4 de abril de 2021 23:30 PM
Imprimir

Servicios Agrícolas se mantiene con teletrabajo y presencialidad en casos puntuales

CompartiremailFacebookTwitter Las disposiciones del Gobierno para las empresas públicas en relación a los cuidados que hay que tener para frenar el alto índice de contagios implican cambios en el funcionamiento habitual de las mismas. A su vez, esos cambios generan algunas dudas o incertidumbres en quienes deben hacer determinados trámites, muchos de ellos absolutamente necesarios […]

Las disposiciones del Gobierno para las empresas públicas en relación a los cuidados que hay que tener para frenar el alto índice de contagios implican cambios en el funcionamiento habitual de las mismas. A su vez, esos cambios generan algunas dudas o incertidumbres en quienes deben hacer determinados trámites, muchos de ellos absolutamente necesarios para que el país no se paralice.
El Ing. Agr. Leonardo Olivera, director de los Servicios Agrícolas del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, explicó algunas situaciones y se refirió a la necesidad de “reducir al mínimo la movilidad” de las personas, siguiendo las resoluciones tomadas y anunciadas por el presidente de la República, Dr. Luis Lacalle, en la última conferencia de prensa.
“Las oficinas públicas deben estar cerradas porque la pandemia se puso más difícil”, señaló, sin embargo eso no significa que no se trabaje. Aquellas personas o empresas que requieran los servicios de agrícolas del Ministerio cuentan con los mecanismos para acceder a ellos.
En ese sentido y “desde el año pasado” la Dirección General de Servicios Agrícolas ha estado con una disminución en sus oficinas y “eso nos ha complicado muchísimo el normal funcionar”, dijo el jerarca. En realidad “no ha sido nunca normal, con mucha gente haciendo teletrabajo, con mucha gente que no concurre”.
“Pero ahora las medidas son mucho más fuertes, con servicios que no se pueden detener pero tenemos que tratar de llevar al mínimo el contacto” entre las personas, comentó.
“La División Protección Agrícola que es la que se encarga del control de importación, exportación y tránsito de todo lo que sea de origen vegetal”. A pesar de la pandemia, sigue ingresando mercadería en los “puertos, pasos de fronteras, en el aeropuerto”, son lugares en los que “no podemos dejar de estar porque de lo contrario nada de eso ingresaría al país”. Por tanto el trabajo se da “casi que con normalidad” con el personal presente “siempre en el lugar por donde pasa la mercadería, y eso va a permanecer prácticamente incambiado”, aseguró.
“La vigilancia fitosanitaria también” se mantendrá sin cambios, “recordemos que hay plagas que se controlan con vigilancia en campo, con trampas u otras formas. Eso se va a seguir haciendo porque hay que colectar los datos y no podemos parar”, detalló y resumió: “eso sería la base, lo principal que el Ministerio tiene hoy como esencial”.


FERTILIZANTES
Pero hay otras áreas sensibles, por ejemplo la de los fertilizantes que se importan, “no podemos dejar un barco parado, entonces para ese tipo de tareas va haber personal de control de insumos cada vez que llegue un barco o se haga la solicitud de exportación”.
El trámite se hará por correo electrónico o WhatsApp, anunció, y en los casos que sea necesario se dispondrá “un período ventana muy pequeño para que quienes tengan que hacer algún trámite puedan acercarse a las oficinas”.


IMPORTACIÓN DE ALIMENTO ANIMAL
En relación a la importación de alimento animal, “también ahí tiene que haber personal controlando”, y aunque “casi todo es online” no se descarta que pueda requerirse la atención en persona.
Para todas las funciones que cumple la Dirección de Servicios Agrícolas, en la página web están los contactos para que se pueda mandar un correo y hacer la solicitud necesaria.
Para ingresar a la web de la DGSA ingresar: aqui
Olivera recalcó que “las oficinas van a estar cerradas” y que los casos puntuales que requieran presencialidad se deberán coordinar “previo contacto con el personal”.


LA SOJA TENDRÁ “UNA ZAFRA MAGRA”
En otro orden, el Ing. Olivera dijo que está “contento con el agua, una lluvia espectacular, bastante pareja como hace tiempo no venía”, aunque no llegó a tiempo para la soja.
“Si hubiera venido en enero o febrero, realmente hubiera llegado a tiempo para que el cultivo continúe”, pero ahora en aquellas zonas donde faltó agua “ya se consolidó la pérdida de potencial y va a ser una zafra magra”.
Estos niveles de lluvias, “si se hubieran dado en enero o febrero, realmente podría haber cambiado la cosa y tendríamos rendimientos muy buenos”, dijo.
De igual forma, de no haber llovido, “la cosa podría haber sido mucho peor”. Por lo tanto “son bienvenidas pero dejan ese sabor de llegar un poco tarde y hay chacras en los que llega muy tarde, sin posibilidad de recuperar nada”, comentó.


COSECHAS
Señaló que “en este momento estamos cargando colza (en los barcos), y eso no puede parar, empezamos con la cosecha de arroz y en breve seguirá la de soja”.
Además “estamos con la cosecha de naranjas y mandarinas en el norte, y ahí también con el tema de los packing el Ministerio está haciendo tareas que son indispensables y no se puede parar”.

Publicidad