7 de abril de 2021 03:09 AM
Imprimir

La soja salta en Córdoba

Los números de la cosecha actual estarían proyectándose de manera positiva, gracias al boom de precios que se dio hacia finales del 2020. De este modo, los productores esperan que la temporada supere ampliamente a la anterior, que generó pérdidas. Actualmente, la hectárea cosechada aporta en promedio US $129 dólares. Paradójicamente, el rinde sería un 5% menor al del año pasado. Además, el clima dio un respiro, aunque el gobierno nacional no.

Luego de un duro 2020 para el agro, y en concreto para los productores de soja en el país que encontraron el precio de su producto por el piso a nivel mundial, la nueva temporada parece responder con otro color, al menos en Córdoba. 

La caída de grandes cantidades de agua luego de una intensa y prolongada sequía, hicieron que las cosechas pudieran tomar un poco de aire y aumentaran su calidad, lo que les permitió que su precio se alzara. Pero lo que realmente impulsó lo que está en vías de ser una recuperación, es justamente el mercado.

El gran aumento del precio de la soja que se alcanzó hacia fines del año pasado a nivel internacional, hizo que la oleaginosa se valorizara fuertemente, elevando rentabilidad de la misma, y dejando atrás las pérdidas generadas en el 2020. Según proyecciones de la Bolsa de Cereales de Córdoba, esa rentabilidad se posicionará alrededor del 20%, con una ganancia de US $129 dólares por cada hectárea sembrada y cosechada.

El 2020 dejó una pérdida de US $0,5 dólares por hectárea cosechada, con una rentabilidad negativa del -1%. Esto implica que los productores sojeros de Córdoba perdieron dinero, y en algunos casos no ganaron absolutamente nada luego de meses de trabajo. 

De este modo, la hectárea de soja pasó de un valor de US $215 dólares a US $334 dólares, incrementándose un 56%  en su precio. Curiosamente, el rinde (o rendimiento físico de producción) se proyectó con una caída del 5%. 

Es decir, que los campos cordobeses producirán menos, pero ganarán más gracias a la valorización de su producto, respecto al año pasado. Para los especialistas, el escenario es favorable teniendo en cuenta que la caída del precio de la oleaginosa en el año pasado fue muy fuerte. 

Según proyecciones estimadas, de haberse mantenido los bajos precios, y teniendo en cuenta la caída del rinde, la cosecha 2021 hubiese arrojado pérdidas de más del 18%. Actualmente, los productores esperan un rinde de 31 quintales por hectárea, mientras que durante el 2020 fue de 33.

Cambio climático. 

Córdoba se vio fuertemente favorecida, a diferencia de otras provincias, por el paso de un frente seco, no tan seco. Producto del fenómeno de “La Niña”, se esperaba un déficit hídrico mayor al que se dio. 

Actualmente, las condiciones de cosecha son en un 90% buenas o excelentes, mientras que lo restante se encuentra catalogado como regular o malo. Marzo fue el mes que más se destacó en el verano, dejando fuertes tormentas con abundante y prolongada caída de agua. 

Al parecer la única condición que hace remar contra la corriente a los productores es la política del Gobierno nacional. Además de las retenciones y el conflicto por los biocombustibles, ahora volvió a darle un golpe a la soja, dejando fuera al grano de beneficios para inducir las exportaciones. El incentivo está dirigido para personas o empresas que presenten planes de exportación por más de US $100 millones de dólares, aunque no se incluye la exportación de soja, maíz o trigo, las que componen la mayor variedad de cosecha actual. 

Fuente: urgente24.com

Publicidad