2 de abril de 2021 01:31 AM
Imprimir

Piden cárcel para quien alimente al ganado con clembuterol

CompartiremailFacebookTwitterEl presidente de la asociación ganadera local de esta ciudad Pedro Torres Estrada, anticipó que el coordinador regional de la policía estatal le advirtió que van a meter a la cárcel a los ganaderos que sorprendan mezclando el alimento de las vacas con clembuterol debido a que está sustancia desarrolla el cáncer en los consumidores […]

El presidente de la asociación ganadera local de esta ciudad Pedro Torres Estrada, anticipó que el coordinador regional de la policía estatal le advirtió que van a meter a la cárcel a los ganaderos que sorprendan mezclando el alimento de las vacas con clembuterol debido a que está sustancia desarrolla el cáncer en los consumidores de carne de res. 

Pedro Torres Estrada. Explicó que la policía se encuentra investigando que ganaderos utilizan ese químico para que sirve para que la carne de las reses salga blanda, aunque sean vacas viejas y es lo que buscan los comerciantes precisamente que la carne sea blanda.

 Inclusive Pedro Torres precisó ” que de tan blanda que es la carne parece de borrego y no de vaca” pero insistió que el clembuterol propicia el cáncer en los seres humanos. Por lo que previno a los Matanceros que se abstengan de usar esa sustancia por qué está tipificado como un delito contra la salud y amerita prisión.

Uso dañino del clembuterol para engorda de ganado

El clembuterol es un compuesto químico que pertenece al tipo de medicamentos llamados beta2-agonistas. El clembuterol es un esteroide que tiene algunas propiedades de los esteroides anabólicos y se suele usar a menudo como un suplemento ilegal para la baja de peso. La razón es que la pérdida de peso produce un efecto sobre el crecimiento muscular y la reducción de la grasa en el cuerpo. Es una sustancia ilegal que utilizan los deportistas.

La “Food and Drug Administration” (FDA), no aprueba el uso de clembuterol en humanos. Una forma líquida del medicamento se usa para el tratamiento de la obstrucción de las vías respiratorias en caballos. Fuera de EU, el clembuterol se usa solo con receta médica para tratamiento del asma.

El clembuterol produce aumento de la masa muscular. Es una sustancia anabolizante y está prohibido totalmente su uso para engordar ganado. En caldos de res se han detectado 1.3 nanogramos de clembuterol. Cantidad suficiente para dopar a un deportista. La droga suele estar presente en la carne del ganado, aun después de que ha sido sacrificado, trasladando sus efectos al consumo humano de la carne contaminada, la cual se distribuye en México por distintas vías comerciales, sin control.

En México, debido a la corrupción, existe una irresponsable ausencia de inspección de las reglas correctas de la crianza de ganado sano, ya que a pesar de que está prohibido el uso del clembuterol, se comercia y se usa sin ningún control sanitario.

El abuso del clembuterol se observa a menudo en el deporte y el culturismo para aumentar la masa muscular. La toxicidad aguda del clembuterol genera taquicardias, palpitaciones, ansiedad, temblores y dificultad para respirar.

Los efectos secundarios negativos del clembuterol pueden ser: 1) Aumento de la frecuencia cardiaca. 2) Respiración rápida. 3) Palpitaciones del corazón. 4) Dolor de pecho. 5) Temblores. 6) Ansiedad. 7) Desequilibrio electrolítico.

El Clembuterol está en la lista de prohibiciones de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). Los atletas profesionales que dan positivo a esta droga son descalificados en competencias futuras.

El clembuterol es una sustancia con efecto hormonal que puede dejar residuos en la carne y otros productos de origen animal. Dosis elevadas de clembuterol en el ganado, para aumentar su masa muscular, pueden originar intoxicaciones en las personas que consumen esa carne.

La obligación del gobierno de México, en todos los rastros del país -que no lo hace-, es determinar la presencia (se sabe que la hay), de clembuterol en la carne del ganado bovino sacrificado, carne que después se venderá en los supermercados y será consumida por una inmensa cantidad de gente, como sucedió en el rastro municipal de Jalapa, Veracruz el 7 de noviembre de 2011.

El uso de clembuterol para engorda del ganado está prohibido por ser un alto riesgo para la salud de niños y adultos.

La Sader busca con programas inhibir el uso de clembuterol para engordar ganado

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), señaló que mediante los programas Proveedor Confiable e Introductor Confiable, se constata que la carne de res que proviene certificada y libre de sustancias como el clembuterol.

Esto, con el propósito de inhibir el uso de sustancias prohibidas en la alimentación del ganado bovino destinado para consumo humano.

“Las representaciones estatales del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), en coordinación con los Comités de Fomento y Protección Pecuaria, brindan asesoría a productores y acopiadores para que se adhieran y participen en estas acciones”, refirió la Sader.

Por una parte, el programa Proveedor Confiable está dirigido a los productores dedicados a la engorda o finalización de animales y tiene como propósito brindar la garantía a los consumidores de que el producto proveniente de un corral inscrito en este padrón y es criado sin administrar sustancias prohibidas.

En tanto, el programa Introductor Confiable está diseñado para las personas dedicadas al acopio de animales o lotes de distintas engordas o unidades de producción destinadas a sacrificio en establecimientos Tipo Inspección Federal (TIF) y rastros municipales, con el reconocimiento de ser proveedores de carne sana, segura y con calidad, en beneficio del consumidor.

Cabe recordar que el clorhidrato de clembuterol es un fármaco que se encuentra prohibido en la ganadería por su efecto tóxico residual en humanos. Su uso en la engorda de ganado está tipificado como delito en la Ley Federal de Sanidad Animal.

Este fármaco es altamente peligroso y es utilizado para incrementar el peso en los bovinos y otras especies. Los productos cárnicos contaminados por este agente generan intoxicaciones y entre los síntomas que provoca están: dolor de cabeza, aumento en la frecuencia cardiaca, temblor del cuerpo, náuseas, mareo y escalofrío.

Por ello, la Sader explicó que a nivel nacional existen 105 unidades de producción inscritas, lo que representa 76 mil 328 cabezas de ganado. Además, se cuenta con un padrón de 86 introductores confiables.

Además, se contabilizan 63 establecimientos TIF dedicados al sacrificio de bovinos toman muestras para detectar anabólicos; en 2019, los médicos veterinarios que laboran en este tipo de plantas realizaron cuatro mil 183 muestras. 

“De esta manera, los productos de origen animal que provienen de establecimientos TIF ofrecen más garantías a los consumidores, ya que, además, sus procesos están bajo la vigilancia permanente de médicos veterinarios aprobados por el Senasica, quienes constatan el cumplimiento de estrictos estándares de inocuidad”, precisó la dependencia.

Fuente:

Publicidad