23 de diciembre de 2010 00:24 AM
Imprimir

Con la humedad justa

El cuadro adjunto muestra la proyección de resultados para la zona Norte de Buenos Aires y Sur de Santa Fe, sobre la base de los precios proyectados a cosecha 2010/11. Se presentan las cifras para los cultivos realizados por administración en campo propio, y bajo la forma de arrendamiento en campos de terceros.

La cosecha de trigo en la zona casi está terminada. Los rindes en general resultaron buenos, en algunos casos récord, pero con gran disparidad en función de la tecnología aplicada. Las condiciones de humedad y de temperaturas en el ciclo acompañaron el desarrollo del trigo.

En cuanto al maíz, el estado de desarrollo difiere en función de la fecha de siembra, con lotes que están promediando la etapa vegetativa, y una gran parte que está comenzando la etapa crítica de floración. El panorama empieza a complicarse porque se notan síntomas de estrés hídrico, y deberá llover en los próximos días, de lo contrario comenzará a caer aceleradamente el potencial de rinde.

La soja de primera también empieza a complicarse por la falta de humedad. En general no se observan problemas de enfermedades ni de plagas. La soja de segunda sobre trigo sólo pudo sembrarse en forma parcial.

Las precipitaciones del mes de diciembre fueron escasas en general, y a la vez dispares. La zona costera del río Paraná, en una franja aproximada de hasta 30 km de río, es la que recibió más lluvias y está en mejores condiciones.

En cuanto a las proyecciones de resultados del cuadro adjunto, tanto para siembras en campo propio como en arrendado, el maíz y la soja presentan los resultados a cosecha más altos, seguido por la secuencia trigo/soja 2°.

Los rindes de indiferencia para cubrir costos totales en siembras en campo arrendado, para un precio de arriendo equivalente a 16 qq/ha, son de 40 qq/ha en trigo y 19 qq/ha en soja 2°, 31 qq/ha en soja 1° y 80 qq/ha en maíz.

En los precios a cosecha el mercado ya está ponderando la falta de humedad en Sudamérica. La humedad no sobra en una campaña que recién se inicia, y con pronósticos de La Niña. Con déficits hídricos, los rindes de la cosecha gruesa estarán más cerca del rango bajo de los rindes que muestran los cuadros. Los productores rezan para que la Navidad regale lluvias.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *