5 de mayo de 2021 11:33 AM
Imprimir

Durísimos reclamos desde A Todo Trigo: “En estas condiciones, Argentina es un país inviable”

Así lo expresó el presidente de la Federación de Acopiadores, Fernando Rivara. Cuestionó los bloqueos que sufrieron rutas y puertos, y también las intervenciones en la cadena del trigo.

El presidente de la Federación de Acopiadores de Argentina, Fernando Rivara, formuló durísimas críticas al Gobierno nacional este martes por la mañana, durante la apertura del congreso A Todo Trigo 2021.

“Crecer es el camino” fue el lema elegido por la entidad para su encuentro de este año y bajo esa premisa se centró el discurso de Rivara, en el que pidió que la política cree el ambiente mínimo imprescindible para liberar a las fuerzas productivas.

“Ni siquiera me refiero a la parte impositiva, sino a que se garanticen los derechos consagrados por la Constitución argentina”, puntualizó el dirigente, que amplió: “En estas condiciones, argentina es un país inviable”, dijo.

Se refirió concretamente a las diferentes situaciones ocurridas en los últimos meses en los que, por ejemplo, se impidió la libre circulación por las rutas.

“El reclamo es un derecho constitucional, pero en Argentina cuanto más pisotean los derechos de los demás, más exitosa es la protesta”, reclamó. De acuerdo con Rivara, este tipo de reclamos “destruyen trabajo”.

“Es un nivel de descomposición social muy grave que un grupo de empresarios transportistas autoconvocados diga quién puede pasar y quién no por las rutas argentinas. Y estas cosas pasan ante la inacción de la política y de la justicia. Hoy, el poder, el control de la calle, pareciera ser que lo tienen grupos facciosos. Gente que puede protestar en el obelisco, todos amontonados, mientras se clausura el negocio a un comerciante que trata de sobrevivir”, criticó.

Y completó: “La manifiesta incapacidad de los poderes del Estado para solucionar esta realidad incrementa el número de desocupados, aumenta la miseria y nos somete a la dependencia económica externa”.

PRECIOS Y EXPORTACIONES

Luego, otro de los párrafos más enfáticos de su discurso fue cuando se refirió a la polémica por los aumentos de los precios de los alimentos y las amenazas de intervención que de manera constante expresa el Gobierno nacional para frenarlos.

“Debo enfatizar dos conceptos importantes: el primero es que la mesa de los argentinos se protege produciendo más y no subsidiando a los ricos. El segundo es que no se puede sostener en el tiempo un férreo control de precios a las harinas en un escenario de alta inflación, sin generar enormes daños a una industria que acompaña desde sus albores a nuestra agricultura”, subrayó Rivara en su alocución.

Al respecto, recordó que el trigo tiene un bajo impacto en el valor final de los productos panificados y disparó: “No es el camino convivir con aumentos del 70 por ciento anual en la vestimenta o autorizar incrementos del cinco por ciento mensual a las grandes compañías petroleras y luego amordazar a los molinos en sus precios y amenazar con mayores intervenciones”.

En este marco, se refirió también a la polémica que generó meses atrás la legisladora del oficialismo Fernanda Vallejos, que consideró una “maldición” que Argentina exporte alimentos, por la supuesta incidencia de los precios internacionales en los valores internos.

“El aumento de los precios internacionales de los bienes que argentina exporta es una bendición para nuestro país. Presentamos números, no consignas: gracias al aumento de los precios el Banco Central recibirá, en esta campaña, 8.500 millones de dólares adicionales de ingreso de divisas provenientes de los granos y sus productos”, remarcó.

Asimismo, estimó que el “maldito” aumento de precios, le significará al fisco un incremento de la recaudación de 1.800 millones de dólares.

“Con apenas 600 millones de dólares, el Gobierno podría comprar y regalar todo el trigo necesario para que el pueblo argentino consuma pan gratis. Y aún le quedarían 1.200 millones de dólares extra. Y todavía  tenemos que escuchar a gente que dice que el aumento del precio de los granos es una mala noticia para los argentinos. Cuánta supina ignorancia”, se quejó Rivara.

SIN FINANCIAMIENTO

Por último, el titular de los Acopiadores también consideró “insólito” que el Banco Central “atente contra la producción y el aumento de exportaciones”, debido a la resolución en la que prohibió otorgar créditos blandos a productores que no hayan vendido más del 95 por ciento de su trigo o de su soja.

“Cada 1.000 toneladas adicionales que podamos sumar a la cosecha, entrarán 250.000 dólares más a las reservas. De ahí la necesidad de sembrar hasta en las macetas. De ahí también la necesidad de recrear un ambiente de confianza y tranquilidad prescindiendo de mensajes amenazadores que generan miedos e incertidumbre”, concluyó.

Fuente: La Voz

Publicidad