25 de abril de 2021 14:03 PM
Imprimir

Daniel Pelegrina: “Los productores están muy enojados, está en análisis una medida de fuerza”

El presidente de la Sociedad Rural sostiene que las medidas del Gobierno controlando precios y regulando las exportaciones son “negativas” y tienen un “efecto destructivo”.

Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural, califica a las últimas medidas del Gobierno vinculadas al campo como “negativas” con un “efecto destructivo en el largo plazo”. Luego que la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, asegurara que “está en análisis” una suba de retenciones, los referentes del agro expresaron su malestar. “Los productores están muy enojados”, afirmó Pelegrina a PERFIL.

—¿Que impacto pueden tener las últimas medidas, como el registro de exportación de carnes?

—No tenemos dudas que van a resultar negativas. Entre 2006 y 2015 en el gobierno kichnerista aplicaron la misma receta, intervinieron fuerte en los derechos de exportación, los pesos mínimos de faena, los controles de precios al consumidor. Y lo que sucedió fue que perdimos millones de cabezas de ganado, se cerraron muchos frigoríficos, se perdieron miles de puestos de trabajo en la industria frigorífica, pero también en industrias asociadas a lo que el campo mueve. Esos 10 millones de cabezas afectó al motor de la ganadería. El stock en aquel momento bajó de 23,7 milllones de cabezas de ganado a 20 millones. El efecto en el largo plazo será destructivo. En ese período de tiempo que se aplicaron esas politicas malas se redujo el consumo de carne per cápita de los argentinos alrededor de un 10%, y aumentó el precio por encima de la inflación un 50%.  En el mercado externo, éramos exportadores reconocidos, rankeábamos entre los primeros exportadores del mundo y pasamos a ser del 15 para abajo. Según estimaciones de nuestro Instituto de Estudios Económicos, hubo una pérdida de 30.000 millones de dólares entre el consumo disminuido y la caída de exportaciones.

—¿Tienen previsto adoptar alguna medida de protesta?

—Cuando empezó la escalada de estas medidas hicimos un llamado a los decisores del ministerio de Economía, de Producción, y Agricultura. Esta semana todos los días nos sorprendieron con medidas en el Boletín Oficial. El presidente en todas las reuniones que tuvimos nos dijo “los vamos a convocar, le vamos a comentar las medidas de fondo que vamos a tomar para que las sepan”. Jamás existió ese llamado y ese ida y vuelta para explicar. Sabemos que están  muy enojados los productores. A partir de ahí iremos viendo un plan de acción porque no hemos tenido respuesta a lo que siempre hemos propuesto con el diálogo.

—¿No descartan entonces alguna medida de fuerza?

—No, eso siempre está en análisis. No estamos ajenos al momento que está viviendo Argentina en todo aspecto: la pandemia que es preocupante, la crisis social, la crisis económica. Y tenemos que entender donde estamos. Es un año electoral donde lamentablemente para los políticos todo es campaña y todo es cortísimo plazo.

—¿Este año el campo cuánto aportará en materia de divisas y retenciones?

—Unos US$ 8.700 millones de derechos a la exportación. El campo exportó en productos agroindustriales por US$ 38.200 millones en 2020. En 2021 será un poco más porque se estima unos 9.000 millones de dóalres más en cereales y oleaginosas, que son los que están levantando los precios internacionales. Hay un efecto para el fisco positivo porque habrá cerca de 4.000 millones adicionales de derechos de exportación

—¿Si el aporte del campo es tan clave, porque creen que se toman medidas que los afectan?

—No lo podemos entender, Siete de cada diez dólares que se exportan vienen del campo. El complejo agroindustrial ocupa la primera posición en generación de divisas con más de US$ 40.000 millones como balance neto entre exportaciones e importaciones.

—¿Estas medidas que toma el Gobierno serán efectivas para bajar la inflación?

—No, porque están apuntando a los efectos de la inflación y no a las causas que están en la incertidumbre y la falta de confianza, y en el desajuste macroeconómico de décadas que hace que no tengamos moneda y la inflación corroa los ingresos y desajuste la articulación de precios relativos. Ante los aumentos de precios internacionales, no hay en los países vecinos y muchos del mundo que son agroexportadores los efectos sobre sus precios internos que vemos en Argentina. Y ni se les ocurre restringir exportaciones.

—¿Con la soja en niveles récord, pero en este clima de incertidumbre, puede impactar en las decisiones que tomen los productores a la hora de invertir, y de liquidar?

—El productor no deja de ser cada vez más precavido a la hora de hacer inversiones. Por los precios, podría haber una gran siembra de trigo y una gran cosecha. Pero el productor piensa que sembrar una hectárea de trigo le cuesta tres veces más que una de soja. En medio de toda esta incertidumbre de que pueden aumentar retenciones, me siguen aumentando gasoil y fertilizantes, ¿invierto tres veces más o hago una hectárea de soja que es más barata? Esas decisiones empiezan a estar en la cabeza de los productores cuando no existen señales de certidumbre. A la hora de vender la cosecha es distinto, ahí hay un tema que tiene que ver con la macroeconomía. La única moneda que conoce el productor para mantener valor en un proceso inflacionario ces su grano. Entonces hace los cálculos para el próximo año. Cuánto necesita para volver a sembrar, para pagar impuestos, sostener a la gente que colabora con él, y sobre esa base qué inversión puede hacer. Y ahí va vendiendo a medida que va necesitando. No hay una especulación, sino preservación natural casi de la especie agropecuaria.


Acuerdo de cortes populares de carne

Con la idea de relanzar el acuerdo de precios de cortes populares, sectores de la industria de la carne se reunirán mañana en el ministerio de Agricultura. “Estamos teniendo reuniones permanentes para tratar de prorrogar el acuerdo y definir las nuevas condiciones en materia de precios, de cortes, de volúmen, de días en que estará”, afirmó a PEFIL Mario Ravettino, presidente del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC). “Los cambios vendrán seguramente en la actualización de precios, han pedido algún corte más y un poco más de volumen. Lo estamos analizando”, agregó.

Miguel Schiariti, de CICCRA, definió al acuerdo como “campaña publicitaria” En tanto, Alberto Williams, de la Asociación de Propietarios de Carnicerías, criticó su efectividad: “Ese es un negocio para los frigoríficos exportadores. Se vende en un solo lado: los supermercados. El que está lejos de ahí no puede ir a comprarlo. Este acuerdo no llega a las carnicerías”.

Fuente: Perfil

Publicidad