5 de junio de 2021 22:26 PM
Imprimir

Gomes: “La exportación de ganado en pie no aportaría en beneficio de la economía paraguaya ”

El presidente de la Regional Amambay de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Eulalio Gómes, se refirió a los trabajos que viene desarrollando el sector pecuario en su región y remarcó la necesidad de búsqueda de nuevos nichos de mercados para los productos. También se manifestó a favor de la creación del instituto de la […]

El presidente de la Regional Amambay de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Eulalio Gómes, se refirió a los trabajos que viene desarrollando el sector pecuario en su región y remarcó la necesidad de búsqueda de nuevos nichos de mercados para los productos. También se manifestó a favor de la creación del instituto de la carne para alcanzar mejores oportunidades de negocios, y destacó el trabajo del Gobierno en el tema de la inseguridad en Amambay y de la urgencia de una mejora en el sistema de seguridad para atraer más inversores a la zona.

¿Cómo está viendo el negocio ganadero y cuál es la situación de la región de Amambay?

La producción ganadera se vio muy afectada antes del año pasado, tuvimos en los primeros meses mucha lluvia y también hubo falta de precipitaciones, pero en el 2020 experimentamos prácticamente ocho meses de sequía que afectó mucho a la producción, no solamente en el eje norte, sino también en el Chaco paraguayo fue un desastre total. Hay que considerar que el rubro de la ganadería es uno de los carros jefes de nuestra economía, el segundo en importancia. Entiendo, como Presidente de la Regional Amambay, que debemos tener una visión estratégica teniendo en cuenta que hay que producir con eficiencia. También considerar que estamos siendo afectados en algunos aspectos por la inseguridad, a pesar del esfuerzo que está haciendo el Gobierno, en lo que a mi me consta, para poder prohibir los grupos criminales que operan en los campos. Pero entiendo que el país tiene que apostar fuertemente a los agronegocios porque es uno de los ejes fundamentales de nuestra economía.

¿Cómo analiza la ecuación del negocio ganadero y, considerando los impactos climáticos y la pandemia del año pasado, que en muchos casos significaron pérdidas; en cuánto tiempo considera que éstos se podrían recuperar?

Necesitamos que los actores del Gobierno busquen más nichos de mercados en el mundo. Sinceramente hablo como productor y como Presidente de la Regional Amambay, y considero relevante abrir el mercado de China. Porque la economía se rige a través de la oferta y la demanda, no tenemos que ver otros aspectos de influencia, como por ejemplo que un país se vaya a enojar, solamente tenemos que producir y vender a los mejores mercados sin descuidar el mercado interno que también es importante.

Entonces, ¿hoy considera fundamental abrir China para que Paraguay venda más productos y el productor reciba más valor al asegurar la colocación?

Sí, y te doy un ejemplo. En los últimos dos años se tuvo mucha lluvia, mucha sequía y para completar un bajo precio para las haciendas gordas, que llegó a un piso de US$ 2 por kilo carcasa para los machos, lo que significó un perjuicio muy grande para el sistema productivo nacional. Hoy está en buenos precios, pero se tienen que buscar nichos de mercados para que los productores tengamos la seguridad de que vamos a producir y vender a buen precio.

En los últimos años se ha mencionado que la industria frigorífica se encuentra en una zona de confort y no hay empuje para encontrar nuevos mercados o valorizar los productos en los actuales, ¿considera que esta situación es real?

Entiendo que la industria es consecuencia del sistema productivo. Los que tienen que buscar los mercados son los organismos oficiales y el Gobierno en sí que, en este caso, estaría representado por el Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa), donde también se hace un esfuerzo muy grande. Para la conquista de mercados y valorizar el producto se necesita tener una visión integral entre toda la cadena e intentando alcanzar un beneficio conjunto.

Con los altibajos que ha sufrido el mercado de haciendas, con precios que han tocado piso y alcanzado techos en solo un año, y con las dificultades climáticas que se experimentó, ¿qué tan importante es lograr una línea común de trabajo para expresar certidumbre a los eslabones de la cadena?

Cuando bajan los precios afecta directamente al productor: genera una sensación negativa y desestimula la inversión. Además, con márgenes tan finos los recursos de los productores para la inversión son mínimos y en algunos casos nulos. Al mismo tiempo sabemos que la industria frigorífica depende del producto para operar, por tanto es imperiosa la necesidad de crear el instituto de la carne para tener un plan estratégico de trabajo que va a dar una mayor regularidad del mercado.

¿El instituto de la carne debería tener participación de actores del Gobierno o debe estar representado únicamente por el sector privado?

El Gobierno también debe participar porque son quienes tienen las llaves de acceso a los mercados. Pero más allá de eso, no nos podemos olvidar de dónde estamos parados, que tenemos a un gigante al lado que se llama Brasil y cuenta con más de 200 millones de cabeza. Paraguay debe hacer mucho esfuerzo y un trabajo conjunto y sincronizado para producir mejor calidad de carne, lograr un mejor precio por la tonelada exportada y con bajo costo.

Recién mencionó a Brasil y otro tema que también se discute mucho es la exportación de ganado en pie, ¿qué visión tiene al respecto, considerando que Amambay es un departamento fronterizo?

Tenemos que tener claro qué consecuencias traería habilitar la exportación de ganado en pie. Hoy el país tiene que hacer énfasis en generar empleos y si se exporta ganado en pie las industrias se van a quedar sin animales para procesar y los operarios de los frigoríficos sin trabajo.

Entonces pensar en la exportación de ganado en pie, en un momento de reducción de stock bovino y la industria con menos hacienda disponible para faena, sería negativo para la producción de carne del país…

Veo lo siguiente: en el Chaco, por ejemplo, el año pasado hubo muchos incendios, muchos establecimientos ganaderos que se devastaron y se vendieron, prácticamente a precio de regalo, muchos animales. Hoy proyecto que van a faltar animales en el mercado y la exportación de ganado en pie no aportaría, en este momento, en beneficio de la economía nacional, ya que la ganadería es el segundo rubro más importante de Paraguay.

El año pasado hubo un hecho destacado en Amambay, después de prácticamente once meses Frigonorte reabrió sus puertas y empezó a operar, ¿qué tan importante fue contar con una planta más cerca para los productores?

Siempre defendí la idea de que una planta industrial tiene que funcionar porque desempeña una función social muy importante al generar mano de obra. Hoy por hoy, con la reapertura de la planta, existen 750 empleos directos e indirectos. Como ganaderos no podemos entrar en la discusión de quién podría agarrar, porque lo fundamental era que el frigorífico tenía que funcionar. Para los productores fue importante, porque hoy el ganadero vende el animal al gancho y asume el costo del flete, entonces al tener una planta más cerca se absorbe mucho costo.

Con respecto a la inseguridad, ¿cuál es la realidad que viven los productores de Amambay?

En el tema abigeato hubo una disminución muy grande. Si bien todavía hay algunos establecimientos que están siendo perjudicados, es una realidad que bajó. Hay que entender de una vez por todas, y a mí me consta que es así, que el Gobierno está haciendo un esfuerzo muy grande para poder prohibir el tema EPP, que afecta mucho a la región. Se debe seguir trabajando en generar seguridad, no solamente física a los inversionistas extranjeros, sino que también jurídica a su inversión. Hay que confiar en el Gobierno para que puedan resolver estos temas.

¿Cómo viene trabajando la Regional Amambay de la Asociación Rural del Paraguay y qué se plantea dentro de sus objetivos?

Estamos en un ambiente de poco movimiento por la pandemia. No hay muchos márgenes de acción. Hay que tener claro que la Regional Amambay contempla aproximadamente un millón de cabezas de ganado, es un eslabón pecuario muy importante para el país, que genera riqueza y desarrollo para todos los involucrados directa e indirectamente.

Entrevista de la segunda edición de la Revista ARP (*)

Fuente:

Publicidad