26 de marzo de 2021 19:29 PM
Imprimir

Uruguay, Brasil y Paraguay quieren “flexibilizar” el Mercosur para desembarazarse de la Argentina: Alberto deslizó que el país podría abandonar el bloque

CompartiremailFacebookTwitterEl presidente uruguayo Luis Lacalle Pou –tal como viene adelantando Bichos de Campo– propuso hoy en la 30 Cumbre del Mercosur que se flexibilice el bloque sudamericano con el propósito de facilitar acuerdos comerciales con otras naciones del mundo. El esquema normativo del Mercosur impide a las naciones que integran el bloque –Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay– negociar por […]

El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou –tal como viene adelantando Bichos de Campo– propuso hoy en la 30 Cumbre del Mercosur que se flexibilice el bloque sudamericano con el propósito de facilitar acuerdos comerciales con otras naciones del mundo.

El esquema normativo del Mercosur impide a las naciones que integran el bloque –Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay– negociar por su cuenta Tratados de Libre (TLC) con otros países o bloques. Los gobiernos de Brasil, Uruguay y Paraguay quieren avanzar en esa línea, pero no es el caso de la administración de Alberto Fernández.

De hecho, en el discurso inaugural de la cumbre virtual, Fernández aseguró que “no creemos que una reducción del Arancel Externo Común, parcial y lineal, para todo el universo arancelario sea el mejor instrumento frente a la posibilidad de nuevos acuerdos con otros países”.

Lacalle Pou fue a “los bifes” al proponer “formalmente se discuta en la mesa el tema de la flexibilización. Uruguay necesita que, técnica y políticamente, el bloque tome una decisión al respecto. El mundo se mueve muy rápido. No hay tiempo para grandes diálogos o grandes comisiones: hay que actuar”.

Y añadió que “es con el Mercosur, pero también es con la libertad que nuestro país necesita y merece”, para luego resaltar que “obviamente el Mercosur pesa en el comercio internacional, pero lo que no puede ni debe ser es un lastre”.

El presidente uruguayo además dijo que “estamos de acuerdo en rever el Arancel Externo Común, que ha sido perforado una y mil veces con las excepciones que abundan” (como es el caso, por ejemplo, de la cuota reservada por Brasil para importar trigo extra-Mercosur por 750.000 toneladas anuales).

El presidente paraguayo Miguel Abdo Benítez dijo lo mismo, pero de manera mucho más diplomático, al indicar que “el diseño actual del proceso de negociación (del Mercosur) requiere que las negociaciones externas se realicen en forma conjunta y coordinada (entre los cuatro países), pero eso no debe ser una barrera para impedir el desarrollo de nuestras economías”. Y remarcó que “no podemos permitir que las ideologías contaminen ese proceso”.

El mandatario brasileño Jair Bolsonaro también se alineó con el pedido de Lacalle Pou al exponer que “las diferencias de perspectivas que existen entre nosotros, ya sean políticas o económicas, no deben afectar el avance del proyecto de integración, siempre que se respeten los principios que guían al bloque”. “Entendemos que la regla del consenso no puede transformarse en un instrumento de veto o freno permanente. El principio de flexibilidad está inscrito en el Tratado de Asunción”, enfatizó el brasileño en referencia a los acuerdos comerciales.

Cuando terminaron las presentaciones, Fernández, al cerrar el encuentro virtual, mencionó, en referencia al discurso pronunciado por Lacalle Pou, que “si nos hemos convertido en una carga, lo lamento; la verdad es que no queríamos ser una carga para nadie”.

“Además, una carga es algo que hace a uno lo tiren de un barco y lo más fácil es bajarse del barco si esa carga pesa mucho; así que hago hincapié en que terminemos con esas ideas que ayudan tan poco a la unidad”, añadió, haciendo una referencia implícita a la posibilidad de que el país abandone el Mercosur. “No queremos ser lastre de nadie; si somos un lastre, que tomen otro barco”, ratificó.Reproductor de video00:0002:03

El próximo 22 de abril los cancilleres de las cuatro naciones del Mercosur se reunirán para tratar la propuesta de flexibilizar el bloque, que cuenta –como quedó claro hoy– con la aprobación de Brasil, Uruguay y Paraguay, pero el rechazo de la Argentina.

Los gobierno de Brasil, Uruguay y Paraguay están trabajando para integrarse comercialmente con las principales naciones importadoras de alimentos del mundo (principalmente China, EE.UU. y la Unión Europea). Pero no es el caso de la Argentina gobernada por Fernández, la cual, por el contrario, viene instrumentando en el último año medidas para cerrar la economía.

Fuente: Bichos de Campo

Publicidad