23 de abril de 2021 19:07 PM
Imprimir

Chile : La importancia del buen manejo de plaguicidas y pesticidas en el agro

El posible daño que estas sustancias pueden causar en las personas motivó la creación de un protocolo de manejo por parte del Ministerio de Salud.

En la actualidad el mundo del agro cuenta con suficientes prácticas y/o técnicas para evitar el daño de plagas y enfermedades en los cultivos. El uso de plaguicidas y pesticidas químicos suele ser una práctica habitual en los campos, pero requiere capacitación para evitar riesgos.

Por ello en el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) visan la capacitación a distintos productores de la Región de O’Higgins, particularmente en el uso de plaguicidas en el sector.

Estas instancias se realizan con la colaboración de privados, de manera on line, y en alianza con HortiCrece.
Se considera como pesticida o plaguicida a cualquier sustancia, mezcla de ellas o agente destinado a ser aplicado en el medio ambiente, animales o plantas, con el objeto de prevenir, controlar o combatir organismos capaces de producir daños a personas, animales, plantas, semillas u objetos inanimados.

Los riesgos de la exposición a pesticidas se grafica en un estudio publicado en el año 2000 (Congenital malformations and pesticide exposure), el cual estableció una incidencia de malformaciones congénitas de 41,24/1000 recién nacidos vivos en el Hospital Regional de Rancagua. Como se sabe, esta es una zona eminentemente agrícola, y se determinó que el 28% de los casos tenía padres con antecedentes de trabajo agrícola, mientras que con padres no agrícolas solo se reportó un 15% de casos de malformaciones.

El Ministerio de Salud a través del Departamento de Salud Ocupacional, busca resguardar a la población trabajadora del país. Es así que en su rol regulador elabora permanentemente normas y protocolos según riesgos específicos.
En este contexto elaboró un protocolo de Normas Sanitarias para el Uso de Plaguicidas y Vigilancia de Trabajadores Expuestos, que busca aplicar medidas de protección y control oportunas, además de detectar precozmente posibles daños a la salud.

Este protocolo es una herramienta que permite homologar a nivel nacional las acciones de prevención respecto a este riesgo, tanto a lo que se refiere a vigilancia ambiental como vigilancia de los trabajadores expuestos.

Publicidad