20 de diciembre de 2010 11:36 AM
Imprimir

Crece el interés en invertir en frigoríficos uruguayos

Apuestas. Varios empresarios quieren reabrir Clademar.

Empresarios de Rusia, Malasia, Brasil y locales están interesados en comprar el Frigorífico Florida, que está en manos de un empresario angoleño. En Soriano, hay interesados de argentina y uruguayos en abrir un frigorífico exportador. La industria frigorífica uruguaya continúa siendo atractiva para los inversores extranjeros. Ahora, interesados de Rusia, Malasia, Brasil y algunos empresarios locales, están analizando la compra y pujan por la reapertura del Frigorífico Florida (Clademar S.A.), en manos de un empresario angoleño. Así lo confirmaron a El País fuentes del Instituto Nacional de Carnes (INAC), ya que la reapertura de la planta, que todavía permanece cerrada, es una de las prioridades para las autoridades del organismo. Clademar S.A. está habilitado para el mercado interno y algunos otros pocos destinos, pero no tiene autorizada la exportación a los mercados de alto valor. La planta requiere algunas inversiones importantes para readecuar sus instalaciones de cara a poder conseguir la habilitación para exportar a Canadá, Estados Unidos, Unión Europea y otros mercados de alto potencial. En paralelo, hay interés en construir otro frigorífico en Soriano, según confirmó a El País el intendente Guillermo Bezossi. Primero un grupo de inversores argentinos, con una marcada presencia en el mercado interno de su país, se acercaron a la comuna para plantear el interés de instalar un frigorífico para exportar carne bovina desde Uruguay, aprovechando el estatus sanitario del país. Es que Uruguay tiene acceso directo a más de 100 mercados, entre ellos los tres de América del Norte (Canadá, Estados Unidos y México), hoy vedados para las empresas argentinas y brasileñas. En tanto, un inversor uruguayo presentará el miércoles 22, su proyecto ante la comuna de Soriano, buscando la adjudicación de un predio para levantar la planta frigorífica. En este caso, es un broker uruguayo que ya tiene presencia a nivel de la exportación de carne ovina y produciría con destino a exportación. Mientras tanto, en la planta del Frigorífico Mendoza, en manos de la empresa uruguaya "La Celita", continúan las obras para mejorar las instalaciones. Prácticamente no quedan frigoríficos sin operar. Apuesta al ovino El otro frigorífico que estaba cerrado era el Bordenave (Salto), pero un grupo de inversores de Río Grande do Sul ya tiene las llaves de la planta y están trabajando para ponerla en funcionamiento. La idea del grupo es producir ovinos para exportar sus cortes a Brasil y ya están dentro del mercado.  El País Digital

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *