14 de mayo de 2021 14:55 PM
Imprimir

JBS adquiere Vivera, productora de proteínas vegetales por 409 millones de dólares)

JBS, con base en Brasil, es el mayor procesador de carne a nivel mundial y acordó adquirir la marca holandesa de proteínas vegetales Vivera por un valor de 341 millones de euros (409 millones de dólares). La firma brasileña de carne dijo que la adquisición "fortalece y enriquece" su posición en su existente portafolio de proteínas alternativas, al agregar una marca a su cartera existente libre de productos animales que está "bien establecida en la preferencia del consumidor". Lo que el grupo JBS ofrece actualmente con base de plantas incluyen la gama Seara Incrivel y Ozo Foods de Planterra.

Como parte del acuerdo, JBS, con sede en São Paulo, asumirá el control de las tres fábricas de Vivera, así como de su centro de Investigación + Desarrollo, todas ubicadas en Holanda. Vivera seguirá siendo un negocio independiente con su administración actual.

Según un comunicado, Vivera es el tercer productor de proteínas de origen vegetal más grande de Europa, y tiene una “participación de mercado relevante” en su país de origen, además de Alemania y el Reino Unido, informa Successful Farming.

Fundada a principios de la década de 1990 y con sede Holten, al este de Holanda, ofrece una gama de productos que incluyen nuggets y goujons estilo pollo, salchichas y “carne” molida. Estos están hechos de proteínas derivadas de la soja, el trigo, el arroz y el garbanzo, entre otras fuentes.
Sus productos se venden en 25 países a través de los principales minoristas, incluidos Tesco y Ocado.

“Esta adquisición es un paso importante para fortalecer nuestra plataforma global de proteínas de origen vegetal. Vivera le dará a JBS un baluarte en el sector basado en plantas, con conocimiento tecnológico y capacidad de innovación”, dijo el CEO global de JBS, Gilberto Tomazoni.

En un comunicado en su sitio web, la compañía holandesa dijo que “[considera] un gran cumplido que la mayor compañía de proteínas del mundo y segundo productor de alimentos y fabricante de carne más grande haya elegido a Vivera para llevar a cabo [un cambio en el] sistema nutricional”.

La unión entre JBS y Vivera es solo el último ejemplo de una empresa tradicional de proteínas animales, que adquiere o financia riesgo para asegurar una mayor porción del mercado en expansión de proteínas sin sacrificio.

Estos movimientos estratégicos no solo están destinados a responder a la creciente demanda de los consumidores, sino también a cumplir los objetivos de sostenibilidad, dado que la producción de carne ahora se considera un importante contribuyente al cambio climático, la pérdida de biodiversidad e incluso el riesgo de pandemia.

La empresa cárnica estadounidense Tyson Foods fue una de las primeras en invertir en el fabricante de empanizados de origen vegetal Beyond Meat, pero vendió su participación antes de la OPI 2019. Desde entonces, Tyson ha lanzado su propia marca Raised & Rooted que ofrece tanto productos vegetales puros como “híbridos” que contienen una mezcla de proteínas de origen vegetal y animal. También ha invertido en Memphis Meats, la startup estadounidense de carne de res de cultivo de células.

El procesador de carne suizo Bell Food Group ha respaldado a otra startup que cultiva proteína animal a partir de células: Mosa Meat de Holanda.

Pasando de la tierra al agua, los gigantes de mariscos asiáticos Thai Union y Vinh Hoan han invertido en los especialistas en mariscos basados en células BlueNalu y Avant, respectivamente. Thai Union también ha lanzado su propia gama alternativa de carnes y mariscos a base de plantas llamada OMG Meat.

Vivera formo parte anteriormente de Enkco Foodgroup, cuya empresa insignia era un fabricante de productos cárnicos animales refrigerados y congelados. Sin embargo, el grupo vendió el negocio de Enkco a principios de 2019 para centrarse en proteínas de origen vegetal, y en el proceso cambió su nombre a Vivera Foodgroup.

La junta de JBS aprobó la adquisición de Vivera, que aún está pendiente de las autorizaciones antimonopolio, así como la bandera verde del consejo de empleados de Vivera.

Del equipo de redacción de ElSitioPorcino

Fuente:

Publicidad