11 de diciembre de 2010 10:48 AM
Imprimir

Malas noticias: llegó La Niña

Más del 70% de la zona núcleo está con escasa reserva de humedad y sequía; hay regiones con problemas para sembrar soja de segunda y el maíz juega su rinde.

Con un ojo sobre el lote y otro mirando el cielo, implorando las lluvias. Como no ocurría desde 2008/2009 , el ciclo que marcó una de las peores sequías de la historia, con una pérdida de 33 millones de toneladas versus 2007/2008 , la falta de precipitaciones está otra vez al tope de las preocupaciones de los productores. Y no es para menos: los efectos de La Niña, que ocasiona lluvias por debajo de lo normal, se están haciendo sentir con fuerza. A modo de ejemplo, según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario para LA NACION, más del 70% del área de la zona núcleo se encuentra con escasa reserva de humedad y sequía. "Sólo en el centro este de la provincia de Córdoba las condiciones mejoraron a lo largo de los últimos siete días", señala el informe de la bolsa rosarina. Lo que ocurre con el clima en esta zona es clave para la producción. Con 6 millones de hectáreas de soja y un millón de maíz, allí están el 32 y el 26%, respectivamente, de las hectáreas sembradas con estos cultivos. En volumen producido, en la última campaña representó el 37% en soja y el 39% en maíz.Si se observan los mapas de lluvias, la situación venía relativamente bien hasta fines de octubre pasado. De hecho, se están conociendo súper rindes en trigo [ver aparte] que reflejan en que el año transcurrió climáticamente favorable para el cultivo. "El mes de noviembre, en gran parte de la región agrícola y más aún en la zona núcleo, registró muy bajos niveles de precipitaciones", expresó Maximiliano Zavala, de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.La situación no es homogénea en toda esta zona, pero es más evidente la escasez de agua en el norte bonaerense. En Santa Fe, por ejemplo, en torno de Venado Tuerto hay buenas condiciones y ocurre lo mismo en parte del centro este cordobés.Un informe de Silvia Re, del área de agrometeorología del INTA Pergamino, es revelador sobre lo que está pasando en esta ciudad y zona de influencia, que tiene una media histórica de 100 años con 205 milímetros para octubre y noviembre, pero hoy cayó por debajo de la mitad."Si tenemos en cuenta sólo octubre y noviembre, en 2009 fue de 242 milímetros y de 111 milímetros en 2010. Este último año llovió un 54% menos que el año anterior y un 45% menos que la media histórica", comentó Re.En este contexto, Julio Lieutier, consultor, señaló que en términos generales en el norte bonaerense "la última lluvia importante fue en la segunda quincena de octubre".El déficit de lluvias es notorio en otras zonas de la región núcleo. Juan Pablo Ioele, asesor CREA del sudeste de Córdoba, contó: "En la zona de influencia de Marcos Juárez, si consideramos los meses de septiembre a noviembre incluido, vemos una diferencia de 142 mm [de lluvias] menos que igual período del año pasado".Pero hay más reportes sobre la situación de falta de lluvias en el cinturón agrícola. "En el sur de Santa Fe, en la zona de Teodelina y María Teresa, de enero a fines de noviembre de 2010 llovieron 585 mm, contra 700 mm de 2009. Estamos muy lejos de la media del promedio de los últimos cinco años, de 725 mm", indicó Agustín Avellaneda.Gustavo Sutter Schneider, del CREA Rosario, comentó un panorama crítico. "Estamos con una sequía muy grave. En la zona cercana a Rosario llovieron sólo 40 milímetros en noviembre, cuando lo normal es 100 milímetros", destacó. "Los maíces están floreciendo a la altura del alambre o menos, con lo cual la cosecha de maíz está jugada", añadió.En Hughes, el productor Alberto Marchionni llevaba contabilizados 108 mm entre octubre y noviembre, contra 338 mm de igual período de 2009.En este contexto, para Liliana Nuñez, jefa del departamento de agrometeorología del Servicio Meteorológico Nacional, acercó el dato de que para el trimestre diciembre/febrero en zonas donde se prevén precipitaciones normales o inferiores a las normales "no se descarta la ocurrencia de eventos de lluvia localmente intensa, particularmente en el comienzo del trimestre". Esto sería interesante: lluvias en medio de una sequía.Las consecuencias Gustavo López, de la consultora Agritrend, hoy proyecta en maíz rindes 14% inferiores a 2009, aunque subiría la cosecha total por mayor siembra. En soja calcula una reducción del 11% en la producción total [ver aparte]. Hay zonas complicadas para la siembra de soja de segunda y el maíz comienza a jugarse su rinde en la zona núcleo, ingresando en un período crítico que demanda al menos 7 milímetros por día.A nivel país, en soja la siembra está en el 65,1% de los 18,7 millones de hectáreas proyectados. Hay un atraso: en 2009 a esta altura había 1,4 millones de hectáreas más sembradas que ahora.Según el consultor Julio Lieutier, en el norte bonaerense todos los perfiles que salen de la cosecha fina están completamente secos y no se encuentran en condiciones para la siembra de soja o maíz de segunda. "Se están cambiando a soja los lotes de arveja destinados a maíz de segunda por lo seco del perfil", señaló.Sobre el maíz en Pergamino y zona de influencia, Silvia Re, de INTA Pergamino, comentó que "su estado en la zona no es óptimo debido a la falta de lluvias, pero tampoco es el peor".Lieutier añadió: "Los maíces tienden a acartucharse al mediodía, pero la situación no es crítica. De todos modos las reservas de humedad se van consumiendo". Según el consultor, hacia fines de diciembre tendrían que llover 100 mm para asegurar un buen rendimiento de maíz.En Hughes, Marchionni está preocupado porque la humedad del perfil no es suficiente para afrontar el período crítico. "De seguir las condiciones con poco milimetraje, el rendimiento se verá afectado", afirmó.En opinión de Avellaneda, quienes apuntaron a sembrar la soja a partir de noviembre se quedaron sin humedad suficiente. Terminaron de implantarla a fines de noviembre. "Esto implicaría mermas en los rendimientos de un 10 a 15%", comentó. Rodolfo Rossi, de Nidera, advirtió que las condiciones actuales en la zona núcleo "condicionan" a que en los próximos meses haya al menos precipitaciones similares a la media para mantener los rendimientos altos. "Se produjeron atrasos que condicionan a que no tengamos los récords del año pasado", subrayo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *