17 de diciembre de 2010 19:20 PM
Imprimir

Bien alimentado, el girasol aumenta la producción de grasa

El boro es el nutriente esencial en la determinación del rendimiento y contenido de aceite.

El aceite es el principal subproducto industrial de la semilla de girasol. Su valor se ve reflejado en los precios del Mercado Disponible y en las cotizaciones a cosecha de la semilla. Los 1.365 dólares por tonelada que marcó a mediados de noviembre el FOB argentina para el aceite de girasol ponen en evidencia el negocio que implica hoy utilizar todas las herramientas tecnológicas disponibles para la rentabilidad del planteo productivo.La disminución de la producción de girasol y colza en el hemisferio norte, asociada a una demanda sostenida de los países en crecimiento, ha posibilitado que los precios de los aceites estén en sus máximos históricos, aunque aún no alcancen el récord de 2008. En este contexto se torna indiscutible la posibilidad de incrementar el ingreso por hectárea a través de la implementación de tecnologías ya probadas, en este caso asociadas a la nutrición.Asegurar una adecuada nutrición, balanceada y ajustada al presupuesto del planteo productivo, es una de las claves del éxito del cultivo. Luego del nitrógeno, el fósforo, y en algunos casos el azufre, el boro es el nutriente esencial en la determinación del rendimiento y contenido de aceite de girasol. Es un elemento esencial para la fijación y llenado de granos en el girasol, permite obtener aumentos de rendimiento entre 10 hasta por 20 ciento.Dónde se está parado. Un diagnóstico preciso es una de las llaves que nos permite elevar la rentabilidad de la práctica, por eso determinar el contenido de boro mediante un análisis de suelo siempre es una decisión adecuada. Si los niveles están cercanos a/o por debajo de 0.3 parte por millón (en la capa 0 a 20 centímetros, extracción por Melich III) la probabilidad de respuesta aumenta sensiblemente.Además el bajo contenido de materia orgánica, alto contenido de calcio, pH del suelo menor a 5.5, y períodos de restricción hídrica son condiciones predisponentes a generar deficiencias de boro.En casos extremos de deficiencias de boro en suelo pueden observarse síntomas clínicos, como el “cuello de cisne” (estrangulamiento del tallo a nivel de la inserción del capítulo) y “corte de cuchillo” (manifestado como una mancha parda, tornándose a necrótica, paralela al tallo). En casos severos, puede haber caída de capítulos. Las deficiencias de boro afectan también la elongación de las raíces, y es común observar fallas en el cuaje y deformación de capítulos.Los micronutrientes como el boro son consumidos por la planta en pequeñas cantidades (gramos por hectárea); por eso la forma de aplicación debe ser muy eficiente para entregar la dosis indicada a cada planta y de manera homogénea.Resultados. Según ensayos realizados por el asesor técnico Facundo Alvira en distintas localidades del oeste de provincia de Buenos Aires, los efectos del uso de YaraVita Bortrac sobre porcentaje de materia grasa han sido contundentes. Aplicando en estadio de botón floral, dosis de 2 litros por hectárea, se obtuvo un cuatro por ciento más de materia grasa en los tratados que en los testigos. YaraVita Bortrac es una solución verdadera formulada para aplicación foliar. Contiene todos los coadyuvantes necesarios que aseguran la penetración de los nutrientes a través de las hojas. La tecnología y estabilidad de su formulación facilitan la incorporación rápida y fácil en el tanque de la fumigadora, y por ser compatible en mezcla con la mayoría de los agroquímicos indicados en girasol puede reducirse el costo de la operación mediante la coa-plicación.YaraVita Bortrac es el producto más concentrado en boro del mercado, contiene 15 por ciento p/v de Boro. Impacta sobre el rendimiento a través del incremento en el cuaje de granos, y por intervenir en el movimiento de azúcares durante el llenado mejora contenido de grasa.Está recomendado a una dosis de dos litros/hectárea, cuando el cultivo tiene entre cuatro a ocho hojas desplegadas. En casos de deficiencias severas, puede repetirse la dosis 20 días más tarde.Perspectivas 2010. Las condiciones actuales de clima y precios alientan, sin duda, la inversión en tecnologías seguras.A lo largo de la región pampeana se han descripto aumentos medios en la producción del orden del 20 por ciento y de hasta 33 por ciento en el oeste bonaerense con aplicaciones foliares de boro. El equipo técnico de Yara ha encontrado respuestas similares en experiencias de campo.Bajo el marco actual de precios, el costo de Bortrac equivale a unas 50 o 60 kilos por hectárea de girasol, y el ingreso bruto esperado supera los 150 a 250 kilos por hectárea, sin tener en cuenta el ingreso por margen bruto. En planteos de alto valor (como alto oleico o confitero) el resultado económico resulta muy atractivo.Las herramientas mencionadas, y fundamentalmente el conocimiento de cada uno de los actores zonales, ayudarán a ubicar el paquete tecnológico mejor adaptado para maximizar sus ingresos. El desafío como productor hoy es seguir eligiendo las alternativas que ofrece el mercado, sacar sus propias cuentas y así animarse a cosechar el máximo potencial alcanzable en cada situación.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *