16 de mayo de 2021 13:49 PM
Imprimir

Soja récord: cómo impacta en los productores locales y en la economía de Santa Fe

Qué significa para el agro local y la economía santafesina que la cotización internacional de la cosecha gruesa esté en su nivel más alto de los últimos 9 años

La soja superó en la última semana los 600 dólares en Chicago y Argentina lo celebra. Motivos no faltan, con un frente externo que, a priori, luce alentador, el precio internacional de nuestro principal producto exportador no acusaba registros similares desde el año 2012.
Por ahora, el país se asegura un ingreso extra de divisas por el circuito comercial en un momento clave.

Repasemos algunos datos

  • En lo que va del año, los agroexportadores ya liquidaron más de 10.000 millones de dólares. Este ingreso de divisas le da margen al Banco Central (BCRA) para controlar al mercado cambiario y le permite recomponer de a poco las reservas, mientras trata de mantener a raya al dólar para que no impacte sobre la inflación, todo esto, en un año electoral.
  • Mientras a esta altura del 2020 el mundo miraba desorientado la cotización de futuros de petróleo en terreno negativo. Doce meses después, muchos de los commodities agrícolas y no agrícolas, como los metales, superaron o están cerca de hacerlo sus precios más altos en la historia, indica un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).
  • Para el caso del precio de la soja, en tan solo un año remontó más del 95%. El aumento comenzó a fines de agosto del 2020: en cuatro meses pasó de 335 a 485 dólares, en enero superó la barrera de los 500 dólares y desde allí viene alternando subas y bajas hasta superar los 600 dólares por toneladas.
  • La mayor demanda china e india, las menores expectativas de cosecha mundial y la preferencia de los inversores por los commodities, en un contexto en el que el dólar se va debilitando a nivel mundial y las tasas tardan en recomponerse, fueron las condiciones propicias para el despegue.

El impacto en Santa Fe

Regresando al terreno local y afinando un poco el lápiz, la pregunta que surge es ¿cómo impacta esta realidad a la economía provincial? La soja arriba de 600 dólares y la mirada de los productores santafesinos.

Consultado en exclusiva para Ecos365Ignacio Mántaras, secretario de la Confederación de Asociaciones Rurales de la provincia de Santa Fe (Carsfe) y titular de la Sociedad Rural de la ciudad de Santa Fe, fue optimista pero cauteloso.

Para el dirigente rural, “desde lo macro estos números impactan positivamente”. “En plena crisis económica y atravesando una pandemia, que se produzcan estos escenarios internacionales con una soja cotice en máximos de los últimos casi 10 años, es una gran noticia para Argentina”. Y resaltó que, “los productores nos sentimos que estamos aportando al país cómo siempre lo hemos hecho”. “Para nosotros en una buena noticia”.

Sin embargo, advirtió que para parte de la dirigencia política y también de la ciudadanía “se le hace una lectura negativa a la coyuntura que vive el agro”.

“En medio de una crisis sanitaria seguimos escuchado que los productores agropecuarios tenemos una posición egoísta y que cómo nosotros producimos en dólares especulamos con la estabilidad del país en momentos de pandemia” son situaciones que muy poco ayudan al contexto advirtió Mántaras.

“Hay mucho desconocimiento sobre el tema, por eso es muy importante aclarar que, esos precios internacionales que tiene el poroto de soja o sus derivados, no le llegan al productor de manera directa ya que, juegan dos factores que licúan esos valores cuándo lo traducimos a pesos.

Por un lado, tenemos los derechos de exportación del 33% (tope máximo legal para la soja) y por el otro, el tipo de cambio que termina convalidando el productor, que tiene inclusive mayor incidencia que los las retenciones efectuadas.

Por lo cual, el productor termina recibiendo por encima de los $30.000 la tonelada que traducidos al dólar oficial supera levemente los 200 dólares.

Así que, de ese precio internacional de la soja que hoy vemos cerca de US$ 600 que Argentina exporta, el productor solo recibe un tercio y el resto, los otros dos tercios, se lo queda prácticamente el Estado vía carga impositiva.

Metas y desafíos

Según el dirigente rural, sobre el agro en general y el productor santafesino en particular, “notamos que hay una suerte de resiliencia, a pesar de los cambios permanentes en las reglas del juego, el campo sigue mejorando y aumentando su eficiencia”.

“Con el correr de los años eso no es gratuito y tiene un costo que está reflejado en la cantidad de establecimientos y productores que han quedado afuera del partido”.

“En Santa Fe hace años que vamos hacia una concentración del sector que se agrava año a año, porque cada vez se necesita más espalda o se necesita ser más eficiente integrando más tecnología o más hectáreas o cabezas en ordeñe o de ganado”.

No tener políticas claras de mediano o largo plazo, generó que muchos actores se retiraran del negocio y solo subsistan aquellos que son más eficientes, pero con una mayor concentración”.

Todo esto es una consecuencia de las políticas erráticas que atravesó el sector. “Hay que frenar la merma de unidades de producción”. “Hay que trabajar para que cada vez tengamos más tambos, mayor stock de cabezas de ordeñe. Hoy tenemos una fuerte concentración en ese rubro, lo mismo que se da en la agricultura y ganadería”.

Según Mántaras, esto se nota en la renovación de contratos agrícolas o arrendamientos, en productores que deciden retirarse del negocio y les alquilan su campo a sus vecinos.

“Estamos viendo es una sistemática salida de negocios de un segmento de
productores. Que se da primero por la escala y en menor medida por la edad”.

El flujo de ingresos de nuevos productores, más jóvenes que innovan o retoman el negocio
agrícola o ganadero familiar, se da una situación que los que comienzan, pueden probar, ver
que pasa y salir, sin embargo, los viejos actores que se retiran no regresan más.

Y esto tiene que ver con políticas erráticas que terminan generando desinversión en las actividades productivas, señaló el titular de la Sociedad Rural de la ciudad de Santa Fe.

“Hay una suerte de amesetamiento”, vemos que hay intentos a nivel provincia de aplicar medidas proactivas, pero se podría hacer mucho más”, advirtió.

La realidad del campo hoy es que impulsa la industria y también la ciencia y tecnología. Un efecto multiplicador del agro sería mucho mayor para nuestra región si no cambiaran las reglas de juego y si no transfiriéramos tantos ingresos a la Nación, puntualizó Ignacio Mántaras.

Tiempo de oportunidades

Desde la provincia destacan el buen desempeño del agro, la industria y la construcción.

Desde la cartera de Producción del gobierno provincial, destacan el rol central de Santa Fe que fue el “epicentro de las inversiones productivas y tecnológicas del país”.

“En el 2021 comenzamos con inversiones importantes y notamos que Santa Fe se destaca a nivel nacional” señalan.

“Con una soja cotizando arriba de los US$ 600 y el maíz superando los US$ 200 hace que la foto se muy buena, pero me arriesgo a decir que la película es aún mejor”, señaló el ministro de Producción, Daniel Costamagna.

Para que esto no se desaproveche y sea una excelente oportunidad para todos los santafesinos, el objetivo será seguir trabajando de manera articulada entre todos los sectores, cámaras empresarias, el productor, los gremios y el Estado.

El panorama es alentador, la provincia lidera la exportación mundial de implementos agrícolas y está vendida toda su producción de acá a fin de año y estamos recién en mayo. Lidera las exportaciones de carne y lácteos, señaló postamagna a Ecos365.

Desde el gobierno orientamos más de $ 1.000 millones de financiamiento solicitados para realizar inversiones productivas dentro del territorio”. Con el eje puesto en potenciar la agroindustria, basada en alimentos, la construcción y todo un abanico productivo y seguimos acompañamiento a los sectores que todavía tienen dificultades por la pandemia.

Según el ministro Costamagna los canales transmisores del buen desempeño del agro se reflejará en la industria santafesina, seguida por la construcción que dará estímulo a la demanda de mercado interno.

Cumplimos el desafío de transitar la pandemia con las empresas en marcha”, ahora el objetivo central será generar programas que no tropiecen en el corto plazo”, para eso, “hay que consensuar con las provincias y todos los sectores de la producción, de forma federal”.

Sobre los desafíos para la economía que viene, el ministro se animó a proyectar que tienen que ver con el desarrollo de la hidrovía, los puertos locales, obras de infraestructura en rutas transversales y aquello que posibilite transformar la ecuación económica de todo el sector
productivo
.

“Santa Fe necesita más que nunca darle una vuelta de rosca a la agricultura y la transformación de producción de alimentos, incorporación de procesos tecnológicos, con una agresiva estrategia comercial en materia de exportaciones”, señaló.

“Cómo dice el gobernador, cada peso que recibe la provincia, Santa Fe lo multiplica. Cada recurso que recibimos del sector productivo, lo destinamos en inversiones y mayor producción”, finalizó Costamagna.

Que la soja esté cerca de máximos históricos orillando los 600 dólares es una excelente noticia para el país, de esas que no abundan en la agenda económica.

Dependerá de todos, que no quede en una variable exógena más y se aproveche la oportunidad de retomar la senda de crecimiento que la región se merece.

Publicidad