24 de noviembre de 2010 13:40 PM
Imprimir

Quickfood debió reincorporar a los trabajadores despedidos de su planta en Villa Mercedes

La conciliación obligatoria es por el término de 15 días hábiles y culmina el próximo 9 de diciembre. La empresa y los trabajadores continúan negociando para destrabar el conflicto. El sindicato reclama no solo la reincorporación definitiva de los empleados, sino que además piden una recomposición salarial inmediata.

La empresa Quickfood, propiedad del grupo Brasileño Marfrig, debió reincorporar a los treinta trabajadores despedidos de la planta Villa Mercedes, en San Luis, en cumplimiento de la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de la Nación por el término de quince días hábiles.

"La empresa debió cumplir la reglamentación y reincorporó a los trabajadores injustamente despedidos y a partir de ahora debemos continuar negociando, esperando que el conflicto no se agrave y que la reincorporación sea permanente y definitiva", indicó hoy a Infocampo.com.ar, Marcelo Peirale, titular del Sindicato de Obreros y Empleados de la Carne de San Luis.

Si bien la conciliación obligatoria se extiende hasta el próximo 9 de diciembre, la empresa y los trabajadores comenzaron las negociaciones para destrabar el conflicto. En ese marco, volverán a reunirse hoy por la tarde en el Ministerio de Trabajo de la Provincia de San Luis.

"Nosotros queremos y apuntamos no sólo a que se disponga la marcha atrás con los despidos, sino que además en reconocimiento a nuestro compromiso para con la empresa y para con la situación de la firma, se conceda un reconocimiento salarial y un reajuste de remuneraciones a la totalidad de los trabajadores", agregó Peirale.

El conflicto entre los empleados y la empresa, se desató la semana pasada, cuando Quickfood, decidió enviar el telegrama de despidos a treinta empleados de la firma luego que estos reclamaran una recomposición salarial inmediata.

"Nosotros consideramos que pese a la situación que atraviesa todo el mercado cárnico; nuestros sueldos han venido reduciéndose por la falta de horas extras, la caída de la producción y la menor cantidad de horas trabajadas; por lo que nuestros salarios se han reducido sustancialmente", puntualizó el dirigente.

La empresa ,por su parte dice que en el marco de crisis que afecta a la industria frigorífica; es imposible  acceder al requerimiento de los trabajadores.

La planta Villa Mercedes, antes del conflicto laboral– estaba faenando alrededor de 700 cabezas diarias (cuando a comienzos de este año ese número era del orden de 900 cabezas). En total emplea a  poco más de quinientos trabajadores de planta permanente y se dedica a la faena de vacunos y procesamiento de cortes y menudencias con destino a exportación y mercado interno.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *