11 de mayo de 2021 18:43 PM
Imprimir

Mejorarán variedades de algodón con edición génica

Las firmas Bioheuris, que usa edición génica para combatir malezas, y Gensus, semillero de algodón, anunciaron una asociación para el desarrollo de investigación con edición génica en este cultivo. “Para introducir la nueva resistencia usaremos edición genómica, que en nuestro laboratorio nos permite cambiar en forma precisa y dirigida unas pocas bases del genoma de las […]

Las firmas Bioheuris, que usa edición génica para combatir malezas, y Gensus, semillero de algodón, anunciaron una asociación para el desarrollo de investigación con edición génica en este cultivo.

“Para introducir la nueva resistencia usaremos edición genómica, que en nuestro laboratorio nos permite cambiar en forma precisa y dirigida unas pocas bases del genoma de las plantas sin introducir ADN foráneo”, dijo Lucas Lieber, gerente general y cofundador de Bioheuris.

“Estos cultivos no son transgénicos y su aprobación regulatoria es más simple y rápida porque los cambios que estamos introduciendo pueden ocurrir en la naturaleza, aunque en baja frecuencia y ocultos a los ojos de nuestros científicos”, señaló.

“Esta alianza con Bioheuris se alinea con nuestro propósito como empresa de acercar la mejor genética y tecnologías a los productores de algodón y que se suma al convenio con INTA para la introducción de nuevas variedades”, señaló Pablo Vaquero, presidente de Gensus.

Según un comunicado conjunto, “el mercado local experimenta un fuerte atraso tecnológico en semillas, con sólo dos tecnologías GM en variedades comerciales de algodón, ambas aprobadas en el país hace más de 20 años”.

“De los cuatro eventos de resistencia a herbicidas en algodón disponibles en el mundo, los productores argentinos sólo pueden aprovechar uno. Este es uno de los factores que explican que los rendimientos en algodón estén muy lejos de los obtenidos por los principales productores como Estados Unidos, Brasil y Australia”, agregaron.

El cultivo demora en cerrar el entresurco en el inicio de su ciclo. Es muy sensible a la competencia de malezas y presenta un extenso período crítico (ventana de tiempo durante la cual no debería haber malezas para que no se reduzca el rendimiento) que puede llegar a 10 semanas, indicaron.

“Hay más de 20 especies de malezas de difícil control que pueden producir pérdidas de rendimiento mayores a 50% en este cultivo además de contaminar la fibra desvalorizando fuertemente la misma. El uso de herbicidas en algodón está restringido a momentos muy específicos de su ciclo de cultivo. Por ejemplo, varios herbicidas que pueden aplicarse antes de la siembra matarían al cultivo si fueran aplicados después de ese momento. Las tecnologías de resistencia a herbicidas justamente permiten aplicar estos herbicidas sin dañar el cultivo. Pero cuando se usan siempre los mismos herbicidas para controlar malezas sin combinarlos ni rotarlos, las mismas empiezan a desarrollar resistencia”, detallaron.

“En comparación con otras alternativas comerciales, la tecnología que estamos desarrollando con Gensus aporta resistencia a herbicidas que se usan en baja dosis y que son más seguros para el ambiente y las personas”, apuntó Lieber.

Fuente: La Nacion

Publicidad