3 de mayo de 2021 09:55 AM
Imprimir

Los precios de la soja argentina comenzaron a divorciarse de los presentes en EE.UU. ¿Cuál es la razón?

CompartiremailFacebookTwitterCon el ingreso de la cosecha de la soja argentina, los valores de la oleaginosa comenzaron a divorciarse de las cotizaciones presentes en el mercado estadounidense de futuros CME Group. Hoy viernes el contrato Soja Rosario Mayo 2021 Matba Rofex finalizó con un precio promedio ponderado de 340,0 u$s/tonelada, una cifra 2,0 u$s/tonelada menor que […]

Con el ingreso de la cosecha de la soja argentina, los valores de la oleaginosa comenzaron a divorciarse de las cotizaciones presentes en el mercado estadounidense de futuros CME Group.

Hoy viernes el contrato Soja Rosario Mayo 2021 Matba Rofex finalizó con un precio promedio ponderado de 340,0 u$s/tonelada, una cifra 2,0 u$s/tonelada menor que ayer, al tiempo que esa posición en el CME Group terminó en 577,2 u$s/tonelada con un alza intradiaria de 11,3 u$s/tonelada.

Debido a diferentes problemas logísticos y sindicales, la industria aceitera argentina –principal demandante del poroto en el país– estuvo prácticamente paralizada entre diciembre de 2020 y enero de 2021, dos meses que, por la dinámica del negocio, son imposibles de “recuperar” en lo sucesivo en términos de procesamiento.

A pesar de ese inconveniente, las fábricas aceiteras nunca interrumpieron la originación de mercadería correspondiente al ciclo 2020/21, especialmente previendo –tal como finalmente sucedió– que las cotizaciones se reafirmarían en el mercado internacional de soja.

Por ese motivo, los últimos datos oficiales disponibles indican que al 21 de abril pasado la industria había comprado soja 2020/21 por 11,3 millones de toneladas, mientras que al día de hoy viernes las declaraciones de ventas externas (DJVE) de harina de soja suman 7,1 millones de toneladas. Es decir: la industria aceitera está sobrecomprada y, en pleno inicio de la cosecha de soja de primera, no tiene ningún apuro por salir a originar mercadería.

Lo mismo sucede con la exportación, que tiene soja comprada por 4,18 millones de toneladas con compromisos de ventas externas declarados que hasta el momento suman 1,91 millones de toneladas.

La situación presente en EE.UU. es totalmente diferente, dado que ese país ya consumió todo el saldo exportable de soja del ciclo 2020/21 y recién están iniciando la siembra de la soja 2021/22. Y el stock de reserva que tienen es ínfimo: apenas 3,25 millones de toneladas de la oleaginosa.

Publicidad