1 de mayo de 2021 11:15 AM
Imprimir

COTO NO COMPRÓ HACIENDA EN LINIERS, PERO LOS PRECIOS NO CEDIERON

Tras la polémica por el llamado de Comercio Interior para "bajarlo" y la posterior desmentida del supermercadista, hoy no figura en la lista de compradores. "Los $200 parece que vinieron para quedarse", sostuvo Miguel Schiariti.

Tras la llamada de Comercio Interior para que Coto “afloje” con las compras en Liniers y la posterior “desmentida” del supermercadista, las compras del empresario en el mercado primero bajaron a la mitad y hoy viernes directamente no existieron. 

En 2020 la empresa, que cuenta con plantas frigoríficas para abastecer su cadena de supermercados y complementa con compras en Liniers la producción propia, en 2020 adquirió el 10% de toda la hacienda que pasó por el mercado. Hace una semana, el viernes 23 de abril, con la compra de 405 cabezas fue el principal demandante. Lo mismo ocurrió el martes 27 con 545 animales. Ese fue el día del llamado que llegó desde la cartera de Paula Español. Primero se dijo que el hecho era una “baja” del listado de compradores, que se habría “deshecho” ante la magnitud del escándalo.

El miércoles Coto, al mismo tiempo que emitió un comunicado que negó la existencia del llamado, compró sólo la mitad que en las ruedas anteriores: apenas 234 cabezas, poco más del 4% del total ofertado y ubicándose 7° en el ránking, tras haber sido el primero en las dos jornadas anteriores. Finalmente hoy no figura entre los 98 compradores que se repartieron las 9.129 cabezas ingresadas.

Pasado el mediodía, el titular de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (CICCRA), Miguel Schiariti, confirmó de fuentes propias que el llamado de Comercio Interior existió, así como una segunda comunicación para pedirle a Alfredo Coto que “desmienta” la primera. “Cosa que está ratificada en los hechos, Coto hoy no compró en el mercado, directamente; mandó a sus compradores a decir que estaban con al venta frenada y por eso no compraban, que tenían las cámaras llenas, cosa que es absolutamente falsa porque hubo operaciones al oído con Coto”, reveló.

Con casi 10.000 cabezas hoy, el industrial consideró que la mínima baja en el precio de la hacienda de consumo se debió más a la falta de calidad que a la ausencia del supermercadista. También mencionó que “la vaca recuperó algo de precio”, aunque estuvo floja (especialmente la conserva especial). “Y el resto de los renglones se mantuvieron estables, con lo cual los $200 parece que vinieron para quedarse”, finalizó, en referencia al número que habría encendido la alarma y habría motivado el llamado a Coto para que, al dejar de comprar, no se convaliden esos valores.

Fuente: El Litoral

Publicidad