15 de diciembre de 2010 10:55 AM
Imprimir

La cría de lombrices, una alternativa para producir abono orgánico de alta calidad

La cría de lombrices o lombricultura es una interesante alternativa para producir abono orgánico de alta calidad. Para el reciclado de materiales provenientes de desechos orgánicos que se producen naturalmente por acción del hombre, se utiliza la lombriz roja californiana (Eisinia foetida).

El módulo demostrativo de huerta orgánica del Pro Huerta de la EEA “El Colorado” del INTA, llevado adelante por la Lic. Ana María Forlín, produce en el sector de lombricultura, el abono orgánico que es utilizado luego en la huerta. La lombriz californiana se desarrolla en lugares de clima templado, sin embargo, se adapta bien a las altas temperaturas de las regiones tropicales y subtropicales similares a los de nuestra provincia. A medida que se desplaza, la lombriz come y cava galerías y túneles. Son hermafroditas, aunque no se autoreproducen puesto que necesitan de dos organismos para hacerlo.

Alimento y hábitat

El compost es la materia prima utilizada como alimento y hábitat donde se desarrollarán las lombrices. Para su preparación se utilizan desechos de origen vegetal y animal. El compost se prepara en la compostera, lugar que no debe tener más de 1,5 por 1 metro de alto por 30 metros de largo para facilitar su manejo y aireación.

Los desechos de origen vegetal y animal pueden ser diversos. De origen vegetal como: pastos, yerba usada, restos de verduras, cáscara de frutas, entre otros. Todos aportan principalmente carbono, elemento fundamental para la estructura de las plantas. No se debe usar en la preparación del compost hojas de árboles resinosos porque son tóxicos para las lombrices. Los desechos de origen animal aportan nitrógeno. Pueden utilizarse bosta de bovinos, ovinos, caprinos y aves, entre otros.

El compostaje es la transformación producida en los materiales utilizados para hacer el compost. La llevan adelante microorganismos que dividen en partes pequeñas el compost aprovechándolo. Durante este proceso es importante lograr una buena oxigenación.

Proceso

La oxigenación adecuada se logra colocando ladrillos de manera que formen una V invertida a lo largo de la pila. Luego se colocan capas de desechos de unos 30 cm de alto, alternando una de origen animal y otra de origen vegetal hasta 1 m. de alto.

Al colocar cada capa es necesario regarla de inmediato hasta que esté bien húmeda. Luego se cubre todo el material con plástico negro para conservar temperatura. Cada 8 días se debe remover el compost para que se airee. A su vez el compost debe permanecer con un porcentaje de humedad del 70 al 80 por ciento. Para medir el porcentaje de humedad se realiza la llamada prueba de puño que consiste en tomar material con la mano (la mayor cantidad posible), y luego la apretamos con fuerza. Si del sustrato salen 8 a 10 gotas de agua la humedad es la correcta y está cercana al 80 por ciento. La humedad del compost se mantiene con riegos frecuentes.

Al iniciarse el proceso de descomposición de los materiales aumenta la temperatura hasta los 60 y 80º C y luego baja hasta lograr una temperatura similar a la del ambiente. Aproximadamente a los 60 días el compost está listo para servir de alimento a las lombrices; está en condiciones de pasar a la “cama”, el lugar en el que permanecerán las lombrices.

Las cunas o camas son lugares especialmente preparados donde viven las lombrices y cumplen su ciclo alimentándose del compost. Las cunas o camas pueden ser construidas con ladrillos o tablones. No deben estar al sol y el terreno donde son construidas debe ser elevado. La duración aproximada de todo este proceso de lombricompostado, es de dos meses y no debe faltar alimento (compost).

Cosecha

La cosecha del lombricompuesto (abono orgánico) se produce cuando toda la mezcla orgánica del compost fue consumida, en la cuna o cama quedan las lombrices y el abono orgánico o lombricompuesto.

El lombricompuesto está formado por partículas pequeñas, es de color oscuro, es suave al tacto y tiene olor a tierra húmeda. El porcentaje de humedad del lombricompuesto oscila entre un 30 y 40 por ciento. Antes de la cosecha se coloca sobre un extremo de la pila un poco de compost nuevo y bien húmedo. Se mantiene la humedad en ese lugar y se aguarda de 4 a 5 días. Una vez que las lombrices estén todas alojadas allí, se procede a extraerlas con una pala junto con la capa de material que esté debajo. El resto de material de la cama (el lombricompuesto), debe ser tamizado para extraer impurezas y las lombrices que puedan haber quedado.

La lombricultura representa una alternativa efectiva para la producción de abono orgánico de calidad. Permite convertir residuos orgánicos en algo útil, abono orgánico utilizando la lombricultura como estrategia ecológica y económicamente viable.

En el proceso se produce un abono que no altera el ecosistema del suelo sino que lo favorece, a la vez que favorece el desarrollo de hortalizas y plantas en general sanas, fuertes y de alto rendimiento.

Contribuye a reducir los índices de contaminación y a aprovechar los residuos orgánicos. Fomenta la producción agroecológica y brinda alternativas de producción a bajo costo y de importantes rendimientos. El lombricompuesto, por sus características, puede ser utilizado en la huerta orgánica así como en la producción agrícola en general.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *