8 de abril de 2021 09:56 AM
Imprimir

Maris Llorens: “No podemos permitir que haya un monopolio de cualquier industria”

CompartiremailFacebookTwitterLa empresaria ganadera e industrial, Maris Llorens, aseguró que “ya se inició la reactivación del negocio cárnico” con efectos que, por ejemplo, “se notan en el cambio de precio del ganado gordo”. Resaltó que Frigorífico Chajhá saldrá a buscar “mercados de primera” y si éstos se encuentran, “lógicamente se puede pagar un plus al productor”. […]

La empresaria ganadera e industrial, Maris Llorens, aseguró que “ya se inició la reactivación del negocio cárnico” con efectos que, por ejemplo, “se notan en el cambio de precio del ganado gordo”. Resaltó que Frigorífico Chajhá saldrá a buscar “mercados de primera” y si éstos se encuentran, “lógicamente se puede pagar un plus al productor”. Finalmente señaló que China Continental “es un gran comprador mundial”, pero “no me parece correcto que nos imponga romper relaciones con Taiwán”.

– Luego de lo que implicó el año pasado, ¿cómo está viendo hoy el negocio ganadero en Paraguay y sus perspectivas para el 2021?

– El negocio ganadero y frigorífico, porque está todo conectado, se está moviendo y con los precios de las haciendas subiendo; lo que alienta para crecer en el hato ganadero, porque si el productor no recibe el retorno de sus inversiones no puede continuar invirtiendo.

– ¿Qué espera para la producción?

– El 2020 fue dramático, entre el clima, la pandemia y los mercados que mundialmente no compraban casi nada. En Paraguay, quieran o no, los pilares de la economía son la ganadería y el campo; actividades que mueven a miles y miles de personas y de comercios. Al comienzo de este año se está moviendo mejor. Soy optimista pero también hay que ver la realidad: el mundo tomó conciencia frente a la pandemia de Covid-19, se están cuidado y, además, quedó claro que la demanda de alimentos siempre va a continuar; no se puede parar de comer.

– Entonces, ya entrando en la exportación de carne bovina, ¿prevé una reactivación de los mercados internacionales?

– Ya se inició una reactivación porque se nota en el cambio de precio del ganado al gancho que va a los frigoríficos. Fuimos de los más bajos de la región y hoy pasamos los US$ 3 a la carne. Son señales muy alentadoras para el ganadero y la economía.

– Hay un tema que no es nuevo y tiene que ver con el acceso a los mercados mundiales, ¿cómo ve la situación de Paraguay en el mediano y largo plazo en un contexto de reactivación?

– Nuestros principales mercados siempre son los mismos. Tenemos casi 70 mercados abiertos, sé que los precios no son muy alentadores en algunos destinos, pero también sé que hay que respetar a todos los mercados que nos compran. Lógicamente hay que buscar abrir nuevos países, estamos expectantes de Estados Unidos, que veo posible que en este año pueda suceder la apertura. Somos muy optimistas porque tenemos una sanidad animal de primera. La importancia de Estados Unidos es por la posibilidad de comercializar un gran volumen, pero también es la llave de ingreso a otros destinos como México, Canadá y muchos otros. Hoy tenemos que hacer una fuerte penetración en otros mercados para posicionar la carne nacional, tanto en los que están abiertos como en la necesidad de abrir nuevos.

– ¿Qué opina de la posibilidad de entrar a China?

– Asia es una oportunidad enorme. Sobre China y Taiwán, ya dije en otra oportunidad: no me parece correcto que China Continental nos imponga romper relaciones con Taiwán, y más sabiendo que ellos compran de Taiwán. Entonces, ¿por qué no podemos vender a los dos países? China Continental es un gran mercado, pero Paraguay es un país soberano, no puede venir nadie a decirnos: “Rompan la relación y te compro tu producto”. Hay que ver qué sucederá, pero China Continental es un gran comprador que, ahora, se está reabasteciendo de su producto principal que es la carne de cerdo.

– ¿Qué espera de las acciones del Gobierno para concretar avanzar en Estados Unidos y explorar otros destinos para la carne?

– Tengo que felicitar el trabajo del SENACSA, con su presidente José Carlos Martin Camperchioli, que está trabajando muy bien. En la Cancillería se está moviendo mucho. Todos tenemos que estar unidos, porque sin todas las partes no podemos exportar. Pido a nuestros embajadores, que están afuera de Paraguay, de promover todos nuestros productos, no solo la carne bovina. Amo las carnes. Mi sueño es tener la carne de oveja, que ahora se está moviendo un poco, pero no tenemos una gran producción, igual de a poco se puede ir creciendo.

– Vuelve a la industria frigorífica, ¿por qué esa decisión?

– Me convencieron a volver. Fue el expresidente Horacio Cartes, con el que nos conocemos desde que vine al país. Creo que es una muy buena idea, porque fue una idea de Horacio, no mía. No podemos permitir que haya un monopolio de cualquier industria, porque el monopolio daña a todos: al productor y también a otras industrias. Entonces, soy para el comercio libre y que todos tengamos acceso a quien queremos vender y cómo queremos vender. Sobre todo para buscar más mercados. Porque hay mercados, lo viví en carne propia con la industria, que me compran más carne a mí que a ti. Solamente por simpatía. El precio o el producto suele ser igual, pero la simpatía o el trato es diferente. Entonces, estoy en contra del monopolio.

– ¿Este frigorífico va a pagar más caro el ganado que el resto de las plantas que operan en Paraguay?

– El precio del ganado que va a frigoríficos depende de los mercados internacionales. Aunque ahí entramos en otra fase: para tener mejores cotizaciones, la Cámara Paraguaya de la Carne (CPC) y la Asociación Rural del Paraguay (ARP) tienen que trabajar continuamente juntos y con un mismo objetivo. El ganadero sin el frigorífico no va a vivir y lo mismo al revés. Los últimos años hubo un corte de comunicación y cada uno andaba por su lado. Yo soy para trabajar en conjunto. Esto falta y tenemos que comenzar nuevamente. Además, ¿qué pasa en el frigorífico? Yo tengo un frigorífico y tengo un cliente “x” que me paga más por un corte, entonces a mi productor que me pasa el ganado le puedo pagar un poco más. Otro frigorífico tiene un comprador distinto que pide un corte con otro precio. Por eso estoy en contra del monopolio, porque no permite hacer balances. Pero depende mucho del frigorífico, de quién está a la cabeza para ir a buscar mercado y también de la rural para trabajar en conjunto.

– ¿Van a promover desde el frigorífico la integración productor-industria pensando en algún tipo de ganado específico dependiendo de los mercados que se tenga?

– Puede ser una idea. Un cliente que tiene un restaurante de primera compra un contenedor o dos por mes… Él quiere una continuidad del producto, entonces yo no puedo mandar un contenedor con un corte de una raza y otro de otra. Porque todas las razas de ganado que tenemos son excelentes pero algunas tienen mejores características que otras dependiendo el mercado. No se puede mezclar porque el cliente quiere continuidad y eso tenemos que tener en cuenta. No puedo mezclar el Nelore con una Brangus que tiene otro marmoleo, porque si no un día me llega al plato un corte con marmoleo y otro día uno más seco, porque el Nelore no tiene grasa adentro y eso tenemos que tener en cuenta.

– ¿Cuándo comienza la etapa de construcción del frigorífico?

– Estamos en buen camino, creo que en marzo comienza la obra y espero que para la mitad del 2022 ya empiecen los trabajos con el frigorífico.

– ¿Qué capacidad de producción va a tener la planta?

– Inicialmente unos 800 animales por día. Después dejando toda la estructura para poder crecer solamente agregando. Hoy en día no es como antes, se puede crecer ya con una base.

– ¿Van a incorporar, o piensan dentro de la planificación, la posibilidad de faenar ovinos?

– Por el momento no se pensó porque los ovinos necesitan otra cadena, dado que el bovino tiene una altura y el ovino tiene otra. Espacio hay, sería construir otra planta o agregar un brazo donde se pueda faenar ovinos.

– Recién le preguntaba por el precio del ganado, obviamente es una empresa que naturalmente tiene el objetivo de ganar dinero para quienes invierten, ¿ustedes piensan pagar más por el ganado sacrificando rentabilidad del frigorífico o no va por esa línea?

– Estamos para progresar y que progresemos todos juntos. Y sobre todo depende de los mercados. Vamos a buscar mercados de primera, que son todos buenísimos para Paraguay pero hay mercados que pagan más. Si encontramos mercados que pagan más, lógicamente se puede dar un plus de precio al productor, porque tenemos que trabajar todos en conjunto.

– Recién hablaba de la integración de la CPC y la ARP, hay un tema que hace tiempo se habla que es el instituto, ¿cómo ve eso?

– Tenemos el ejemplo de un instituto en Argentina que trabaja porque es independiente, y no puede un instituto ser manejado ni por la Cámara de la Carne ni por la Asociación Rural. Todos tenemos que hacer parte pero tiene que haber un gerente o presidente que sepa de qué se trata y de qué se habla. Un experto con el que nos podamos reunir todas las semanas para aportar ideas, quejas, y demás. Pero tiene que ser neutro a todos. No puede mandar la CPC ni la ARP.

– ¿Qué papel tiene que jugar el Ejecutivo ahí?

– Tiene que ayudar a la exportación para ayudar a crecer, pero el instituto de la carne no puede ser del Estado. No es del Estado ni en Argentina ni en Uruguay. Tenemos que cumplir en el instituto con todas las leyes que tenemos, pero el Estado no puede estar en el instituto. Las instituciones del Estado sí tienen que acompañarnos y tenemos que estar con ellos.

– Usted hablaba de la calidad de la carne, la trazabilidad aquí es optativa. ¿Piensa que sería necesario ir a una trazabilidad obligatoria o este sistema ya da garantía?

– Soy partidaria de la trazabilidad obligatoria para todo. Para el ternero que, desde que nace, todos sus datos están dentro del botón, como pasa en otros países de América Latina. Nací en el campo, mi papá tenía vacas y cuando nacían, las vacas tenían el botón. Pienso que esto también va a influir en el precio final. De esta manera damos garantía al consumidor final, porque en los países del mundo quieren saber lo que comen cuando pagan, y me parece correcto. Con lectura electrónica están todos los datos, es un gasto que se hace una sola vez. No hay que cambiar de caravana teniendo todo bien.

– ¿Es el SENACSA el que se tiene que encargar de esto?

– El SENACSA tiene que decir de hoy en adelante se hace así, porque es el ente que manda sobre la sanidad animal y que está pendiente de las normas internacionales. Yo estoy a favor de la trazabilidad desde el ternero.

Entrevista publicada en la edición de marzo de la Revista ARP (oficial de la Asociación Rural del Paraguay). 

Publicidad