19 de abril de 2021 11:28 AM
Imprimir

EL CAMPO“Volver a 2006”: fuertes críticas en el campo al registro para exportar carne

Según referentes del sector, se trata de una medida “intervencionista” que abre el control de las operaciones al exterior. Después de que el Gobierno anunciara la creación de un registro para “monitorear” las exportaciones de carnes, referentes de la producción y de la industria frigorífica criticaron con dureza la medida.

Según anunció la Jefatura de Gabinete, “se crea un nuevo registro de exportaciones de carnes, con intervención de la Secretaría de Comercio Interior del Ministerio de Desarrollo Productivo, a los fines de mejorar el monitoreo de las exportaciones cárnicas y el abastecimiento del mercado interno”.

Aunque en el Gobierno niegan un regreso a los Registros de Operaciones de Exportación (ROE) tal como funcionaron durante el gobierno de Cristina Kirchner trabando las ventas el exterior diciendo quién podía vender, en el sector hay fuertes temores.

Según Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), la medida “es muy parecida al ROE de Moreno (que aplicó Guillermo Moreno con Cristina Kirchner)”. Chemes apuntó: “La información ya la tienen. ¿Qué más quieren? Este tipo de mecanismo lleva a la corrupción, al acomodo”.

Chemes se enteró de la decisión oficial mientras mantenía una reunión virtual del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), donde confluyen 60 entidades. También se enteraron en ese marco el resto de los participantes, que no sabían nada de la movida oficial. Vale recordar que el CAA espera que el Gobierno promueva una ley para fomentar las exportaciones. El presidente de CRA, en tanto, valoró la modificación del esquema de venta interna de la carne para pasar de la comercialización de la media res al troceo. “Es bueno”, apuntó.

En este contexto, la Mesa de Enlace se manifestó en contra de la reinstauración del ROE para la carne y otras medidas intervencionistas, que son “instrumentos que ya se implementaron en el pasado reciente con resultados contraproducentes para la producción, la actividad y el empleo”.

“Seguir generando más burocracia innecesaria con registros e instrumentos ya fracasados es lo contrario a la necesidad de generar expectativas positivas sobre la producción y la inversión”, señaló en un comunicado.

En este sentido, la entidad que nuclea a CRA, la Sociedad Rural Argentina (SRA), la Federación Agraria Argentina (FAA) y Coninagro, remarcó que “detrás de estas medidas se esconde la visión equivocada según la cual la suba generalizada de precios responde a que el mercado de los alimentos presenta tensiones entre la exportación y el mercado interno”.

“A la inflación se la debe atacar por sus verdaderas causas, no por sus efectos. La causa de la inflación, incluido el aumento de los precios de los alimentos, es el exceso de emisión monetaria como consecuencia de un gasto público galopante y de baja calidad, producto a su vez de un Estado sobredimensionado e ineficaz”, opinó.

Por último, reclamó reglas de juego claras. “Alarma que el gobierno nacional siga transitando sendas erradas, tomando medidas inconsultas que solo profundizan la difícil situación que atravesamos. Y esa situación está atravesada por la pandemia y por los problemas que se desprenden de la errática política económica llevada adelante por el Gobierno, tales como la inflación, la falta de financiamiento y los altos costos para la producción”, finalizó.

Para Horacio Salaverri, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Campo), la creación del registro es de carácter “intervencionista”.

“Son ideas del pasado que fracasaron, que se vuelven a utilizar y que en nada van a ayudar al país a exportar y en cumplir los 3000 millones de dólares de exportación”, señaló el dirigente a LA NACION.

Para Salaverri, se crean trabas que van a complejizar aún más la exportación. “Está muy cerca de ser lo que fueron los ROEs, que son creaciones de registros que lo que hacen es, en vez de agilizar, ralentizar la exportación. Además de dejar en manos de funcionarios, que son los que va a manejar este tipo de registro, a decir quién es amigo y quién no”, afirmó.

“Si lo que se busca es contener los precios internos, pasa por otra cuestión. Básicamente, los precios internos tienen un componente muy alto que es el impositivo. Si no se entiende que si no se arranca desde ese componente hacia atrás no va a haber soluciones de este tipo de cosas”, remarcó.

Volver al pasado

En diálogo con LA NACION, Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra), también fustigó la medida, a la que consideró “un volver a 2006”, año en que Néstor Kirchner cerró las exportaciones.

“Da la sensación de que el Gobierno está volviendo a 2006. Si solo es un registro no es el problema. El problema es que reedite los ROE en forma de límites a la exportación y que generen corrupción”, dijo.

Según Schiariti, por culpa de los ROE la Argentina solo exportaba el 8% de su producción contra un 30% de la actualidad. “Todo eso llevó a 180.000 toneladas de exportación en ese momento, contra las 900.000 toneladas actuales”, dijo. Recordó que por las anteriores trabas se liquidó un rodeo vacuno de 12 millones de cabezas.

“¿Qué tienen que monitorear si el registro ya lo tienen todos los días con la Aduana, el Senasa, el Banco Central? Si es un registro es duplicar información que ya tiene el Estado. El temor es que sea una nueva manera de autorizar las exportaciones”, afirmó.

En opinión de Iván Ordóñez, economista especializado en agronegocios, “se insiste en el error intentando resolver un problema macro con medidas micro que, además, no son correctas”.

“Cuando la suba del IPC (Índice de Precios al Consumidor) se da en todos los rubros solo puede ser explicada por la monetización del déficit fiscal 2020 y la clara señal de que será alto en el 2021. Vivimos en el largo plazo de abril 2020, duplicamos la base monetaria en medio año y hoy tenemos un déficit cuasifical (intereses de la política monetaria) enorme”, dijo. En este contexto, señaló que “aclarado que el problema inflacionario es macro” se toma una medida micro “errónea”.

“La inflación de la carne es del 6,8% en el Gran Buenos Aires y, según el Gobierno, el problema es la exportación. Lácteos y huevos subieron 8,6% y verduras y tubérculos 6,3%. Para ambos rubros la exportación no es relevante. En frutas, donde la exportación es relevante, los precios bajaron un 1,8%. La Argentina no exporta prácticamente prendas de vestir y en el AMBA subieron en un mes 19%. La variable exportación no tiene nada que ver con la evolución de los precios”, analizó Ordóñez.

“Déjà vu. Película sepia, en la cual todos los espectadores conocen el final. A pesar que el director crea que esta vez si nos va a sorprender con algo nuevo. Otra vez”, reaccionó en su cuenta de Twitter Santiago del Solar, exjefe de Gabinete del Ministerio de Agricultura de la Nación con Mauricio Macri.

“El Gobierno controlará exportaciones de carne” Tremendo: “el único animal que tropieza 2 veces c/la misma piedra es el Kirchnerismo”. En el 2006 cerraron exportaciones de carne y luego pusieron los ROE ¿Qué lograron? nos comimos 10 M de cabezas subsidiando el lomo en puerto Madero”, escribió, por su parte, también en Twitter, Néstor Roulet, productor y exsubsecretario de Agregado de Valor en el gobierno anterior.

En tanto, el productor Juan Diego Etchevehere señaló: “Un gobierno sin conocimiento ni brújula. Ahora anuncia el retorno de la intervención al mercado de carnes y a los roes de Guillermo Moreno. Todas medidas erradas que producirán más daño a la sociedad, parálisis económica, desinversión y desempleo”.

Publicidad