28 de abril de 2021 22:24 PM
Imprimir

Nuevos brotes de PPA en Asia y bajas exportaciones de Australia: ¿Oportunidad para otros mercados?

En tanto que las exportaciones de carne de Australia en marzo fueron las más bajas de los últimos 10 años, una mutación de peste porcina africana (PPA) amenaza la industria porcina en Asia. Estas podrían ser las señales para que un país se configure como un jugador importante en el mercado mundial de la carne.

En 2021, la PPA sigue siendo el factor más importante que afecta al sector de la carne en China en la producción, las importaciones y el consumo, dos años y medio después de su entrada en China por primera vez a mediados de 2018.

A pesar de las importantes inversiones en el desarrollo de vacunas contra PPA, ninguna ha alcanzado aún la etapa de desarrollo comercial y las pruebas tienen resultados mixtos.

Según el portal Meat & Livestock Australia, aunque la producción de carne de cerdo en China comenzó a recuperarse en el cuarto trimestre de 2020, se espera que tarde varios años debido a la gran pérdida del número de lechones, por lo menos hasta 2025 señalan los pronósticos.

La aparición de una mutación del virus de la PPA en Asia también complica el escenario. Se ha informado de la detección de esta variante en varias provincias de China y Hong Kong, y se estima que ha matado hasta ocho millones de cerdos desde principios de año.

Luego de que estalló en China, la PPA ha seguido propagándose y desafiando a las comunidades del sudeste asiático, incluidos países como IndonesiaFilipinasMalasia y Vietnam, entre otros. Esta enfermedad amenaza la industria porcina australiana dada su cercanía comercial.

Desde que se confirmó el primer brote de PPA en Vietnam en febrero de 2019, se estima que se han perdido 6 millones de cerdos y las importaciones de carne de cerdo aumentaron fuertemente en respuesta, aunque en el último se presentó una recuperación de esta industria.

Pero también ha experimentado numerosos casos nuevos en abril de 2021, lo que podría actuar como un freno de mano para el proceso de recuperación si continúan los brotes.

El impacto de la PPA en las dietas de los consumidores chinos ha variado según su situación socioeconómica. Por ejemplo, los de ingresos más bajos sustituyeron la carne de cerdo por pescado, huevos, pollo o productos como el tofu, mientras que los de ingresos más altos han aumentado el consumo de carnes rojas, mariscos y otros productos premium.

Exportaciones de carne de Australia cayeron en marzo

Las exportaciones de carne de vacuno totalizaron 83 400 toneladas de peso enviado en marzo. Como lo reveló el portal Eurocarne, es un resurgimiento de los niveles observados en enero y febrero, pero aún por debajo del 11 % en marzo del año pasado.

“Los precios del ganado continúan subiendo a medida que los operadores de corrales de engorde y las plantas de procesamiento luchan por abastecerse de inventario, como resultado de la depreciación significativa del rebaño tras muchos años de alto apagón por sequía”, indicó.

Los principales mercados de carne vacuna han experimentado grandes caídas interanuales como Japón, China y EE. UU. de hasta un 27 %, 36 % y 44 %, respectivamente.

En medio de estas dificultades, la oferta limitada sigue siendo un factor enorme para la industria de exportación de Australia. Sumado a la creciente necesidad de carne en China y demás países del sudeste asiático como Vietnam e Indonesia, es claro que hay un gran oportunidad para que mercados emergentes puedan satisfacer la demanda de carne roja en estos destinos.

En el caso de Colombia, con Vietnam ya hay un acuerdo comercial y en 2020 enviamos 630 toneladas de carne bovina. Con Indonesia se vienen adelantando negociaciones para el envío de ganado en pie, debido a la alta demanda de este país por su población (más de 200 millones de habitantes) y por la interrupción de sus importaciones desde Australia.

Publicidad