1 de junio de 2021 12:11 PM
Imprimir

Frigorífico Acha: ex empleados piden cobrar indemnización

Cansados de falsas promesas, un grupo de los 60 ex empleados del Frigorífico General Acha, comenzaron un acampe en la puerta de la planta hasta tanto los nuevos dueños no les den alguna respuesta al reclamo iniciado por el pago de 35 millones de pesos que se les adeuda por la indemnización. «La espera lleva […]

Cansados de falsas promesas, un grupo de los 60 ex empleados del Frigorífico General Acha, comenzaron un acampe en la puerta de la planta hasta tanto los nuevos dueños no les den alguna respuesta al reclamo iniciado por el pago de 35 millones de pesos que se les adeuda por la indemnización. «La espera lleva más de 4 años, el valor actualizado que nos adeudan es de 35 millones de pesos», manifestó Walter Espíndola, referente del grupo.
La protesta pacífica comenzó a las 7, cuando alrededor de 20 ex trabajadores de la planta cárnica se movilizaron hasta la puerta del frigorífico y en modo de protesta, encendieron una cubierta, aunque, no entorpecieron el ingreso de empleados y encargados al interior del predio. «La situación ya no da para más, cansados del manoseo, nos vimos obligados a venir nuevamente a la puerta del frigorífico a manifestarnos, creemos que se han vencido los plazos, le hemos dado tiempo a la justicia, a los nuevos propietarios, pero, ya se terminó la paciencia, rebalsó el vaso», es una de las frases que se escucha entre los ex trabajadores.
En diálogo con este diario hace unas semanas, Walter Espíndola, una de las voces autorizadas de los trabajadores, había aseverado que existió una reunión con los nuevos dueños pero que no había sido muy positiva ya que no se había tratado el tema del dinero adeudado. «Nos ofreció puestos de trabajo para más adelante. Lo que pretendía era que firmemos un acuerdo para que se levante la quiebra y después recién comenzar a hablar del tema del pago», aseguró Espíndola.
Al no llegar a ningún arreglo y conocer la firme postura de los ex trabajadores, el encargado de llevar adelante las negociaciones, prometió comunicarse con el representante de los trabajadores para realizarles un nuevo ofrecimiento, cuestión que por el momento no sucedió. «Tuvimos una promesa de diálogo por parte del nuevo propietario, el cual se comprometió a tratar la situación de pago con cada uno de los operarios. Pasaron 10 días y aún no hemos recibido ningún llamado», puntualizó Espíndola.

A la espera.
Dolidos por la falta de comunicación y a la espera de lo que resuelva la Cámara de Apelaciones quien ya tiene en sus manos la totalidad de la deuda que el frigorífico mantiene con los trabajadores, la manifestación continuará de manera progresiva.
«Por el momento estamos a la espera de hablar con el encargado que se encuentra adentro de la planta. Las medidas van a ser progresivas, por hoy permitimos la entrada y salida de los operarios que se encuentran trabajando adentro, pero si vemos que no hay acuerdo o no nos atienden, ya mañana veremos cómo continuamos», aseguró Espíndola.

Cobraron la mitad.
Desde el cierre del frigorífico hace cuatro años, los ex trabajadores de la planta cobraron solo el 50 por ciento. de la indemnización. Se vivieron situaciones donde varios compradores quisieron reabrir la planta, pero todo quedó en el intento. Cada año, al ver que la respuesta favorable no llega, acudieron a acampar en la puerta del predio intentando que la justicia no haga caso omiso y obligue a los antiguos dueños a pagar lo que les corresponde.
En esta oportunidad, cuando más inversiones se hicieron dentro de la planta y cuando pareciera que el regreso a la actividad está más cerca, el grupo de damnificados, no quieren dar el brazo a torcer e insisten en que no hay vuelta atrás.
«No queremos llegar a la situación de cortar el portón y bloquear el ingreso para no generar inconvenientes con nuestros propios compañeros que están adentro. Ya no hay más pasos para atrás, ya demasiado tiempo les dimos», replicaron angustiados.
Además, redoblaron la apuesta y presionan con tomar medidas más drásticas de no haber una respuesta. «Dentro de tres o cuatro días estamos esperando que llegue el abogado que nos representa y en caso que no haya ninguna resolución vamos a tomar la planta», agregaron.

Fuente: La Arena

Publicidad