6 de mayo de 2021 12:12 PM
Imprimir

Biodiésel, economía verde

Los pedidos de los distintos sectores con relación a la prolongación de la vigencia de la Ley 26093 (de biocombustibles) merecen consideración. Las robustas industrias azucareras el NOA han gestionado en los más altos niveles el mantenimiento de las condiciones de la ley que estipula el porcentaje de biocombustibles en la mezcla con los hidrocarburos. […]

Los pedidos de los distintos sectores con relación a la prolongación de la vigencia de la Ley 26093 (de biocombustibles) merecen consideración. Las robustas industrias azucareras el NOA han gestionado en los más altos niveles el mantenimiento de las condiciones de la ley que estipula el porcentaje de biocombustibles en la mezcla con los hidrocarburos.

El proyecto del oficialismo mantiene condiciones con preferencia para el alcohol de caña en desmedro del alcohol de maíz, disminuyéndose, además, sustancialmente el porcentaje del corte con biodiésel del 10% al 5% de soja.

Valores ambientales

En un estudio publicado por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) explican que “el biodiésel es el único combustible alternativo que puede usarse directamente en cualquier motor diesel, sin ser necesario ningún tipo de modificación…”. Y agrega que “las bajas emisiones del biodiésel lo convierten en un combustible ideal para el uso en áreas marinas, parques nacionales, bosques, pero sobretodo en las grandes ciudades. También fundamenta que “en cuanto al dióxido de carbono, la ventaja principal es que la cantidad liberada de estos gases en la combustión del biodiésel, es equivalente a la cantidad que necesita la planta oleaginosa para generar la cantidad de aceite con la que luego se utilizó para expeller y para el combustible; o sea que estamos hablando de un circuito cerrado que generan los gases de dióxido de carbono en este proceso”.

Comparando el desempeño del gasoil y el biodiésel, sostiene:

* Las emisiones del monóxido de carbono (gas venenoso) del biodiésel son, en promedio, 44% más bajas.

* Partículas en suspensión: las emisiones del biodiésel son, en promedio, 40% más bajas que las generadas por el diesel.

* Las emisiones de los hidrocarburos totales sin quemar ( “smog” y capa de ozono) son 68% más bajas.

* Las emisiones de óxidos de nitrógeno aumentan, en promedio, de 6%. Valor estratégico

El proyecto oficialista puede ser nefasto por la pérdida de miles de puestos de trabajo tendrá la paralización de las fábricas productoras de biodiésel preponderantemente en Santa Fe y Córdoba, Y, lógicamente, para el desarrollo del NOA.

En efecto, la industrialización de la soja y el maíz para la producción de biodiésel y bioetanol adquiere la importancia de dos vectores potenciales de desarrollo provincial.

El siguiente es un análisis a partir del total de la soja producida en Salta.

El promedio anual es del orden de las 850.000 toneladas. Su elaboración arrojaría en los promedios de rendimiento del proceso (13% biodiésel, 87% expeller) unos 110,5 millones de litros de biodiésel.

Salta tiene unas 2,2 millones de hectáreas en producción. Considerando que el 90% (sea 1,98 millones de ha.) que se roturen por año a un promedio estimado en 50 litros de gasoil por ha. tendríamos un consumo de 99 millones de litros.

Como se ve la campaña agrícola provincial podría ser abastecida con biodiésel producido en su geografía que además reuniría las condiciones de renovable y no contaminante en relación al gasoil.

Tomando plantas de extrusado prensado medianas y chicas, de 60 toneladas diarias por hectárea necesitaríamos en un período de 300 días, 47 plantas distribuidas en toda la provincia.

Lo expuesto es un modelo de análisis para entender la dimensión de la industrialización propuesta y su proyección en términos de actividad industrial y puestos de trabajo. Si consideramos el procesamiento del maíz cuya producción excede el millón de toneladas por año la potencialidad de las industrias propuestas se duplica.

Los subproductos; expeller de soja proteico (20%), burlanda de maíz, carbohidratos y fibra (70%) con más un núcleo vitamínico (10%) son óptimos para la alimentación de vacunos, porcinos, pollos, ovinos, peces, etc. desde los cuales con las instalaciones frigoríficas de transito federal correspondientes, Salta exportaría al mundo o al consumo nacional carnes enfriadas o congeladas como una cadena de cinco eslabones en la que todos ellos demandarían mano de obra, servicios, mantenimientos, repuestos, transportes, energía, etc. conformándose un ciclo virtuoso del desarrollo provincial a lo largo y ancho de la geografía salteña.

Por otra parte el biodiésel (13% de la soja) reemplaza al gas oil sin ningún problema ni cambio técnico.

Además, es importante tener en cuenta que los biocombustibles no producen sulfitos y su emisión de gases efecto invernadero es un 70% menos que la de los combustibles fósiles.

Esto es lo que defendemos al hablar de la ley de biocombustibles, la potencialidad de los mismos como palancas del desarrollo del NOA.

No es una postura sectorial, no responde a intereses de grandes empresas sino que por el contrario coadyuva al bien común en términos de multitud de empresas pymes, abarca además toda la geografía provincial y contribuye al cuidado del planeta.

Por todo ello creemos en la necesidad de mantener las condiciones de la ley 26093 ó en su reemplazo, se apruebe una nueva ley, que respetando esas especificaciones facilite y libere la comercialización de los biocombustibles en el NOA.

Queda en evidencia que una “economía verde” debería apostar al biodiésel. Lamentablemente, no está ocurriendo así.

Fuente:

Publicidad