20 de abril de 2021 14:04 PM
Imprimir

PELIGRO DE ROE’S: PARA MEPROLSAFE SERÍAN “VIEJAS RECETAS QUE NO SOLUCIONAN NADA”

A la espera de ver cómo se implementa la nueva resolución que sumó los lácteos a las nuevas exigencias para exportar, desde la entidad dijeron que no tendría sentido si es para garantizar abastecimiento o precios accesibles. "Sobra producción", dijo el presidente.

Juan Manuel Fernández

A pocas horas de ser publicada en el Boletín Oficial una nueva resolución que amplía a granos y lácteos los mayores requisitos para exportar que el gobierno nacional anunció la semana pasada para la carne bovina, desde la dirigencia tambera santafesina plantearon reparos y anticiparon que, si se tratara de una reedición de los ROE, sería la reedición de “viejas recetas que no solucionan nada”.

El presidente de MeProLSaFe (Mesa de Productores Lecheros de Santa Fe), Fernando Córdoba, se mostró sorprendido por la medida, en tanto persiga los mismos fines planteados para la carne, como el de garantizar el abastecimiento y contener los precios internos. “Los lácteos en el mercado interno no estaban teniendo problemas y se estaban pudiendo exportar libremente, ayudando a descomprimir el crecimiento de la producción el año pasado”, sostuvo. Incluso la escena era la contraria: “no estaba habiendo problemas de abastecimiento en el mercado interno, al contrario: sobra producción”.

En cuanto a la utilidad anti inflacionaria, también recordó que “los precios de los lácteos en góndola estuvieron planchados todo el año pasado por parte del gobierno nacional a través de los precios cuidados y precios máximos”, por lo que sólo se recompusieronun 8% mientras el IPC (Índice de Precios al Consumidor) cerró el 2020 con un suba de 36.1%.

El dirigente dijo que analizarían en profundidad la medida, que en los considerandos no menciona como objetivos asegurar la provisión o contener precios sino combatir la informalidad. Pero consideró que si en la práctica resultara un sistema de cupos, como fueran los ROE, “estaríamos nuevamente ante viejas recetas que no solucionan nada; y se cae siempre en los mismos errores”. Y agregó: “notamos que el gobierno lamentablemente está sin rumbo y seguimos perdiendo años importantes no sólo para la producción sino para todos los argentinos”.

La semana pasada, junto a sus pares de Córdoba (CaProLeC), MeProLSaFe había anunciado que abandonaba la mesa sectorial con el gobierno ante la falta de avances, sobre todo en el pago de la materia prima por sólidos. “Notamos que se estaba perdiendo el tiempo, hace 8 semanas que se viene discutiendo en reuniones técnicas lo que pretendía ser un avance en el tema pago por calidad”, manifestó.

El otro aspecto que disgusta al sector, remarcó Córdoba, es “la parte crediticia, que se anuncia con bombos y platillos; y cuando leés la letra chica te enterás que los productores no debemos tener cereal acopiado si queremos un préstamo”. La queja refiere a la promoción que hizo el gobierno santafesino de préstamos, con fondos del Banco Nación, por $26.500 millones a tasa subsidiada para varias actividades agropecuarias: arroz, bovinos, porcinos, leche, productores frutihortícolas, apicultores y floricultores.

El dirigente explicó que las autoridades debieran saber que los tamberos también hacen agricultura, como los productores porcinos o avícolas. “Guardamos el cereal porque nuestros alquileres los pagamos en quintales de soja, que es la mejor moneda de cambio que tenemos? qué vamos a hacer, vender el cereal para guardar pesos que cada vez valen menos? parece que el gobierno nunca entiende esto”, reprochó.

Sobre las perspectivas del negocio lechero, el titular de MeProLSaFe sostuvo que los $26.05/26.10 por litro que recibieron los productores como promedio nacional en marzo siguen por debajo del costo de producción. “Hoy para tener una mínima rentabilidad con inversión y reposición de maquinaria tendría que estar alrededor de $30”, dijo. Tras iniciar en septiembre un período de quebrando, en los últimos meses “estábamos aproximándonos a los $30”, gracias a aumentos de $1.5/L todos los meses. “Pero ahora nuevamente la soja y el maíz están muy firmes y necesitamos rápidamente ese precio”, afirmó, ante todo porque los productores se encuentran confeccionando reservas.

De todas formas aclaró que “la industria también está en una situación complicada, eso lo entendemos”. En tal sentido hizo causa común con las usinas. “Hoy el sector tiene una cadena empobrecida, donde el que más se lleva es el Estado con el 42% de carga impositiva y el resto de los eslabones está penando para poder sobrevivir; esperemos que el Estado nos saque el pie de encima”, reclamó.

Publicidad