3 de mayo de 2021 15:14 PM
Imprimir

COSECHA Y SEGUNDA OLA: CÓMO PLANIFICAR DE MANERA EFICIENTE Y SEGURA

CompartiremailFacebookTwitterAnte la llegada y fuerte incidencia de la segunda ola de contagios de COVID-19 en Argentina, desde el INTA Faimallá (Tucumán), apuntan a la anticipación y previsión para llevar a cabo una cosecha de soja eficiente y segura. Acordar anticipadamente la logística y asegurarse que los equipos estén en el campo en el momento necesario […]

Ante la llegada y fuerte incidencia de la segunda ola de contagios de COVID-19 en Argentina, desde el INTA Faimallá (Tucumán), apuntan a la anticipación y previsión para llevar a cabo una cosecha de soja eficiente y segura.

Acordar anticipadamente la logística y asegurarse que los equipos estén en el campo en el momento necesario es fundamental, señalaron.

Otro punto importante es no correr el riesgo de formar un cuello de botella para levantar y almacenar la producción. “Se deberá evaluar la recomendación de iniciar la cosecha hasta con un 2% más de humedad por sobre el parámetro de recibo (en soja, cosechar hasta con 16% de humedad). En un día de condiciones climáticas normales, ese porcentaje se reduce durante la jornada de trabajo”.

Los especialistas, además insistieron en las medidas de precauciones básicas ya conocidas: lavarse las manos con agua y jabón regularmente, evitar el contacto directo, permanecer a una distancia mayor a 2 m, toser o estornudar en el pliegue del codo, ventilar los ambientes, no compartir vajilla o utensilios de uso personal y no llevarse las manos a ojos, nariz y boca.

Específicamente sobre las cuestiones relativas a las tareas de cosecha, almacenamiento y logística de granos, recomiendan lo siguiente: 

Restringir el acceso a los predios a personas de riesgo (mayores de 60 años o con enfermedades de base respiratorias o afecciones como diabetes).

Antes de iniciar las actividades de cosecha y poscosecha, acuerdar la metodología de trabajo con el equipo interno y externo (productor, asesor, contratista, operarios, camioneros, acopiadores, etc.); y, en lo posible, mantener comunicación por telefonía celular.

Reducir al máximo la movilidad de personas y solicitar a proveedores que los servicios sean prestados por las mismas personas (camioneros, maquinistas, asistentes).

 Procurar realizar la menor movilización de granos en esta época. Se sugiere prever el almacenamiento en estructuras propias disponibles en los establecimientos o programar el almacenaje en silo bolsas (previsión de bolsas y equipos para embolsado de granos).

 Evitar aglomeraciones de personas, tanto en las actividades laborales como en campamentos, casilla, rondas, reuniones, etc.

Limpiar y desinfectar meticulosamente los elementos que, necesariamente, se compartan con contacto directo (carta de porte, llaves, herramientas, lapicera, memoria del monitor de rendimiento, etc.).

Disponer agua limpia, jabón y rollos de papel secante en la maquinaria de campaña como tolvas, cosechadora y, especialmente, en la casilla rural para que el personal pueda lavarse regularmente las manos de forma adecuada.

Casilla rural: por tratarse de un lugar crítico para el contagio por los espacios reducidos, se recomienda turnarse para las comidas y exigir barbijos (tipo N95), también para el descanso. Es sumamente importante mantener la higiene con desinfectantes y lavandina en este espacio de convivencia.

Las cosechadoras, tractores y camiones deben ser ocupados únicamente por el operario capacitado, evitando los acompañantes. 

Antes de un relevo en la operación de la maquinaria, limpiar y desinfectar adecuadamente el puesto de comando.

En el caso de uso compartido de vehículos de asistencia técnica como camionetas, desinfectarlos de manera regular. La opción recomendable para evitar contagios, es evitar el uso compartido.

Limpiar, desinfectar y ventilar regularmente los habitáculos de la maquinaria, la casilla rural, galpones, hogares y vehículos de asistencia técnica.

Reforzar el uso de elementos de seguridad e higiene personal como guantes y barbijos (tipo N95) para operarios de maquinaria y plantas de acopio. Además de prevenir el contagio del Coronavirus, se evita el contacto con polvo, hongos, micotoxinas, insecticidas, insectos y roedores.

Designar un operario del equipo como responsable del control y cumplimiento de las medidas de prevención y la provisión de productos de higiene para el personal y la limpieza de maquinaria.

Fuente: El Litoral

Publicidad