4 de diciembre de 2009 19:08 PM
Imprimir

La industria cárnica desestima pronósticos

Dicen que mantendrán los envíos en volumen y aspiran a recuperar los precios. Apuntan a abrir nuevos destinos e incrementar la Cuota Hilton, al tiempo que anticipan que la plaza local estará totalmente abastecida

De acuerdo con las últimas estimaciones del Usda, las exportaciones de carnes bovinas de la Argentina retrocederían un 30% en 2010. El organismo norteamericano afirma que el próximo año el país embarcará unas 390.000 toneladas res con hueso, frente a las 560.000 toneladas previstas para 2009. Sin embargo, la cadena cárnica local pone en duda este pronóstico y confía en que con un conjunto de estrategias productivas y de mercado, sumadas a una adecuada política oficial, se podrá mantener el actual desempeño.

Pero a pesar del optimismo, el presente ciclo dejó algunas luces amarillas encendidas. Para Dardo Chiesa, presidente del Instituto Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), “en 2009 las ventas externas van a estar firmes, ayudadas por una fuerte liquidación de vacas, lo que conlleva una disminución del stock que provocará una falta de terneros en 2010”.

Chiesa estima que esta situación generará “una colisión de precios, y cuando éstos tiendan a subir, habrá que ver cuál será la reacción del Gobierno: empezar con políticas acordes para mejorar la producción y el abastecimiento, o prohibir la exportación como se hizo otras veces”. Ante la segunda opción, el diagnóstico del hombre fuerte del Ipcva es contundente: “Va a faltar más carne todavía, porque va a ser la peor señal al sistema productivo”.

Por su parte, Mario Ravettino, titular del Consorcio de Exportadores ABC, aclaró que se está cerrando “un año muy interesante en volúmenes de exportación, pero no así en materia de precios”, arrastre de la crisis global que se desató en el último cuatrimestre de 2008.

“Con esa perspectiva estaríamos pensando en un 2010 en donde podamos mantener los niveles de exportación en volúmenes y aspirar a recuperar valor en los distintos destinos internacionales”, señaló.

Con ese objetivo, los exportadores trabajan con el Gobierno para continuar con el modelo actual de abastecimiento a la plaza local, que a su vez les permita obtener permisos de embarque de manera fluida.

En cuanto a los clientes internacionales, encararán una agenda de negociaciones con el objetivo de generar mayor valor. “Buscamos trabajar con la UE en el incremento de la cuota Hilton por la inclusión de los países extracomunitarios, la participación en la cuota que se concedió a EE.UU. en el marco de la disputa por hormonas y la modificación del biotipo Hilton”, reseñó Ravettino. Además, las tratativas incluyen viajar a Canadá y a los EE.UU. para reactivar la reapertura de ambos destinos.

Tanto productores como industriales coinciden en que el mayor inconveniente en 2010 puede ser la provisión de hacienda. “Las secuelas de la sequía van a tardar muchísimo tiempo en revertirse. Eso se suma a políticas desacertadas consecutivas desde hace cuatro o cinco años”, sostuvo Chiesa.

Los industriales también miran con atención la provisión de materia prima. “Podemos llegar a avizorar algún tipo de disminución en la oferta de novillo pesado. Para eso es importante la recuperación de los niveles de precios, el único incentivo que le sirve al productor”, aclaró Ravettino.

Pero a pesar de las coincidencias, para el titular del ABC las estimaciones de liquidación de hembras, deben ser contrastadas con el volumen de hacienda que el feedlot arroja al mercado. “Creemos que se debe hacer una evaluación seria, permanente y responsable del stock ganadero argentino para, a partir de ahí, comenzar a realizar evaluaciones concretas”, concluyó.

Marcos Lopez Arriazu

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *