29 de abril de 2021 11:27 AM
Imprimir

Secuestran otras 141 cabezas de ganado robadas, esta vez en un campo de Santa Fe

La Justicia santiagueña había ordenado la medida a partir de la información de que en ese campo podía haber animales sustraídos.

La Policía y la Justicia de Santiago del Estero encabezaron un allanamiento en un establecimiento rural de Santa Fe en el que hallaron otras 141 cabezas de ganado que pertenecen a parte de las firmas que denunciaron el robo de 4.600 vacunos por parte de una empresa cordobesa con campos en nuestra provincia, en lo que se denominó el “Robo del siglo”.

Una comisión policial y de la Fiscalía encabezadas por la Dra. Mariela Bitar de Papa se trasladó hasta un establecimiento rural ubicado en la localidad santafesina de San Jorge, a 150 kilómetros al oeste de la capital de la vecina provincia.

La Justicia santiagueña libró la orden de allanamiento después de que un frigorífico de Buenos Aires dio cuenta de que en ese lugar había hacienda que podía pertenecer a las cuatro sociedades damnificadas en la compleja causa. Esos animales habían sido recibidos por una de las firmas involucradas en el supuesto ilícito, Oleos del Centro, y enviados a su vez al establecimiento San Jorge, dedicado al servicio de hotelería, cría y engorde del ganado. Sus responsables habían señalado que era factible porque se había recibido hacienda de las firmas San Eugenio, El Tránsito, El 38 SA y La Permanencia.

El procedimiento arrojó resultados positivos ayer y descubrieron en el feedlot 141 cabezas de hacienda con las marcas pertenecientes a las sociedades denunciantes, por lo que fueron secuestradas por la Justicia santiagueña.

En diálogo con EL LIBERAL, el Dr. Hernán González, representante legal de una de las firmas damnificadas -San Eugenio S.A.- explicó: “Ya había salido la orden de la Justicia porque se había informado de la posibilidad de que haya hacienda que pertenezca a los damnificados y efectivamente los resultados fueron positivos”.

“Los animales también salieron desde Óleos del Centro -firma de capitales cordobeses que tenía campos en Weisburd y Campo Gallo en nuestra provincia- hacia el establecimiento rural”, precisó González.

Consultado sobre cuántos animales se estima que se van recuperando, el letrado manifestó: “Aproximadamente se van recuperando 1.540 vacunos hasta el momento de los 4.600 animales denunciados como sustraídos”.

Ante la posibilidad de que puedan disponerse nuevos procedimientos similares, González dijo que “ya se está finalizando con los procedimientos, salvo que surja alguna nueva información precisa”.

Por otra parte, el Dr. González expresó: “Recalco el apoyo de la Justicia de Santiago del Estero y en la figura de la Dra. Mariela Bitar de Papa (fiscal que encabeza la investigación), que se puso al hombro la causa y no dejó de trabajar un día para poder recuperar los animales; sin el apoyo de ella, hubiera sido muy difícil tener el éxito que tuvimos para dar con la cantidad encontrada”.

Seguidamente agregó: “También a la Policía de Santiago del Estero, por la predisposición y dedicación; al mismo Gobierno provincial que puso todo a disposición de la causa y los damnificados para el esclarecimiento del hecho”.

Al mismo tiempo enfatizó: “Debo advertir, que no hay involucrado ningún santiagueño en esta causa, sino que todas las personas acusadas son de afuera de la provincia”.

El caso

Según se desprende de la investigación de la Fiscalía, el caso se inició con la denuncia presentada por las firmas San Eugenio, El Tránsito, El 38 SA y La Permanencia, por el supuesto robo de 4.600 vacunos, que habían sido entregados para la cría y engorde a la empresa cordobesa Óleos del Centro -propiedad de Luis Magliano y su socio Damián Manzanelli, ambos detenidos-, que posee campos en las localidades santiagueñas de Weisburd y Campo Gallo.

A finales del 2020 se descubrió que la hacienda de esas firmas ya no estaba en los campos de Óleos del Centro; supuestamente en consultas informales de los damnificados a Magliano, el empresario habría revelado que el ganado de los denunciantes no se encontraba en los campos explotados por ellos para la cría y engorde, y que dicho ganado había sido vendido, ya que la empresa estaba pasando por una “situación económica apremiante”, y como consecuencia de ello debían presentarse al concurso de acreedores.

Lo que señalaron los denunciantes es que la operación de venta de los animales se realizó sin autorización alguna de las empresas propietarias de la hacienda, y sin facultad alguna para ello por parte de Óleos del Centro, ya que la misma le fue entregada solo con objeto manifestado en el contrato (cría y engorde), y dispusieron de la misma ocasionándoles con ello un grave perjuicio económico. También se hallaron animales de los damnificados en campos de la familia Alperovich en Santiago.

Publicidad