26 de abril de 2021 10:46 AM
Imprimir

Es la política, ¡estúpido!

CompartiremailFacebookTwitterBolivia : Como muchos interesados en la suerte del país, tengo sólo hipótesis de lo que pretende el gobierno que nos agarró en curva, y no porque uno sea ingenuo, sino porque, por algo de “racionalidad”, uno cree que los demás también serán racionales en el manejo de la economía pospandemia; el país estaba comenzando […]

Bolivia : Como muchos interesados en la suerte del país, tengo sólo hipótesis de lo que pretende el gobierno que nos agarró en curva, y no porque uno sea ingenuo, sino porque, por algo de “racionalidad”, uno cree que los demás también serán racionales en el manejo de la economía pospandemia; el país estaba comenzando a salir del hueco Covid-19 por la baja de casos y no porque hayan políticas de recuperación (parece que viene la tercera y las vacunas llegan de a poco).  

Dicho esto, sostengo que hay temas que “no cuadran” y que responden a una lógica perversa,  en eso creo que no nos equivocamos si decimos que el gobierno “si entiende de eso”. 

A ver… poner al intermediador de carne delante de los ganaderos es un sinsentido y despropósito, salvo que “alguien o alguienes” los empujen de atrás; frenar la exportación de carne vacuna, porque a decir de los comercializadores /intermediadores, subió el precio del kilo gancho es un acto de improvisación muy peligroso y de poca capacidad de gestión, aunque ya quedó demostrado con la información que dio Fegasacruz.

Que aquello no es cierto. Los datos son manejados por muchas instituciones, entre ellos el ministerio del ramo; probablemente eso hizo que, como pasa con los caballos criados con maíz, que se asustan con sus propios pedos, el gobierno reaccione y ahora recurra al discurso de “exportar previo certificado de abastecimiento”; o sea, licencia previa, como pasa con la soya y otros productos, cuando Bolivia exporta sólo el 10% de lo que produce y que eso no genera escasez. 

Cualquiera que sepa de economía sabe que la exportación es la que garantiza y refuerza la producción para el mercado interno y no al revés. Forzar la lógica del “abastecimiento” del mercado interno genera desincentivos a la producción y escasez; el caso del maíz, que ahora importamos en cantidades es el más patético ejemplo. 

Recordemos que lo de la carne ya sucedió en Argentina, históricamente uno de los mayores productores mundiales de carne. Además del desabastecimiento del mercado interno, fueron superados en producción por Uruguay

Nunca se dijo que en Bolivia hay escasez de carne, ¿a qué viene eso “ahora”?. ¿En serio?, ¿los intermediadores son más importantes en la economía que los productores? 

Cuidado… a este paso, cualquier rato “los jucus” que roban mineral van a negociar “banda de precios de los minerales” y condiciones de “abastecimiento” con el gobierno. 

La prohibición de seguir investigando el uso de biotecnología es una estupidez; la presidenta Añez liberó sólo el estudio y pruebas de eventos; el decreto autorizaba “de manera excepcional” al Comité de Bioseguridad establecer procedimientos abreviados para la evaluación de maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya genéticamente modificados”; eso no liberaba su uso. Igual ya está y es un retroceso grande, porque hubiera sido ventajoso por lo menos tener las herramientas para liberarlas o desecharlas, pero, saber dónde está uno ubicado (evaluar no significa liberar). 

Esto, manda a la prehistoria la posición boliviana y es, a la vez, hipocresía porque en este país se consume y produce algunos eventos genéticamente modificados, pero “hay que aparentar amor a la madre tierra”, aunque después se den permisos de chaqueo… en el oriente, por supuesto. 

Y ahora, cuando los miedos de la gente tienen que ver, también con las reservas del país, se les ocurre, “plegarse” a las recomendaciones GAFI para evitar el blanqueo de capitales, cosa que no está mal, pero no se sabe qué tan útil es complicar la salida de divisas en efectivo y si ese es el modo de evitar el “lavado” de dinero. ¿Será que hay tanto dinero en el país? ¿O lo dicho por Romero,  que el narcotráfico está haciendo tabla rasa, cuenta? 

En la calle, economistas con los que uno puede conversar creen que esto será más político que técnico y que al poder ya no le interesa nada o no sabe cómo salir de la confusión (es más fácil salir del error) , porque la situación económica, sin medidas estructurales, es insostenible; que paradoja… se pasaron hablando del gobierno anterior y su manejo de la economía; advertían que no garantizaba la estabilidad económica y ahora parece ser que son ellos los que tienen la bomba con mecha corta. 

La pregunta inevitable: ¿les puede estallar? Ojalá que no. Pregunta: ¿viene lo que se llama “Cepo cambiario”? Repito: ojalá que no.

Voy al comienzo: “Es la política estúpido” (Clinton se refirió a economía). Hipótesis: las elecciones departamentales y municipales equilibraron el poder; supongo que la idea es “dejarlos sin margen de acción”, concentrando el centralismo cada vez más. Véase la nueva ley: Plan Nacional de Ordenamiento Territorial; pensá mal y acertarás.

Carlos Valverde es periodista, analista político y escritor.

Publicidad