6 de junio de 2021 11:35 AM
Imprimir

Es necesario suplementar para que el ganado “no pierda kilos”

Uruguay : Próximo a Fraile Muerto, en el departamento de Cerro Largo, se encuentra el establecimiento ganadero La Blanqueada. Su responsable, Francisco López, contó el papel de la suplementación y algunos desafíos que ha debido enfrentar, como la garrapata. La producción de La Blanqueada es de ciclo completo, “pero hacemos algo de compra, o sea […]

Uruguay : Próximo a Fraile Muerto, en el departamento de Cerro Largo, se encuentra el establecimiento ganadero La Blanqueada. Su responsable, Francisco López, contó el papel de la suplementación y algunos desafíos que ha debido enfrentar, como la garrapata.

La producción de La Blanqueada es de ciclo completo, “pero hacemos algo de compra, o sea que no es un ciclo completo cerrado. Se produce ternero, se lo engorda y a su vez se compra algo de afuera”, dijo López al ser consultado sobre el tipo de producción que desarrolla.

Una herramienta “fundamental” y “muy validada por todos los productores es el destete precoz que nosotros hacemos todos los años” porque “en vacas atrasadas se mejora 20 o 30 puntos la preñez y de esa forma todas las cuentas cierran”.

Además “se suplementa a los terneros en el primer invierno” durante tres meses, “por lo general la categoría de machos y las hembras más livianas, pero no los novillos de terminación” a los que “en algún año puntual se les da algún sorgo y se terminan a pasturas”, explicó.

Respecto a la suplementación de invierno dijo que “es puntual para que el animal no pierda los kilos que suele perder en esta época del año”. De esa forma, lo que se busca es “mantener el ganado con una ganancia de 200 gr por día y que lleguen a la primavera en el mejor estado posible. No suplementamos para engordar sino para un mantenimiento del ternero en el primer invierno y a veces se lo ha utilizado también en sobreaño, puntualmente en el segundo invierno”.

“Lo que se busca es que esas categorías en crecimiento no tengan pérdida de peso y a su vez tener una ganancia moderada”. En ese trabajo “el clima incide mucho, a veces ayuda y la ganancia es de 200 gr, pero otras veces es de solo de 100”.

Preocupa la falta de agua

López dijo que las perspectivas ganaderas “son muy buenas, con el mercado que viene muy firme, pero en lo climático falta agua para los verdeos y las praderas que se han quedado”.

“La falta de agua en la zona y que creo también se da en el país, está bien marcada en las pasturas con verdeos y praderas que venían muy bien pero se frenaron, incluso la respuesta a la urea ha sido poca”, observó.

Esperamos lluvias para el sábado que viene, pero muy poco, unos 20 mm y los análisis por trimestre que hace el INIA daban seco y muy frio los meses de mayo, junio y julio, por lo cual no hay muchas perspectivas de agua” aunque “no es que se necesiten grandes cantidades sino un riego”.

El desafío del Capim Annoni y la garrapata

López dijo que aunque en el establecimiento La Blanqueada “no hay mayor problema” con el Capim Annoni, advirtió que sí puede serlo a nivel del departamento.

“En un potrero puntual encontramos algunas plantas sobre las que armamos un plan para combatirla, sin duda que es una amenaza para el departamento y de riesgo bastante importante. Se lo ve en los caminos y las carreteras, y los productores tenemos que estar mucho más atentos con nuestros ingenieros agrónomos por cualquier posibilidad de presencia de esa planta”, señaló.

Asimismo, también contó que en el camino vecinal que pasa próximo por el establecimiento, él y sus vecinos han tenido que arrancar plantas que estaban visibles, pero también las hay “en gran cantidad” en las rutas nacionales lo que implica que “se debería desarrollar un programa a nivel del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca”.

“Todos los productores nos tenemos que concientizar un poco más para lograr un buen control” de esa plaga, insistió.

Sobre la garrapata, López dijo que es “un problema tremendo”, y que en su caso particular “este año nos ha golpeado muy duro”.

En esta zona “siempre hubo pero era muy leve y controlable, pero este año nos hizo resistencia y nos complicó bastante, hubo alguna mortandad aunque no grande y nos aumentó bastante el presupuesto sanitario porque debimos hacer más aplicaciones que las que hacemos normalmente”, eso sin contar “que genera dificultades en el movimiento del ganado”.

Consultado sobre el uso de un hongo para el control de la garrapata, dijo conocer esa tecnología y conocer a una productora del departamento de Cerro Largo con la cual habló hace unos meses sobre el tema, pero ella “recién estaba probando, era una experiencia muy reciente y no tenía aún resultados, pero se la veía muy entusiasmada y confiada en que resultaría”, contó.

“Braford es una raza que recomiendo”

Finalmente, López se refirió a las razas de ganado con las que trabaja, fundamentalmente tres: Braford, Hereford y Aberdeen Angus, pero con una clara tendencia y decisión empresarial de seguir avanzando con la raza Braford hasta completar la totalidad del rodeo.

“La raza principal y con la que vamos cruzando cierta parte de ganado para llegar al cien por ciento es Braford, pero también tenemos Hereford que es nuestra raza original y aparte tenemos un rodeo Aberdeen Angus”, señaló.

Dijo que Braford “es una raza sintética de Brahman y Hereford” la cual le ha dado “resultados increíbles”. Son animales “muy fuertes, rústicos, con mucha velocidad de engorde, mucha facilidad de parto en las vacas, cero problemas de ojo, realmente nos ha mejorado muchísimo”, enfatizó.

Todas características que los productores uruguayos han ido conociendo y por tanto “la presencia de raza se ha extendido en todo el país, sobre todo en el norte”.

“Los uruguayos somos productores muy tradicionalistas” en cuanto a nuestra preferencia por determinadas razas, “pero Braford yo la recomendaría cien por ciento”, tanto que “nuestro objetivo es absorber todo con ella”.

Sobre el carácter, precisó que son animales con “más temperamento que el Hereford, pero es un ganado que sabiéndolo trabajar se puede producir perfectamente como cualquier otra raza”.

Una ración para cada etapa

López contó a La Mañana que en el destete precoz utiliza una ración formulada especialmente para esa situación “18% de proteína al inicio, y cuando los animales van superando determinado kilaje se le baja la proteína al 16% por un tema de que hay que disminuir los costos”; y “en el primer invierno usamos una ración de crecimiento que tiene 14% de proteína que es para lograr el mantenimiento con una ganancia baja de peso”.

“Este año los costos incidieron porque hubo suba en los granos que incide mucho, pero acompañaron los precios” de la reposición y el gordo con lo cual “la ecuación sigue siendo favorable, y mientras se mantenga vale la pena seguir suplementando”.

Para elegir la ración “generalmente pedimos presupuestos en dos o tres plantas y básicamente hemos optado por Bioración, con la cual tenemos conformidad. Estamos muy conformes porque tanto en la ración para el destete precoz como para el crecimiento hemos tenido el resultado que habíamos previsto”, concluyó.

Publicidad