24 de abril de 2021 14:33 PM
Imprimir

Sembradoras: claves para elegir el fierro correcto

El problema más “crítico” reside en la armonización lograda entre las sembradoras y los tractores.

De acuerdo a Hernán Ferrari, del Grupo Mecanización Agrícola EEA INTA Concepción del Uruguay, y coordinador del Tecnódromo de Expoagro “Mario Bragachini”, en materia de sembradoras, el problema más crítico reside en la armonización lograda entre las sembradoras y los tractores. Aproximadamente el 40% del consumo de gasoil en la producción argentina se gasta en vano por una armonía incorrecta entre estos y esto ocurre porque desconocemos la verdadera función de la potencia tractiva, la cual indica, en función del peso del tractor, a qué velocidad de avance puedo llevar esa sembradora.

Por ejemplo, un tractor de 80 caballos de potencia puede llevar a la sembradora a 3 kilómetros por hora; en cambio un tractor con 140 caballos de potencia con un mismo peso que el anterior, podrá llevar esa misma sembradora a 8 kilómetros por hora de velocidad de avance.

En este aspecto, es necesario pedirles a los fabricantes de sembradoras una curva de requerimiento de potencia en función de la velocidad de avance que se trabaje.

Otro aspecto a tener en cuenta es cómo se debe configurar la sembradora. Por ejemplo, la cuchilla, que es el primer órgano activo de esta, se encarga de realizar la micro labranza y de cortar el rastrojo. No es lo mismo la cuchilla que se usa en el 70% de las sembradoras utilizadas en zonas de la Argentina, la cual recibe el nombre de turbo u ondulaciones tangenciales simétricas, que aquella que se utilizará para zonas como Entre Ríos, sur de Buenos Aires o la República Oriental del Uruguay, la cual es de rizos internos y filo liso. El comprador tendrá que mirar qué tipo de cuchilla pondrá en función de la zona donde va a trabajar la máquina, y cuántas y qué tipo de ondulaciones deberá tener.

El tren de siembra es otra variable importante; hay que ver qué tipo de disco abre surco se utilizará en función de la zona del país donde se trabaje con la máquina. Por ejemplo, para la Pampa Húmeda se usará un disco abre surco bidisco encontrado, o bien, para zonas de suelos arcillosos se utilizarán discos desencontrados o desiguales.

Hay que evaluar también las ruedas tapadoras en función del tipo de siembra que se realice. Si es para siembra fina se usarán discos escotados en las ruedas tapadoras del lado de afuera, y si es para siembra gruesa se usarán discos dentados.

En referencia a los dosificadores o distribuidores que tenga la sembradora, habrá que mirar la facilidad y gran capacidad de regulación que tenga. Hablamos de una agricultura 4.0 donde debemos empezar a hacer dosis variables, por ende, deberemos contar con motores eléctricos que puedan incorporarse a los dosificadores para hacer dosis variable surco por surco y para realizar un mejor aprovechamiento de los insumos.

Necesitamos que haya un crecimiento del 3% anual en la producción de alimentos para poder llegar a alimentar al mundo, y si no somos eficientes en el uso de recursos no seremos capaces de pasar de los 6800 millones actuales a los 11.200 millones de habitantes que seremos en 2050, entonces no podemos dejar de lado la eficiencia.

Otro elemento clave es que la sembradora esté montada sobre neumáticos radiales debido a que esta es gran responsable de la compactación del terreno. El tránsito de la maquinaria genera, a través de la huella de sus neumáticos, hace que luego no se produzca un buen desarrollo radicular de la planta. Estudios del INTA demostraron que en la zona de la huella de la maquinaria el cultivo rindió 30% menos. Por eso tenemos que seguir exigiendo a las fábricas que incorporen neumáticos radiales que eviten la compactación del terreno.

Fuente:

Publicidad