2 de junio de 2021 20:30 PM
Imprimir

¿Es posible frenar el aumento de la carne?: expertos plantean otras alternativas mientras el Gobierno y el campo siguen la disputa

La iniciativa de la intendencia de la localidad bonaerense de Castelli despertó el respaldo de asesores. Según indicaron, el problema son «los intermediarios».

A pesar de los malabares del Gobierno para evitar el incremento en el precio de la carne, los cortes bovinos registraron un alza promedio del 103% en el último año y en solo los primeros quince días de mayo subieron más de un punto. Si bien la administración de Alberto Fernández apuntó a cerrar las exportaciones y «ordenar» el Mercado de Liniers, expertos y analistas del sector plantean otras salidas.

Francisco Ruete, asesor en ganado y carne, indicó que «no es nada difícil» frenar el alza del precio interno del ganado bovino y remarcó que Argentina «es el país con las mejores condiciones» para impulsar la producción. «Hay que producir más, llenar los campos que están vacíos», reconoció en declaraciones a Radio 10 y propuso a la provincia de La Pampa y San Luis como los principales focos de producción.

Al mismo tiempo, precisó que debe haber «una mano fuerte» del Estado y -según su parecer- la solución está en «eliminar intermediarios». «Hay que eliminar al consignatario que se lleva el 6%, al matarife que es un señor que trabaja en un teléfono sentado en el bar, no tiene empleados y es un negocio financiero», explicó y aportó que también deben erradicarse las carnicerías en los grandes centros urbanos.

«Un local de carne en CABA o el AMBA vale entre 30 mil y 80 mil pesos, un sueldo de un empleado 50 mil pesos, todos esos gastos los tiene que pagar el consumidor», argumentó Ruete. Asimismo, señaló que es tiempo de impulsar «cooperativas que sean de cría, de engorde, de faena y de comercialización» para que el producto «llegue a la mesa sin intermediarios».

Además, sostuvo que estos espacios podrían cerrar acuerdos con cadenas de supermercados o tener locales propios y aseguró que la carne debería llegar del campo a la ciudad «envasada al vacío». «Se saca la distribución en media res porque implica mano de obra que termina encareciendo», indicó y subrayó que podría disminuir un 40% el gasto.

carne

Respecto a este punto, el Gobierno definió que a partir del 2022 no se podrá comercializar más en piezas enteras sino que debe hacerse en cortes que no superen los 32 kg a fin de brindar mayor transparencia y optimizar la materia prima. No obstante, el eslabón correspondiente al desposte que propuso eliminar el asesor el ganado vacuno continuará pero con otro sistema.

El caso de Castelli

El intendente de la localidad bonaerense de Castelli, Francisco Echarren, cerró un acuerdo de compra directo con productores locales y poder ofrecer cortes con hasta un 50% de descuentos en las carnicerías de la región. «Nosotros con esto no vamos a afectar al productor, le vamos a pagar al mismo lo que vale la vaca en pie», señaló este martes en declaraciones a C5N.

De acuerdo a los números que barajan desde la intendencia, el kilo de asado podría comercializarse a 399 el vacío a 420 pesos. «Eliminando costos de intermediación, logramos que la carne baje un 50%», amplió el funcionario sobre la lógica que también tuvo el respaldo de Francisco Ruete. «Ese es el camino y tiene que ampliarse», dijo el asesor. Mientras tanto, el Ejecutivo optó por cerrar las exportaciones y despertó el enojo de la Mesa de Enlace, quien ordenó el cese comercialización por 14 días (termina mañana) y que impactó de lleno en la góndola.

Publicidad