10 de diciembre de 2010 15:37 PM
Imprimir

Si India y China andan bien, acá andaremos bien

Uruguay : Barraca Erro

¿Cómo nació Barraca Erro, hoy la segunda empresa exportadora de Uruguay detrás de Conaprole? La empresa nació en 1947 fundada por Jorge Walter Erro, mi padre, en el rubro de servicios en semillas y comercialización de granos. La firma fue cumpliendo diferentes etapas de crecimiento siempre desde su sede en Dolores, el lugar granero del país. Mi padre falleció en 1971, hubo una transición hasta que yo junto mi hermano siendo muy jóvenes nos hicimos cargo entre 1975 y 1977. Yo tenía 15 años y mi hermano 20; ahí empezamos. ¿Qué actividades desarrollan? Erro es una empresa muy diversificada dentro de los negocios del agro. Tiene una división de venta de insumos como fertilizantes y químicos que compramos a proveedores y se lo vendemos a nuestros clientes. También producimos semillas localmente y, a su vez, participamos en granos que compramos a productores y exportamos. Nuestra empresa lidera en soja, está muy alta en el ranking en trigo y maíz y en otros granos menores. El negocio requiere una gran especialización en logística; para dar una idea Erro movió 700.000 toneladas de granos este año. Otra área en la que participamos es la nutrición animal con granos como materia prima que va desde alimento para una rana hasta un elefante, incluida la comida de perro que se exporta a Japón y Estados Unidos. El rubro más importante es la exportación de granos, aunque la empresa trata de darle importancia a todos. También incursionaron en el negocio de la venta de maquinaria… Así es. En 1994 nació Corporación de Maquinaria, una empresa cuyo dueño es Barraca Erro. Nosotros teníamos una división de maquinaria que había empezado en 1979. De las primeras cosas que hicimos en la empresa fue incorporar un negocio de maquinaria; había un importador en Montevideo y nosotros éramos representantes locales en Dolores y Mercedes. En 1994 pasamos a ser representantes nacionales y decidimos darle a ese negocio importancia por sí mismo. Creamos una empresa que pueda atender el negocio de la maquinaria en todas sus puntas y no una mera división dentro de Erro siendo importadores exclusivos de la marca Case. Hoy es una de las empresas líderes en el negocio de la maquinaria. Tenemos un 60% del mercado de cosechadoras, un 35% en tractores y 20% y algo en maquinaria vial. ¿Cuál es la facturación anual? El grupo factura US$ 250 millones anuales. Directamente empleamos 350 personas e indirectamente más de 1.000. ¿Cuánto exportaron en lo que va del año? US$ 181 millones. Somos los primeros sectoriales y segundos exportadores del país hoy. Vendemos hacia múltiples destinos, obviamente que en los últimos años China ha sido uno muy fuerte al igual que Brasil pero también hay otros como Vietnam y Tailandia. Para nosotros es muy importante escuchar buenas noticias de China e India, por ejemplo. Donde ahí ande bien la cosa, acá va a andar bien. En definitiva, ¿en base a qué crece la actividad de un país como Uruguay? Crece por los productos primarios, básicamente. Podrá también crecer por los servicios, el software, el turismo, las actividades portuarias o las zonas francas pero sin dudas lo mayor es por los productos primarios. A las pruebas me remito: si alguien ve el ranking de exportadores uruguayos somos todas empresas de agro negocios, de diferentes rubros pero empresas de agro al fin. ¿Cree que en parte se menosprecia el ser un exportador de materias primas? Uno en el mundo tiene que saber el lugar que ocupa y dónde puede generar valor agregado. Si uno mira el desarrollo de los últimos diez años del negocio agrícola, ha sido fabuloso lo que se ha logrado y más aún lo que se va a lograr porque estamos aún en la etapa de pleno crecimiento buscando más estabilidad. Eso el gobierno lo comprende bien. El tema es si este sector agrega más valor que otros: cuando exportas grano, obviamente que hay alguien en el otro lado del mundo que lo industrializa. No quiere decir que por que salga un producto en apariencia sin valor agregado no genere valor, porque acá hay toda una cadena que trabaja que abarca transporte, logística, contratista de maquinaria y todas esas cosas que cuando uno va al interior las ve. Para nosotros generamos valor y mucho. Si uno va a una aceitera seguramente vas a encontrar cientos de trabajadores nucleados juntos; en cambio, cuando sale soja en grano la cadena está más partida y no se ve concentrada. ¿Encuentra hoy el personal necesario para afrontar las tareas del sector en crecimiento? Ya es una barrera encontrar gente capacitada. Lo que hay que vencer es el desarrollo de capacitar a más gente en cosas específicas y oficios medios. Ingeniero agrónomo, ingeniero civil y escribano conseguís, pero el mercado educacional debería lanzar como oferta cargos como operadores de maquinaria agrícola, mecánicos, gente con conocimiento en electrónica que está faltando y va a faltar aún más. ¿Qué diagnóstico hace de la infraestructura en Uruguay? En el debe, porque la tasa de crecimiento es muy alta y el país no se preparó para este crecimiento. Lo que estamos haciendo hoy es avisarle a los gobernantes sobre el crecimiento que se viene; creo que el actual gobierno lo tiene muy claro. Prevé que la economía crezca entre 4% y 5% en este período pero seguramente el sector agrícola va a crecer al 7%, al 8% o al 10% anual. ¿Hay que avanzar hacia el ferrocarril? Creo que hay que ir a cosas más sencillas quizás. Nosotros estamos pregonando bastante el aumento del calado del puerto de Montevideo que daría más autonomía a las cargas uruguayas. En segundo lugar hay que unir al país de este a oeste. Hay una fábrica papelera en el oeste en Fray Bentos y posiblemente vaya a haber otra en Conchillas y un puerto de Nueva Palmira que ha crecido mucho. En una época el único puerto era Montevideo y todo se centralizaba ahí; ahora hay que buscar una manera de no cruzar Montevideo y potenciar otras áreas de desarrollo. ¿Pero el tren es viable con distancias cortas? Para nosotros en el traslado de granos en muchos tramos no. El primer paso que habría que dar es mejorar las rutas. Incluso hay hasta predisposición de los usuarios a pagar algún peaje en las rutas que no lo tienen y están hoy en malas condiciones. Vayamos por prioridades porque una carretera la podemos hacer rápidamente y estamos hablando de tasas de crecimiento de cosecha muy importantes. ¿Qué rubros del campo están más dinámicos y centrarán el crecimiento a futuro? Lo está siendo el mundo agrícola. En el ranking de exportadores las empresas de grano somos mayoría y este es el primer año desde la época de Hernandarias que Uruguay vende más productos vegetales que animales. Se rompió un mito pero no quiere decir que una actividad compita con la otra; hay que mirarlos como rubros complementarios. La agricultura a fines de la década del 90 prácticamente había desaparecido. ¿Le preocupa el anuncio del gobierno de regular el uso de suelos? Está bien que cuidemos los recursos y creo que en la conciencia del agricultor que toma la decisión de cuándo y qué sembrar está el cuidado del suelo porque es de lo que vivís y no es un recurso renovable. Mientras que uno siga teniendo libertad de elección empresarial, está todo bien. El gobierno aparentemente va a regular; esperemos que dentro de un ámbito normal. Es prioridad para el ministro (de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguere) y está bien que lo debatamos. No hay una solución perfecta. Si uno hace sólo soja tenes un riesgo de mercado porque haces un solo cultivo. Los empresarios no queremos riesgo, queremos buscar diversificar. A partir del crecimiento de la soja se desarrollaron todos los otros cultivos caso de la cebada, el trigo, el maíz. No se puede regular por decreto que se siembre en este campo esto y en este otro lo otro. Por decreto no; espero sea consensuado. ¿Cómo observa el clima actual de negocios en Uruguay? Lo vemos bien. El país tiene una oportunidad histórica en estos rubros pero nos preocupa la conflictividad que se está viviendo. Es como que nos ha entrado una impaciencia a todos por tener ya todo y quizás no es así. El país viene consolidando su crecimiento año a año y generando oportunidades. Uno mira el país diez años atrás y lo compara con hoy y hay diferencias importantes. Tenemos que buscar mejorar en ese tema porque puede hacer perder credibilidad que es algo que Uruguay ganó mucho en los últimos años, sobre todo a partir de las últimas crisis donde otros países hicieron lo que hicieron y Uruguay tomó el camino serio.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *