas tres cosas tan importantes para la universidad: la docencia, la investigación y la extensión”, sintetiza el Director de la Estación Experimental.

Por su parte, Max Grether, en calidad de secretario de Gestión de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, deja en claro que “lo que se busca detrás de cada charla, curso, o actividad, es generar un valor para el área productiva de Reconquista, Avellaneda y toda esta región del Norte Santafesino. Vemos la necesidad de apostar al crecimiento y desarrollo en esta zona de un polo de conocimiento aplicable a la producción y a la sociedad en su conjunto”.

Publicidad