26 de abril de 2021 11:44 AM
Imprimir

Empresas proyectan buena campaña de trigo, pero el panorama es incierto

Si bien aún no comenzó la siembra, la campaña del cereal ya está en marcha. Mientras los productores toman las últimas decisiones, las empresas proponen nuevas variedades y recomiendan altos niveles de fertilización.

Un estudio preliminar realizado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires indica que “el escenario para el ciclo 2021/22 se muestra incierto sobre algunas cuestiones determinantes para la toma de decisiones”. Entre esas razones aparecen las de índole climática, ya que en varias zonas del país aún se registra déficit hídrico, otras vinculadas a la suba en el valor de los fertilizantes y por último las relacionadas con la política agropecuaria y económica, con interrogantes en respecto de las reglas de juego para la campaña que está próxima a comenzar.

A favor del productor, según el trabajo de la entidad bursátil, vale destacar que gracias al precio actual del grano, su rol como cultivo de servicio, el reabastecimiento de humedad en el perfil y las necesidades financieras previo a la campaña gruesa, se sostendría una intención de siembra de 6,5 millones de hectáreas, una cifra similar a la registrada en la campaña pasada.

La voluntad de invertir y lograr los mayores rindes por parte del productor está asegurada. Esta semana, Fertilizar Asociación Civil dio a conocer sus expectativas para la campaña de trigo 2021 y según los últimos datos en 2020 se batió un récord en el uso de fertilizantes, con 5,286 millones de toneladas vendidas que implicaron un 13% de aumento respecto a las 4,7 MM/t de 2019. Jorge Bassi, vicepresidente de Fertilizar, recordó que “aplicando un alto nivel de fertilizantes en el trigo quedan nutrientes para la soja de segunda, lo que permitiría alcanzar casi 400 kg/ha adicionales en la cosecha de la oleaginosa. En un esquema trigo-soja, se aumenta la inversión por hectárea, pero se logra un aumento del margen bruto con una muy buena rentabilidad”.

Las empresas también proyectan una campaña fina más que interesante porque con las últimas lluvias se lograron recomponer los perfiles de suelo, algo fundamental para la decisión de siembra.

El ing. Agr. Félix Sammartino, Gerente de desarrollo de Criadero Kelin, aseguró que “la expectativa es buena, porque a pesar del aumento de costos los precios del trigo son muy buenos. El año pasado lanzamos dos variedades que apuntan a los máximos rendimientos y por supuesto seguimos manteniendo las variedades de trigo de buena calidad comercial e industrial. Este año lanzamos un trigo nuevo tolerante a herbicidas imidazolinonas que esta generando muchas consultas por la cantidad de malezas existentes”.

Vale recordar que en el caso del trigo hubo un cambio de variedades en los últimos 6 años. Previo a ese escenario, cuando las exportaciones tenían restricciones, se sembraban trigos de calidad panadera porque los compradores eran los molinos. Cuando en 2015 se eliminaron las restricciones a la exportación, comenzó a crecer la superficie de siembra y al mismo tiempo a transitarse un camino de búsqueda de trigos con mayores rendimientos.

Damián Torino, Gerente de Autógamas de Nidera Semillas, confirmó esa tendencia y destacó que este año el trigo más vendido del mercado será el Baguette 620. “Los productores están muy contentos con las variedades que pusimos en el mercado, fundamentalmente en las zonas más trigueras más fuertes”.

La situación climática está jugando a favor del trigo. Con la humedad en suelo actual y la posibilidad concreta de nuevas lluvias en zonas productivas el escenario es prometedor, con un área de siembra que permitiría anhelar una campaña récord. Frente a eso, aparece la preocupación de los productores acerca de las definiciones que pueda tomar el gobierno vinculadas a la exportación y/o controles en el comercio del cereal.

Publicidad