15 de diciembre de 2010 11:11 AM
Imprimir

Un criadero no es solo cuestión de chequera

Colombia : Criar caballos criollos es un negocio que requiere estudio de la genética animal y una correcta inversión de los recursos para hacer sostenible la hacienda

El propietario del criadero de caballos de trocha pura La Colombia, y de uno de los ejemplares más distinguidos de esta raza (Faraón de Gran Dinastía), Eduardo Alberto Rojas, aseguró en entrevista con AGRONEGOCIOS que la autosostenibilidad del negocio es fundamental para su permanencia.

Explicó que contar un ejemplar reproductor es casi un privilegio.

¿Cómo llegó al negocio de los caballos?
Inicialmente, este era un criadero manejado por tres hermanos, incluyendo a mi padre. Cuando él murió, continué con la tercera parte del criadero. Comencé con 45 ó 50 animales. En ese entonces, el criadero se llamaba La Juana. Actualmente, es criadero La Colombia.

Mi papá era criador de caballos de paso fino colombiano. Sin embargo, en un momento dado me di cuenta que me gusta más la trocha pura colombiana.

Entonces, empecé a cambiar toda la base de las yeguas existenes en el criadero con un estudio detallado. Dejé dos yeguas trochadoras. Así, empecé a buscar algunas viejas o potrancas.

¿Cuáles son los principios de un criadero rentable?
Un criadero de caballos criollos colombianos debe basarse en el estudio. Sin saber de la genética del caballo criollo no hay nada. No se pueden esperar potros de alta competencia, si no se tienen yeguas buenas. Hay que observar el caminado del animal, oír cómo suena.

Montar un criadero no puede ser únicamente cuestión de dinero y de chequera. Tiene que basarse en estudio y cuidado de los recursos económicos.

¿Cuáles son las bases centrales del negocio?
El negocio de tener un criadero está en producir potros (venta de potros y potrancas), en la venta de embriones, de semen de un reproductor y en la prestación de servicios.

En cuanto a venta de semen, la eyaculación de un caballo se puede repartir en 8 ó 10 dosis, dependiendo de la calidad. El animal debe tener una líbido alta y semen de buena calidad.

Además, hay criaderos que prestan servicios. Hacen embriones y los entregan en la yegua receptora. No estoy de acuerdo con clonar ejemplares y tampoco con hacer embriones, excepto en los casos de yeguas que presenten problemas reproductivos.Eduardo Rojas, propietario de Faraón de Gran Dinastía, enfatizó en que un criadero debe ser autosostenible. ejemplares

36.696 equinos fueron registrados por las asociaciones equinas de los departamentos del país ante fedequinas, a junio de este año.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *