16 de mayo de 2021 12:43 PM
Imprimir

La suba del maíz jaquea la producción de cerdo y los feedlots

El precio del commodity aumentó un 180% en el último año. Proponen crear un fondo con las retenciones para compensar dichas actividades.

La suba de precios que viene registrando el maíz en el Mercado de Chicago dejó en jaque a los productores de cerdos y a la ganadería a corral (más conocida como feedlots). Es que el principal insumo de ambas actividades es, justamente, dicho commodity.

Para tener una idea, el valor internacional del maíz se ubica actualmente en torno a los 270 dólares por tonelada. Hace exactamente un año atrás cotizaba a 127 dólares. Es decir, en el último año el precio del grano se duplicó alcanzado récords históricos desde 2012.

Los precios en Estados Unidos lógicamente se trasladaron al mercado local. En el recinto de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) el maíz se vende a 21.000 pesos por tonelada versus 8200 pesos en mayo de 2020. La suba, en este caso, fue bastante más que el doble (un 180%).

La demanda de maíz por parte de los mayores compradores, principalmente China, se mantiene firme. Por el lado de la oferta, en tanto, hay problemas de sequía en Estados Unidos y Brasil. Por este motivo, los especialistas prevén que los precios sigan en estos niveles.

En la campaña 2020/21 la cosecha argentina de maíz se ubicará en torno a las 46 millones de toneladas por encima de las 43 millones de toneladas que se esperan para la soja. Con este volumen de producción se exportarían unas 30 millones de toneladas.

Adolfo Franke, presidente de la Asociación Argentina Productores de Porcinos (AAPP), dijo a LPO que “la suba del 180% del maíz en el último año hace que el nuestro negocio sea insostenible. Es un momento muy complejo porque hoy no nos cierran los números”.

Franke indicó que los productores de cerdo tienen costos que se encuentran hasta un 8% por encima del valor de venta. “Necesitamos que se tomen medidas porque estamos en una situación de quebranto con gente que se está retirando de la actividad”, advirtió.

El consumo de carne de cerdo en la Argentina fue en 2020 de 16 kilos por habitante. Se exportaron el año pasado unas 30.000 toneladas. Nuestro país, según datos oficiales, produce apenas el 0,5% de la producción de carne porcina a nivel mundial.

La participación del productor porcino en el valor final del cerdo es del 21,3%, según un reciente informe difundido por CAME. Mientras el precio promedio en origen es de $ 126 por kilo, los consumidores lo pagan en las góndolas de los supermercados a $ 592 por kilo.

Por su parte, un documento de la Cámara Argentina de Feedlot señaló que la actividad tiene un margen bruto negativo de 2.500 pesos por animal. En el sector ganadero lo atribuyen directamente a la suba que viene registrando el precio maíz en el mercado local.

Los precios de la carne vacuna en el último año aumentaron por encima de la inflación general. El kilo de asado subió un 81,5%, el matambre un 76,6%, la tapa de nalga un 65,6% y la bola de lomo un 62,7%, entre otros. El pollo, por su lado, se incrementó un 44,2% en los últimos 12 meses.

En este contexto, un director de Federación Agraria (FAA) propone destinar una parte de lo que se recauda vía derechos de exportación al maíz (paga un 12%) para “compensar” a quienes lo utilizan como insumo básico para producir carnes (como la actividad porcina y de feedlots).

“Proponemos la creación de un fondo por el valor agregado. Hoy la realidad nos está indicando que se nos hace muy difícil seguir con nuestra actividad de convertir los granos en carnes, leches, huevos”, dijo Pablo Paillode, quien además es representante de FAA en el INTA.

“El aumento del costo de la alimentación de los animales hace inviable la actividad. Lejos de afianzar el camino de industrializar nuestras chacras y de repoblar el campo, de seguir en esta dirección vamos caminos a profundizar el desierto verde” (por la soja), agregó el dirigente federado.

Fuente: LPO

Publicidad