10 de abril de 2021 20:30 PM
Imprimir

POLÍTICA ANTI AGROQUÍMICOS EN RAFAELA: UN LOTE DE INTA DEMUESTRA EL PERJUICIO PARA LOS PRODUCTORES

Es un campo que arrienda la cooperadora de la Experimental, parte del cual está dentro del actual anillo de 200 metros de prohibición (que se busca extender a 1.000 metros). Allí producen pasturas con costos y riesgo mucho mayores. Una complicación grave para la eficiencia que se requiere en la actualidad.

Juan Manuel Fernández

Un lote en producción, que administra el INTA dentro del periurbano de Rafaela, vale como caso testigo para medir el perjuicio que tendrían los establecimientos de la zona en caso de aprobarse el proyecto de ordenanza que propone prohibir el uso de fitosanitarios en un radio de 1.000 metros. Se trata de una parcela de 28 hectáreas -de un campo de 90- dentro de los actuales 200 metros de restricción, que arrienda la cooperadora de la Estación Experimental Agropecuaria, donde sólo se han podido sembrar pasturas para el tambo de la institución a un mayor costo y con serias dificultades para el control de malezas por métodos mecánicos.

El ingeniero agrónomo Juan Picco, encargado del lote, explicó a Campolitoral que no se trata de un espacio para ensayos sino que funciona con el objetivo de financiar las actividades que se desarrollan en INTA. “La cooperadora es como un productor más”, dijo, y por lo tanto persigue una ganancia económica (en la parte mayoritaria, fuera de la “zona de exclusión” vigente, se producen granos). De ahí que los problemas que experimentan son los mismos que podrían sufrir unos 25 productores que quedarían dentro del anillo libre de fitosanitarios en caso de extenderse hasta los 1.000 metros como propone la concejal justicialista Brenda Vimo.

Sobre las restricciones al uso de fitosanitarios indicó que si bien son una limitante igual se puede producir, pero “a un costo mayor” debido a las prácticas agronómicas que obligan la imposibilidad de usar fitosanitarios. 

Moha con graves problema de malezas por la imposibilidad de utilizar herbicidas

El control mecánico de malezas es uno de los problemas más extendidos. En esa zona predomina el cebollín, cuya reproducción por bulbo hace que mecánicamente sea muy difícil controlarlo. “Y es lo que hoy está poniendo en jaque esos potreros, porque todo tipo de labranza termina en el corto o largo plazo en una multiplicación de ese problema de malezas”, indicó el ingeniero.

Por otra parte, Picco mencionó los costos extra en siembra de alfalfa, que para competir con las malezas se debe hacer con una mayor densidad y por lo tanto un gasto más alto. “Y las semillas de alfalfa no son baratas, por lo que el costo enseguida aumenta”. 

A eso se agrega la labranza inicial como barbecho mecánico, que también implica un mayor gasto inicial “que puede ser a lo mejor tres años de pérdidas”. Por lo tanto “hay que tener espalda para aguantar” esa circunstancia.

“Aunque no se vea, hay maíz acá”, mostró el ingeniero Juan Picco 

Incluso añadió que esta limitación técnica se combina con un grave problema social como la inseguridad. “Ante la presencia de una plaga -como puede ser una oruga que me va a comer el cultivo- yo lo haría pastorear, pudiendo tener el animal ahí y optimizo el planteo: evito el daño por la plaga y la aplicación; pero no puedo porque si pongo una vaca no me dejan ni los cueros”, afirmó, por la alta incidencia de delito rural y abigeato en torno a las ciudades. “Es todo un combo entre productivo, social, ambiental? hay un cóctel bastante complicado”, resumió.

En caso de aprobarse la ordenanza, Picco sostuvo: “yo creo que desde el punto de vista productivo impactaría negativamente, por la manera y los objetivos en los que hoy estamos inmersos en la producción”. Dicho de otro modo: la eficiencia necesaria en las actuales condiciones económicas impide esos márgenes de error. “Estar supeditado a que un agente externo, como puede ser una plaga o maleza, nos baje esa productividad sin herramientas para contrarrestarlo nos deja supeditados a lo que se hacía hace 50 años: sembramos y si llegamos a cosecha bien y si no.. ya está”.

Fuente: El Litoral

Publicidad