2 de abril de 2021 19:10 PM
Imprimir

Nacen los primeros corderos patagónicos con tecnología in vitro optimizada

Se mejoró el procedimiento de la técnica, lo que incrementó su eficiencia y los rendimientos. Además, se acortaron los tiempos de cultivo embrionario in vitro y redujeron los costos.

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) informó que se produjo el nacimiento de los primeros corderos patagónicos a partir de tecnología in vitro. Este avance se produjo gracias al trabajo realizado desde el Centro de Reproducción Animal (CRA) de la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) Chubut del INTA.

Se trató de un primer ensayo y el resultado fue el nacimiento de 5 corderos con un peso similar a los nacidos a partir de una reproducción natural. En función de estos resultados, el equipo de investigación considera que “esta estrategia tiene potencial de aplicación y constituye una línea de trabajo de interés para investigar variantes en los protocolos para su aplicación en mejoramiento genético ovino”.

Andrés Buffoni, médico veterinario y director del CRA, detalló que se logró un 25% de preñez, y se mostró satisfecho con el trabajo y los resultados conseguidos: “Estos 5 nuevos corderos nacidos es en función de avances en el procedimiento de la técnica, con ensayos que mejoran los rendimientos y la hace más eficiente, acortando los tiempos de cultivo embrionario in vitro, lo que genera menores costos en el proceso sin detrimento de los resultados”.

De todas formas, los investigadores son cautelosos con los avances, ya que consideran que aún son necesarios varios ajustes, pruebas y desarrollo de protocolos para que la nueva técnica se aplique forma más masiva.

Comparando con el ganado bovino, explicaron que de cada extracción de óvulos se pueden obtener entre 40 o 50 unidades, mientras que de los ovinos se obtuvieron entre 8 y 12 óvulos en cada intervención. A partir de éstos, se pueden conseguir 3 o 4 embriones.

Otro de los desarrollos proyectados es la creación de un banco de óvulos o embriones congelables.

Compartir

Livio Sala, biólogo y responsable del área de producción de embriones in vitro del CRA, explicó que buscan lograr acortar los tiempos de conservación del óvulo fecundado. “Después de la fecundación sucede una etapa de desarrollo o de cultivo que lleva seis o siete días aproximadamente, la que se realiza in vitro en estufa de cultivo. Intentamos obviar esa etapa y en lugar de hacerla in vitro hacerla in vivo: un óvulo recientemente fecundado, conocido como embrión temprano, es transferido a una receptora”, explicó Sala.

Otro de los desarrollos proyectados es la creación de un banco de óvulos o embriones congelables. “Como no contamos en ovinos con la cantidad de óvulos que se puede obtener, por ejemplo, de una vaca, estamos trabajando en la variante de armar un banco de óvulos y de esa manera procesar in vitro un número elevado de óvulos que se traduzcan en potenciales embriones para transferir en fresco en ovejas receptoras”, aseguró Buffoni.

Publicidad