22 de abril de 2021 10:33 AM
Imprimir

¿Qué falta para que la carne de cerdo sea tan consumida como el pollo en Perú?

Con 9 kg al año per cápita, el consumo de cerdo no llega a ser masivo entre los peruanos. Luego de un 2020 con altibajos, los productores vienen trabajando en el consumo directo y embutidos. Y se alistan para la exportación.

Del 15 al 25 de abril se celebra la Semana del Cerdo, actividad impulsada por la Asociación Peruana de Porcicultores (Asoporci) para impulsar el consumo de esta carne, con el propósito que sea incluida en la canasta familiar por sus diversos beneficios nutritivos.

¿Cómo marcha este sector? Ana María Trelles, gerente de Asoporci, comentó que la carne de cerdo es la que más se consume en el mundo, pero en Perú no se replica esa tendencia. Como asociación –que este 2021 cumple 35 años— vienen difundiendo la tecnificación en los últimos años para la crianza de este animal.

Refirió que muchas empresas peruanas han apostado por la producción de cerdo en el país, en zonas como Huaura, Huacho y Huaral. En Arequipa está la segunda granja más importante del país, y también hay crianza en La Libertad y Lima. Básicamente se desarrolla en la costa peruana y Oriente por la disponibilidad de insumos como el maíz y la mano de obra calificada.

“En el país en total hay cerca de 600 mil pequeños productores para autoconsumo. En cambio, la industria intensiva de cerdo está a cargo de alrededor de 140 empresas a nivel nacional que producen el 80% de la carne que se abastece a todo el Perú”, sostuvo Trelles.

Añadió que los índices de productividad de eficiencia son muy distintos en función a lo que es la crianza intensiva donde una marrana puede producir hasta 3.500 kg al año o más. A diferencia de la crianza familiar donde la eficiencia es bastante baja.

En el 2010 en el Perú, el consumo de cerdo era de 3 kg per cápita al año, y actualmente son cerca de 9 kg. Los primeros años el ritmo de crecimiento era de 6% a 8 % anual, y algunas granjas subían a dos dígitos. Mientras que en el 2020 por la pandemia el crecimiento fue de 3%, y este año esperan crecer un 5%.

En el país casi el 30% de la carne de cerdo se destina al sector Horeca, pero la vocera refirió que el año pasado hubo un golpe por la cuarentena y la situación de los hoteles, restaurantes y el turismo gastronómico. Trelles comentó que están un poco desfasados en este sector, pero tienen la expectativa que se pueda revertir la situación.

Es por ello que le vienen poniendo más énfasis a la venta directa al público, para que la gente conozca el valor nutricional de la carne de cerdo en mercados y supermercados. Por ejemplo, Tottus recomendó para la Semana del Cerdo el consumo de cortes con precios especiales como la panceta premium, pierna deshuesada, bondiola y baby ribs.

Asimismo, al aplicar la crianza intensiva con genética de última generación logran producir cerdos de mayor peso para el mercado. Esto les permite cubrir la demanda de las fábricas de embutidos que antes importaban carne de cerdo para sus procesados, pero ahora la producción nacional está cubriendo casi el 100% de la demanda de las plantas.

CONSUMO MASIVO

Es sabido que el peruano consume principalmente carne de pollo (50kg al año per cápita). Lo que pretenden en Asoporci es que sumen el cerdo a su menú diario, ya que la FAO dice que se debería consumir 120 kg de fuente proteicas al año.

¿Qué falta para que el cerdo sea tan consumido como el pollo? Para Trelles un problema latente es que el precio del productor muchas veces no se traslada al público. “Ahora estamos con un precio de S/8 u S/ 8,50 por kg en la planta de saneamiento, pero vemos que al público ese precio se duplica o se triplica”, apuntó. Al haber disminuido la capacidad adquisitiva de las personas por la pandemia, esto influye en la demanda.

CON MIRAS A EXPORTAR

La titular de Asoporci resaltó que la carne de cerdo que se consume en Perú es de primera calidad. Por ello se vienen preparando para la exportación de este producto. “Estamos gestionando con el Ministerio de Desarrollo Agrario el acceso a China y Singapur”, dijo.

Asimismo, vienen coordinando la parte sanitaria con el Servicio Nacional de Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles (Senace) en un programa nacional de control y erradicación de enfermedades que limitan el comercio internacional. Esperan que en un par de años acceder a la Unión Europea, Corea y Japón, cumpliendo todos los requisitos que exigen los mercados internacionales.

Trelles finaliza apuntando que se deben dejar atrás los mitos de la carne de cerdo, como que es muy grasosa. Aseveró que al tener muchos nutrientes, mejora el nivel inmunológico, lo que la hace ideal para dietas desde pequeños hasta los adultos mayores.

Publicidad