13 de abril de 2021 11:59 AM
Imprimir

Por qué aumenta el precio de la carne en la Argentina

Debemos contemplar la irrupción de la República Popular China en el mercado. El gigante asiático resultó ser el principal destino para la carne vacuna durante los primeros 2 meses del año, con casi 69,7 mil toneladas. Es por esta arista por donde podemos empezar a explicar qué sucede.

La carne es para los argentinos un bien muy especial. Más allá de sus características nutricionales, tiene una significancia cultural importante.

Durante los últimos años, el consumo de carne bovina fue disminuyendo por diversos motivos, uno de ellos, probablemente el más considerable, es el aumento de los precios.

No pueden analizarse los precios del ganado bovino sin la irrupción de la República Popular China en el mercado de este bien. El gigante asiático resultó el principal destino para la carne vacuna argentina durante los primeros dos meses del año 2021 con aproximadamente 69,7 mil toneladas. Es por esta arista por donde podemos empezar a explicar lo que sucede con los precios.

En el año 2018, las exportaciones de carne a China fueron por 206.607 toneladas, en el 2019 fueron 426.696 toneladas, un 106,5% más, y en el 2020 fueron 462.269 toneladas, el incremento fue de 8,3% según los datos del Instituto de la Promoción de la Carne Vacuna Argentina.

La exportación de carne enfriada, congelada y procesada también aumentó en general: en 2018 fueron 368.765 toneladas, en 2019 567.780 toneladas y en 2020 616.248 toneladas.

Gráficos opinión 20210412

El primer escenario demuestra que aumentaron las exportaciones durante los últimos años. Esto significa que un exportador quiere vender sus productos, no importa dónde. A partir de acá empiezan a jugar los precios.

El sector esgrimirá que se dio un descenso en el 2020 de los precios internacionales, esto es cierto, mientras en el 2019 se exportó carne por 3.097.498 mil millones de dólares, en el 2020 fue por 2.709.927 mil millones de dólares, un 12,5% menos. Ahora bien, ¿perdieron rentabilidad?

Si se toma el tipo de cambio minorista promedio del 2019, que fue de $48,91, da un total de $151.498.627,18 mil millones por exportaciones de carne. Si hacemos el mismo ejercicio para el 2020, el resultado da $195.107.969,18 mil millones.

¿Qué sucedió entonces con los precios domésticos?

En enero del 2019, según el INDEC, un kilo de asado costaba $186,91, el kilo de cuadril $225,78 y el kilo de nalga $232,76. Durante el primer mes del 2020 los precios fueron $320,9 para el asado, $368,24 para el cuadril y $383,12 la nalga. En enero del 2021 lo que ocurrió fue que el kilo de asado se fue a $588,62, el cuadril $622,62 y la nalga $654,45.

Gráficos opinión 20210412


Por otra parte, vale mencionar que la inflación acumulada Enero 2019-Enero 2020, fue de 52,9% y la de Enero 2020-Enero 2021 de 38,5%. Es evidente que los precios de los cortes de carne estuvieron considerablemente por encima del aumento de precios general de la economía como demuestra el gráfico.

Desde el sector esgrimen dos factores claves que hacen al aumento de precios. El primero es la caída en la producción, lo que encarece el kilo, pero según datos del IPCVA, correspondientes al 4° trimestre del 2020, durante ese año, la faena bovina ha resultado superior a los 14,2 millones de cabezas, un (+2,0%) por encima de los valores correspondientes al periodo enero – diciembre de 2019.

Si se toma solo la producción, durante el 2018 se produjeron 3.065.820 toneladas, en 2019 fueron 3.148.000 toneladas y en el 2020, 3.233.492 toneladas, un aumento de la producción acumulada del 2,7%.

Gráficos opinión 20210412
Elaboración propia con datos del IPCVA.

Otro de los argumentos que se arguye para aumentar los precios internos de la carne, es el del aumento del alimento de los vacunos, el maíz.

En el mercado de Rosario, la cotización del maíz en Enero del 2020 era de $8.340 la tonelada y cotizó, al 17 de diciembre, $16.400 pesos. Equivale a un incremento del 94%. Ahora bien, ¿cuánto incide el grano en el precio total de la carne?

Según un estudio publicado por la Escuela de Economía y Negocios de la Universidad de San Martín, se señala que se requieren 3,19 kilogramos de maíz para generar un kilogramo de carne bovina como producto final. El 12,5% del precio promedio sin IVA de los cortes de carne vacuna se explica por el equivalente del maíz necesario para alcanzar ese peso. Así, una suba del 10% en el precio de este cereal, y sin modificarse los demás componentes de las distintas estructuras de costo, determinaría un incremento del 1,25% en el precio final sin IVA de ese producto.

Esto quiere decir que, un aumento del 94% del maíz, debería equivaler a $11,75 de aumento en la carne. Por lo tanto, si el kilo de asado costaba en Enero del 2020 $320, por el aumento del maíz debería costar en Enero 2021 $331,75. Esto es evidente que no fue así.

Síntesis

Los datos demuestran que durante los últimos años el mercado bovino aumentó sus exportaciones y si bien los precios internacionales bajaron durante el 2020, esto fue compensado por la evolución del tipo de cambio real que dotó de competitividad al mercado.

Además, la oferta de ganado y la producción aumentaron. La faena bovina durante el 2020 superó los 14,2 millones de cabezas, un (+2,0%) por encima de los valores correspondientes al periodo enero – diciembre de 2019.

Además, durante el 2018 se produjeron 3.065.820 toneladas, en 2019 fueron 3.148.000 toneladas y en el 2020, 3.233.492 toneladas, un aumento de la producción acumulada del 2,7%.

Teniendo en cuenta esto y que el impacto del aumento del precio del maíz es absolutamente marginal en el precio final de la carne, se debería empezar a discutir los márgenes de ganancia en cada uno de los eslabones de la cadena.

Mientras que desde el sector exportador se pretende que en nuestras góndolas se pague el kilo de carne en dólares o eurosla concentración en frigoríficos y en la comercialización ponen presión sobre los precios.

Es por esto último que la política económica debe apuntar a desacoplar el precio internacional del precio local, para evitar que el aumento de la demanda de carneo la suba algunas commodities signifiquen un traslado inflacionario al mercado nacional.

Al mismo tiempo, se debe poner más énfasis en aumentar la participación en los distintos puntos de la cadena de comercialización para evitar que oligopolios establezcan precios inconsistentes. Solo así la carne de los argentinos estará al precio que los argentinos pueden pagar.

Fuente: perfil.com

Publicidad