13 de diciembre de 2010 09:40 AM
Imprimir

Una alianza estratégica a favor del campo

El viernes pasado se dio en Tucumán un hecho muy auspicioso. Tres instituciones dedicadas en diferentes escalas a la investigación, transferencia de conocimientos, extensión rural y docencia de profesionales se juntaron para desarrollar en conjunto una publicación destinada a la producción animal, y plasmar así el trabajo que comenzó hace ocho años con el objetivo de aportar al desarrollo productivo regional.

Esta iniciativa tiene el valor de un archivo histórico, ya que se logró plasmar diferentes expresiones y conocimientos recogidos por muchos años, durante los cuales se logró coordinar diversas tareas conjuntas a lo largo del tiempo transcurrido.

La centenaria Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc), el INTA con más de 50 años de trabajo en el campo argentino y en la región, y la Facultad de Agronomía y Zootecnia, en la cual la carrera de Zootecnia acaba de cumplir también 50 años, se unieron en lo que se denominó Alianza Estratégica. Se trata de un trabajo técnico sobre producción animal y, según los directivos de las instituciones involucradas, que abarcará otros rubros que se evalúan y comenzarán a tomar forma de convenios que firmarán los responsables de las tres entidades.

La publicación sobre cría y recría de vaquillonas sobre pastos tropicales en el noroeste santiagueño, cuyos autores son Gabriela Alcocer, Fernando García Posse y Pedro Pérez, es el resultado de una labor interinstitucional que marca el camino a seguir en muchas necesidades que tiene el sector productivo provincial y regional.

Este proceso de aunar esfuerzos entre las instituciones se viene realizando en diferentes actividades relacionadas con la producción agropecuaria, ya que se trabajó conjuntamente en la organización de jornadas técnicas, muestras a campo, docencia e investigación. Estas experiencias deben tener su correlato con proyecciones a largo plazo y esta decisión corre por cuenta de los directivos y organismos que manejan las instituciones involucradas.

La Alianza Estratégica es la asociación de dos o más personas físicas o jurídicas con el objeto de generar -con los aportes de cada una de ellas- proyectos de distinto tipo. Cuando los recursos son escasos y se deben abarcar muchos parámetros que no cubren por sí solas algunas de las instituciones, muchas veces no se logran los objetivos buscados. De manera que no se puede crecer en soledad.

Este tipo de asociación permitirá crear muchas cadenas de valor combinando los recursos que cada una de las tres instituciones tiene por separado.

La Alianza Estratégica permite observar las cosas desde otro enfoque, el de la complementariedad con otras instituciones que poseen recursos técnicos distintos. En ella se reúnen mediante el trabajo en equipo lo que permite el resultado de sus investigaciones en procura de lograr aumentar la producción y el valor de lo que se produce en la región.

No se puede discutir que las instituciones públicas deben trabajar profundamente para resolver los problemas del sector productivo en diferentes aspectos, y seguramente existen temas que deben ser manejados en conjunto, coordinando, aunando y potenciando esfuerzos para el logro del objetivo buscado. Esto es, la respuesta inmediata a las problemáticas que a veces no esperan a que se den los resultados y ocasionan daños importantes en las producciones tanto locales como regionales.

Es indudable que la decisión política debe ser muy fuerte para aunar el esfuerzo de las instituciones en temas a investigar que necesitan de una urgente solución a la problemática y en este caso la decisión de los cargos superiores de las tres instituciones son determinantes, por lo que el Ministerio de Desarrollo Productivo tucumano, la UNT -a través de la Facultad de Agronomía y Zootecnia- y el Ministerio de Agricultura de la Nación deben incentivar este tipo de alianza por el bien del productor de la provincia y de la región.

Hoy existen plagas, enfermedades, condiciones de calidad e inocuidad en los mercados, entre otros temas, cada vez más complejos, que requieren equipos de trabajo interdisciplinarios. Muchas veces son difíciles de afrontarlos desde una sola visión, y en nuestra provincia sobran los ejemplos.

La actividad citrícola no sólo unió a instituciones de investigación, sino también al Estado provincial y nacional a través de sus organismos de control. También contó con el apoyo incondicional de las organizaciones privadas y de productores.

Tomando en cuenta lo realizado con esta publicación y otras actividades mencionadas líneas arriba, los directivos de estas tres instituciones entendieron cuál debe ser el norte a seguir para continuar un trabajo en conjunto para el futuro inmediato, mancomunando conocimientos y esfuerzos para el sector productivo que tanto lo necesita.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *