6 de junio de 2021 11:20 AM
Imprimir

Alberto Samid: “Hay que poner un cupo a la exportación de carne, los acuerdos de cortes populares son una basura”

El ”Rey de la Carne” pidió que de la suspensión de las exportaciones por un mes se salga con la fijación de un cupo máximo de venta al exterior.

En medio de la puja entre el gobierno nacional y los principales frigoríficos, el “Rey de la Carne” pidió dejar de lado los acuerdos de carne a precios populares y directamente poner un cupo a la exportación.

“Está muy bien lo que está haciendo el gobierno. Ya suspendió a 18 frigoríficos y matrículas para exportar por los chanchullos que hacían. Estábamos exportando cuatro veces más pero ingresaba el mismo dinero porque hubo muchos chanchullos, dibujaron y sub facturaron. Había que ordenar el negocio de la carne”, opinó Alberto Samid.

El empresario dueño de su propia cadena de frigoríficos y de una cadena de carnicerías desplegada en el Conurbano aseguró: “En el negocio de la carne siempre hubo dos sectores en pugna. Los que apoyamos el mercado interno que pensamos que lo que sobra debe exportarse y los exportadores que quieren exportar todo lo que puedan y lo que sobra destinarlo al mercado interno. Siempre dominamos nosotros, los consumeros que priorizamos el mercado interno”.

El 20 de mayo, el gobierno impuso un cierre de las exportaciones de carne por 30 días para intentar frenar el aumento de precios. La medida fue respondida por la “Mesa de Enlace” con un lock out en la comercialización vacuna que se concluyó el pasado jueves.  Mientras tanto, el gobierno mantiene negociaciones con los distintos actores de la cadena, aunque por ahora no se anunciaron acuerdos, ni nuevas medidas.

“En la página 71 del libro de Macri, el ex presidente menciona como uno de sus logros que se logró exportar cuatro veces más gracias a que clausuraron los 400 negocios de Samid y frigoríficos que no permitían exportar más. Es cierto, pasó eso. Pero resulta que exportábamos por 2.500 millones de dólares por año, se exportó cuatro veces más y siguieron entrando 2.500 millones. La carne que se vendía a 7 mil dólares la facturaban a 3 mil”, comentó Samid en una entrevista publicada por el portal www.todoprovincial.com.

Sobre la suba de precios que volvió a la carne un alimento de difícil acceso para los sectores populares, el mediático empresario opinó: “Siempre exportamos el 6 o 7 por ciento que era lo que sobraba del consumo interno. En el último tiempo pasamos a exportar el 30 por ciento, eso generó una puja por los precios que llevó la carne a estos valores”.

Y advirtió: “No iba a parar acá, iba a seguir subiendo porque el corte que nosotros pagamos mil pesos acá afuera lo pagan 3 mil, entonces había un margen para seguir aumentando. Encima en este país cuando aumenta la carne aumenta todo”.

Según trascendidos, en las negociaciones con el gobierno, los 21 frigoríficos exportadores que integran el Consorcio ABC habrían ofrecido una cuota de 15 mil toneladas por mes destinadas al mercado interno. Para el gobierno ese número resulta insuficiente y estaría pidiendo que sea elevado hasta las 20 mil toneladas, por lo menos.

Sin embargo, según Samid la solución pasa por establecer un límite a las exportaciones, que ronde en el 7 por ciento de la comercialización total del ganado vacuno. “Es una locura lo que están haciendo. Los exportadores le quieren poner un cupo al consumo interno pero es al revés, primero estamos nosotros y lo que sobra se vende. Desde cuando el que exporta ofrece lo que va a dejar, al revés, primero estamos nosotros”, cuestionó.

Y agregó: “Ahora se debe hacer un cupo de exportación con los frigoríficos que se portaron bien y limitar para que sea sólo un 6 ó 7 por ciento como fue siempre. No puede ser que cualquiera exporte cualquier cantidad porque los chinos vienen y se llevan todo, tienen un poder de compra inmenso. Es bueno tener un cliente así pero no le podemos vender la mesa de los argentinos”.


“Hay un montón de mentiras alrededor de la carne”

Los productores rurales aseguran que limitar las exportaciones funciona como un desincentivo a la inversión y termina redundando en una caída del stock ganadero. Como ejemplo se menciona la pérdida de 8 millones de cabezas durante el kirchnerismo.

Sobre este tema, Alberto Samid expresó: “Hay un montón de mentiras alrededor de la carne, inventan un montón de cosas para confundir a la gente y los boludos las repiten a cada rato. Actualmente donde se cría el ganado no se puede sembrar. Los animales están en todas las provincias del norte donde no crece nada más que un pasto especial que necesita poca lluvia. En las provincias más ricas se concentró la agricultura”.

“Cuando Néstor Kirchner frenó las exportaciones de carne fue fabuloso. Es verdad que se perdieron 8 millones de cabezas pero fue porque la soja se pagaba 600 dólares la tonelada, por lo que Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe se dedicaron a la agricultura y la ganadería se fue para el norte. Los que teníamos hacienda en esta zona matamos las vacas y nos pusimos a hacer soja”, comentó el empresario.

Y completó: “Desde que la ganadería se fue al norte ya recuperamos las 8 millones de cabezas y tenemos 2 millones más. Ahora estamos perdiendo cabezas nuevamente porque estamos exportando demasiado”.

Además, Samid relativizó el peso de las exportaciones de carne para la balanza comercial de nuestro país. “Solamente este año con la soja tenemos 50 millones de toneladas más 10 millones que están en silos del año pasado. A 600 dólares significan 36 mil millones de dólares mientras que por la carne sólo recibe 2.500 millones dólares. Nosotros decimos que se vendan mil millones de dólares”, graficó el empresario y sentenció: “Para el país la exportación de carne no significa nada comparado con la agricultura, no se puede hacer tanto quilombo por este tema”.


“El problema del país es el contrabando”

Para el empresario que purga una pena por evasión fiscal con prisión domiciliaria, el faltante de dólares que mantiene en vilo a la economía argentina se podría solucionar si se logra reducir la exportación no declarada de productos primarios.

“En las provincias que hacíamos agricultura producíamos 35 millones de toneladas de cereales y ahora producimos 150 millones de toneladas. Además, no sólo es la soja, tenemos maíz, girasol, trigo y muchos productos más. El problema es que en forma paralela se contrabandea todo. Paraguay que no produce un carajo vende más cereales que nosotros”, advirtió Samid reforzó: “El problema pasa por otro lado, no por vender un poco menos de carne. No les podemos sacar la carne de la mesa a los argentinos por tan poco”.

“El verdadero problema de los argentinos es el contrabando, la subfacturación y el dibujo de las liquidaciones. Nos roban 100 mil millones de dólares por año, nos roban toda la minería, el litio, los pescados y el 50% de la agricultura. Por eso a la Hidrovía que se le terminó la concesión no habría que volver a privatizarla. Si se vuelve a privatizar estamos muertos porque no podemos controlar que llevan los barcos”, completó Samid.


“Los acuerdos de carne son una basura”

“No es una ciencia, tenemos la misma cantidad de vacas, la población aumentó y las exportaciones de carne se cuadriplicaron. Eso salió del consumo. A mí no me parece mal vender afuera pero primero estamos nosotros. Queremos exportar más pongamos a trabajar para producir más y así abastecemos a los chinos pero no les podemos vender la mesa de los argentinos”, señaló Samid.

El matarife opinó que el cierre de las exportaciones únicamente “tendrá sentido si ponen un cupo a la exportación”, y advirtió: “Si a fin de mes abren la exportación nuevamente y dejan que lo exportadores vendan lo que quieran no habrá servido para nada. Eso dibujos que hacen de cortes de carne popular a un precio especial no sirven para nada. Es una porquería, una basura. Es el rechazo, lo que no quieren los de afuera”.

Además alertó que en caso de no poner un límite a las exportaciones, el precio de la carne vacuna seguirá subiendo. “Todavía había un gran margen para seguir aumentando la carne, si el gobierno no intervenía ahora, a fin de año íbamos a comprar carne por gramos como si fuera fiambre”, expresó.

“Los exportadores hacen que haya una puja tremenda por el ganado en pie en Liniers, que sólo representa el 20% del comercio total, y también en la venta directa a través de los consignatarios. Esto es oferta y demanda, los exportadores tienen un poder de compra extraordinario porque tienen un margen muy grande, en cambio en el consumo interno no hay margen porque la limitante son los salarios. Si hay una puja entre ambos sectores va a ganar el que paga más”, concluyó.

Publicidad