8 de junio de 2021 13:48 PM
Imprimir

Domingo sobre la prohibición de exportar carne: “Desalienta el desarrollo de la actividad”

El ex ministro de Economía de Río Negro, Agustín Domingo, opinó sobre la medida implementada por el gobierno nacional de prohibir la exportación de carne para bajar los precios. “Sorprendió a todos”, lanzó.

Asimismo, argumentó que tanto este gobierno como el anterior coinciden en que la única forma de crecer es fomentar las actividades que tienen capacidad de generar divisas. “Y esta decisión desalienta el desarrollo de la actividad”, subrayó en el programa GPS de El Cordillerano Radio. 

Domingo señaló que la medida puede reducir los precios en el cortísimo plazo, pero a la larga desincentiva al productor ganadero que en este contexto, elige pasarse a otra actividad, como la soja. “Con el correr de los años genera una disminución de la cantidad de cabezas, esto ya pasó en 2006 cuando la prohibición redujo en más de 10 millones de cabeza de ganado en todo el país. Y eso incrementó los precios”, recordó. 

El dirigente de Juntos Somos Río Negro, piensa que debemos observar recetas que llevaron adelante otros países, como Uruguay. Considerando que los cortes de carne que se exportan no son los mismos que se consumen en el mercado interno, la propuesta fue aumentar la oferta con el ingreso de carne de otros países, como Brasil o Paraguay. “La solución no es cerrar la exportación”, aseguró. 

Consideró que la medida es incomprensible, e invitó a imaginar la misma acción para el mercado de peras y manzanas en Río Negro. ¿Cómo hubiera reaccionado el Valle?, se preguntó y respondió sin dudas: “un escándalo”. Además, comentó que la decisión impacta negativamente en la provincia porque “tenemos un crecimiento de la actividad ganadera entre el Río Colorado y el Río Negro, es una zona muy importante. Hace tres años se hizo la primera exportación a Japón”. 

Según Domingo, el principal problema es la inflación. Y su causa, sin dudas, es la emisión monetaria por el permanente desequilibrio fiscal. “Gastamos más de lo que podemos y eso se cubre con deuda o emisión”, sintetizó y agregó que el problema es que en el país usamos ambas. Y cuando en ese proceso, defaulteamos, “somos poco creíbles y quedamos fuera de los mercados de deuda”. Empieza a girar, entonces, un círculo vicioso.

La solución -aporta Domingo- es lograr un sólido consenso político. Y aclaró que hay países que tienen déficit recurrentes, aunque en niveles manejables. Opinó que el mejor camino es financiarlo con deuda porque ese proceso tiene un límite. “Los acreedores no te prestan si estás gastando más de lo que podés pagar. Estamos discutiendo temas que hace 50 años ya no se plantean en el mundo”, se lamentó y repitió, “la salida es política”.

Publicidad