7 de mayo de 2021 09:38 AM
Imprimir

Explicación de las vacunas COVID-19:

Una comparación con las vacunas veterinarias muestra lo que es realmente nuevo y lo que no es tan nuevo.

Zoltan Penzes
Head of Biology R&D, Ceva Animal Health

Nunca antes, en sus 225 años de historia, las vacunas habían sido tan relevantes e importantes para la salud y el bienestar de la población mundial.

El año pasado ha sido testigo de esfuerzos incomparables por parte de científicos y médicos de todo el mundo para desarrollar, probar y desplegar vacunas contra COVID-19. Estos esfuerzos han dado lugar a logros notables: las vacunas que ahora se han convertido en nombres familiares se están implementando a gran escala menos de un año después de que se diagnosticara la enfermedad por primera vez.

Estas vacunas abarcan el espectro de tipos de vacunas, que van desde las convencionales, como el virus completo vivo atenuado y el virus completo inactivado, hasta las tecnologías de vacunas más innovadoras, como las vacunas de subunidades, vectores virales y ARN.

A continuación, intentaré explicar las características básicas y los beneficios de los diferentes tipos de vacunas y daré algunos ejemplos de vacunas Covid19 y otros tipos de vacunas para humanos y animales, incluidas las propias vacunas de Ceva que pertenecen a cada tipo.

Tipos de vacuna

Vacuna inactivada

Una forma “obvia” de hacer una vacuna es tomar el virus o la bacteria portadora de la enfermedad, o uno muy similar, e inactivarlo o matarlo usando químicos, calor o radiación. Este enfoque utiliza tecnología que se ha demostrado que funciona en personas y las vacunas se pueden fabricar a una escala razonable.

Sin embargo, requiere instalaciones de laboratorio especiales para hacer crecer el virus o la bacteria de manera segura, puede tener un tiempo de producción relativamente largo y, dependiendo del tipo de antígeno, probablemente requerirá una o dos dosis para administrar.

Vacuna viva atenuada

Una vacuna viva atenuada usa una versión viva pero debilitada del virus o una que es muy similar. Este enfoque utiliza tecnología que se ha demostrado que funciona en personas y animales, y las vacunas se pueden fabricar a una escala razonable. Sin embargo, las vacunas como esta pueden no ser adecuadas para personas con sistemas inmunológicos comprometidos, y la seguridad en general debe evaluarse cuidadosamente.

Enfoque de subunidad

Una vacuna de subunidad es aquella que solo usa partes muy específicas (las subunidades) de un virus o bacteria que el sistema inmunológico necesita reconocer. No contiene todo el microbio. Las subunidades son típicamente péptidos o proteínas, quizás azúcares.

Vacuna vector viral

Este tipo de vacuna utiliza un virus seguro como vector para entregar la información genética de subpartes específicas, llamadas proteínas o antígenos, del germen de interés para que pueda desencadenar una respuesta inmune sin causar la enfermedad. Para hacer esto, las instrucciones genéticas para hacer partes particulares del patógeno de interés se insertan en un vector viral seguro. El virus seguro sirve entonces como plataforma o vector para entregar esta información al cuerpo, donde posteriormente se producen las proteínas específicas (antígenos). Estas proteínas luego desencadenan la respuesta inmune. Este tipo de vacuna puede desarrollarse y actualizarse rápidamente, una vez que ya se ha establecido el sistema de vectores basado en un virus seguro (esto requiere una mayor investigación).

El enfoque genético (vacuna de ácido nucleico)

A diferencia de los enfoques de vacunas que usan un microbio entero debilitado o muerto o partes de uno, una vacuna de ácido nucleico solo usa una sección de material genético que proporciona las instrucciones para proteínas específicas, no el microbio completo. El ADN y el ARN son las instrucciones que usan nuestras células para producir proteínas. En nuestras células, el ADN se convierte primero en ARN mensajero, que luego se utiliza como modelo para producir proteínas específicas.

Una vacuna de ácido nucleico entrega un conjunto específico de instrucciones a nuestras células, ya sea como ADN o ARNm, para que produzcan la proteína específica que queremos que nuestro sistema inmunológico reconozca y responda.

El enfoque del ácido nucleico es una nueva forma de desarrollar vacunas. Antes de la pandemia de Covid-19, ninguno había pasado por el proceso de aprobación completo para su uso en humanos, aunque algunas vacunas de ADN, incluso para cánceres particulares, se estaban sometiendo a ensayos en humanos. Debido a la pandemia, la investigación en esta área ha progresado muy rápido y algunas vacunas de ARNm para Covid-19 están obteniendo autorización de uso de emergencia, lo que significa que ahora se pueden administrar a personas más allá de usarlas solo en ensayos clínicos.

Publicidad