6 de abril de 2021 08:57 AM
Imprimir

Exportación de carne: se dispara la demanda por el rebrote de la peste porcina en China

El incremento que se pronostica en la demanda de carne por parte del país oriental para el 2021 se enfrenta a un contexto de oferta más limitada de los principales exportadores mundiales.

China venia superando la crisis de la Peste Porcina Africana (PPA), detectada por primera vez en 2018, pero la aparición de nuevos brotes de la enfermedad durante los últimos meses amenazan el escenario global. De hecho, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) debió corregir en su informe semestral, el volumen de importaciones de carne que demandaría China en 2021. Este pasó de 8,3 pasó a 8,5 millones de toneladas totales, entre los tres tipos de carne, cerdo, pollo y vacuno.

Según un análisis de María Julia Aiassa para el Mercado Ganadero Rosgan, se estima que haya un fuerte crecimiento en la demanda de carne por parte del gigante oriental. En lo que es el segmento de carne de cerdo, este aumentaría entre un 8% y un 10%.

También aseguró que con la carne vacuna sucederá lo mismo, con el agravante de que en esta oportunidad se enfrenta a un contexto de oferta relativamente más limitada por parte de los principales exportadores mundiales como Brasil, Australia y Argentina. De acuerdo a las últimos cálculos del USDA, el crecimiento en el consumo de carne vacuna sería del 6% anual, superando por primera vez los 10 millones de toneladas.

Incluso habiendo registrado una recuperación de esta pesta, China siguió requiriendo volúmenes récord. En el primer bimestre del 2021, las importaciones de carne (vacuna, porcina, aviar) crecieron cerca de un 30% respecto a igual período del año pasado. Según Aiassa “la realidad es que, con la aparición de los estas nuevas variantes de la Peste, el mercado ya comienza a descontar que China importará este año nuevamente volúmenes muy altos de carne”.

“En este sentido, la fuerte extracción que ha provocado la demanda china estos años en los principales proveedores de carne vacuna ha llevado junto a otros factores a una reducción de la oferta de ganado para faena. En consecuencia, los principales oferentes del mercado mundial de carne vacuna transitan hoy ciclos de retención ganadera, un escenario completamente diferente al que encontrábamos tres años atrás”, señaló Aiassa.

Por otra parte, el análisis indicó que los altos precios internos de la carne de cerdo en China producto del faltante ocasionado por la enfermedad, reducen la diferencia de precios contra la carne vacuna, lo que lleva a más personas a inclinarse por esta alternativa, hasta entonces considerada producto de lujo, volviéndose un factor que también ayuda a impulsar esta demanda.

En concreto, el resurgimiento de la Peste Porcina Africana en China, aun sin llegar a ser de la magnitud del primer brote, se enfrenta hoy a proveedores con menor capacidad de respuesta por su propia dinámica ganadera, lo que configura un escenario muy diferente al que encontrábamos tres años atrás.

Contexto global

Mientras tanto la Unión Europa, que provee el 41% de la carne de cerdo que importa China, se encuentra en un escenario muy distinto al de 2018 cuando solo el país oriental parecía ser el foco de la enfermedad. Si bien la peste ya había ingresado a Europa a través de los jabalíes salvajes, los focos se encontraban lejos de áreas urbanas. Pero, como destaca el análisis, en septiembre del año pasado, se detectaron los primeros brotes en Alemania, principal productor de cerdos del bloque.

“Actualmente los organismos de sanidad de Alemania, Polonia y la República Checa trabajan coordinadamente para contener los focos de Peste Porcina Africana que comparten en sus fronteras, ya considerados como una epidemia común que está afectando un amplio territorio del este europeo y representa una verdadera amenaza para el bloque”, afirmó la analista.

Según aseguran autoridades europeas, la peste porcina aún no ha llegado a granjas porcinas por lo que la inocuidad y la epidemia se limita a animales salvajes. Sin embargo, el impacto en el mercado es un hecho ya que desde el primer brote detectado en septiembre del año pasado, 10 países han suspendido las importaciones de productos porcinos alemanes, lo que ha derivado en modificaciones dentro del sector porcino europeo.

De acuerdo al informe: “los precios de la carne cayeron fuertemente tras el descubrimiento de la PPA en Alemania y las consiguientes prohibiciones de exportación. Esto ejerció una presión a la baja sobre los precios hasta principios de 2021, cuando comenzaron a recuperarse notablemente gracias a la demanda continua de China y la menor oferta interna”.

Publicidad