13 de mayo de 2021 22:22 PM
Imprimir

Desde el campo advierten que volvieron los ROE de manera encubierta

con las Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior se imponen más controles

La Federación Agraria Argentina (FAA) lanzó un duro comunicado a raíz de la publicación este sábado de la Disposición 59/21 de la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario (ex Oncca), donde dice que “se confirmaron nuestras peores sospechas: el gobierno creó un mecanismo para prohibir, trabar, restringir, direccionar y manipular una por una las exportaciones de carne”.

Las nuevas as Declaraciones Juradas de Venta al Exterior (DJEC) son, según las entidades del agro y la ganadería, los Registros de Operaciones de Exportación (ROE) que fueron tan cuestionados entre 2006 y 2015. Ahora, “bajo el discurso del control de la informalidad y evasión”, las

DJEC “aplican una fachada para consagrar la vuelta de un nefasto sistema de manejo de las exportaciones de carne. Como entidad queremos recordar que, mientras existieron los ROE (entre 2006 y 2015) se perdieron 17.000 puestos de trabajo de la industria, 100 frigoríficos y 10 millones de cabezas de ganado, sumado a que el precio de la carne en la “mesa de los argentinos” subió varias veces más que la inflación”.

Agrega que “pese a que su fracaso fue fenomenal, ese sistema es el que el gobierno acaba de reimplantar, con otro nombre, sumándole la “épica ficticia” de un discurso antievasión”, acusa.

“La Disposición 59/2021 del sábado pasado dice en su artículo 3 que, “una vez ingresadas las DJEC al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, quedarán en estado pendiente mientras la Autoridad de Aplicación analiza el contenido de las mismas”. Esto significa que cada exportación quedará a revisión del burócrata de turno”.

La declaración continúa: “luego regula en el art. 5: “Una vez realizada la evaluación de la DJEC por la Autoridad de Aplicación, de no mediar rechazo u observaciones se la considerará aprobada de manera automática a las diecinueve horas del tercer día hábil de la fecha de oficialización de la mencionada Declaración”. Aquí, bajo una elegante redacción que simula ser de aprobación automática, está la verdadera trampa: cada declaración de exportación será evaluada y por tanto aprobada o no por el gobierno. Con esto tienen la llave de la exportación de carne, embarque por embarque. Igual que fue con los ROE. Tristemente, los productores agropecuarios ya conocemos el final”.

Hasta ahora, la retención de vientres habla de que el campo estaba motivado a aumentar el stock. Según Rosgan, en lo que va del año, se faenaron 247 mil animales menos que en 2020, de los cuales 169 mil corresponden a un menor sacrificio de vaquillonas. Sin embargo, habrá que seguir de cerca a la producción después de las nuevas medidas.

Fuente: La Nacion

Publicidad