9 de junio de 2021 10:51 AM
Imprimir

Cepo a la carne: la Mesa de Enlace extiende la tregua hasta el 20 de junio

Los dirigentes esperarán los próximos pasos del Gobierno antes de anunciar una nueva medida de fuerza. Las negociaciones con la cadena de ganados y carnes siguen estancadas.

Cuando aún faltan 10 días para que termine la vigencia del cierre de exportaciones de carne vacuna, la Mesa de Enlace evalúa los pasos a seguir en el caso de que se renueve la veda o que la apertura se haga en forma condicionada. Mientras tanto, la negociación con la industria parece estancada, el Consejo Agroindustrial no pudo concretar la prometida nueva mesa de diálogo y Matías Kulfas recibió al flamante presidente de la Sociedad Rural Argentina en un “encuentro protocolar”. El pedido de audiencia con el Presidente elevado por la Mesa de Enlace sigue sin respuesta.

A todo esto, un nuevo sondeo de opinión expresa el fuerte rechazo de los productores al cierre exportador.

“Vamos a esperar hasta el 19 de junio (se cumplirán los 30 días de veda exportadora dispuesta por la Resolución 75 del ministerio de Agricultura). Si el Gobierno decide continuar con el cierre o abrir con suba de retenciones, cupos o prohibición para exportar cortes, volveremos con nuevas medidas de fuerza”, dijo a A24 Agro un alto dirigente de una de las entidades que conforman la Mesa de Enlace.

¿Por dónde pasa en estos días el debate entre los máximos referentes ruralistas? La duda principal es la modalidad que tendría una nueva protesta: que sea solo un nuevo cese de comercialización de hacienda o sumar también los granos.

El balance del último paro de 14 días los envalentona. Recién en la última jornada ingresaron unos 300 animales en el Mercado de Liniers, luego de haberse registrado un vacío total en los días previos. Tampoco operaron los frigoríficos de consumo ni los exportadores. En el primer caso, influidos mayormente por el paro; en el segundo, pesó también la autoregulación ante la incertidumbre sobre el futuro de las exportaciones.

Pero más allá de lo que los dirigentes escuchan día a día, un nuevo estudio de opinión dejó en evidencia la preocupación de los productores por el cepo a la carne.

“Error, desastre, desconocimiento, ignorancia, locura”, son las palabras más mencionadas por los productores para calificar el cierre de las exportaciones de carnes, detonante en un cambio de ánimo que contrarresta el optimismo que generan los buenos resultados de la campaña 2020/21. Esta lectura quedó reflejada en el nuevo índice “Ag Barometer Austral”, elaborado por el Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral, que vio interrumpida la recuperación marcada en las últimas mediciones. A ello también se suma la incertidumbre política, los impuestos, las retenciones y la inestabilidad macroeconómica.

Mientras tanto, el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) aún no tuvo novedades sobre la nueva mesa de diálogo prometida por el presidente Alberto Fernández en la reunión que mantuvieron hace una semana.

Y la negociación con los exportadores parece haber quedado estancada en las 12.000 toneladas mensuales que los frigoríficos ofrecieron para comercializar a menores precios en el mercado interno, como respuesta al pedido oficial de 20 mil toneladas.

Por el momento, en lugar de idas y vueltas de propuestas, cada fin de semana el Gobierno pone sobre la mesa denuncia tras denuncia de evasión, subfacturación de exportaciones y falta de liquidación de divisas entre otras irregularidades.

Este martes, el ministro Kulfas volvió a referirse al cierre de las exportaciones de carne aludiendo a las irregularidades de las industrias. “Estamos en un proceso de ordenamiento del sector. Lo que pasa es que el precio se empezó a disparar desde octubre del año pasado y hay un negocio de exportación a China muy rentable y eso es muy positivo, pero encontramos un gran desorden, como exportadores truchos, que subfacturaban, no liquidaban las divisas, estaban evadiendo y nos pareció mejor realizar un ‘parate’, ordenar”, dijo el titular de Desarrollo Productivo en una entrevista televisiva.

Además, resaltó que el “el objetivo es producir más y que no suba el precio de la carne. No puede ser que un negocio de exportación se convierta en una pesadilla para el mercado interno”.

Representantes del Consorcio ABC confirmaron que el Gobierno les planteó su visión de aumentar la producción de carne, aunque aún no está claro si es una mera expresión de deseo de los funcionarios o realmente hay un plan para conseguirlo. De paso, por las dudas hay alguna confusión, avisamos que cerrar exportaciones y maniatar valores al mercado interno no parece el mejor camino para que la cadena de ganados y carnes haga la inversión necesaria para una mayor producción.

La Sociedad Rural, en la Rosada

Sin dudas, el hecho que más llamó la atención en las últimas horas fue la convocatoria de Kulfas al flamante Presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Nicolás Pino, a una reunión en la Casa Rosada.

Según trascendió, el encuentro fue de tono protocolar. Kulfas quería conocer a Pino y consultarle sobre el desarrollo de las elecciones en la SRA. Claro que también hablaron del cierre de las exportaciones de carne, aunque, a decir de allegados a Pino, no hubo definiciones sobre el tema.

La visita cayó pesada en la Mesa de Enlace, que hace una semana presentó un pedido de audiencia con el Presidente, aún sin respuesta.

Tras el cierre de las exportaciones de carne, la Mesa de Enlace quiere recrear la foto que se dio con el conflicto por el maíz, a principios de año.

Tras el cierre de las exportaciones de carne, la Mesa de Enlace quiere recrear la foto que se dio con el conflicto por el maíz, a principios de año.

Sin embargo, un dirigente aseguró a este medio que Pino llamó uno por uno a los otros dirigentes para informarles sobre la reunión y que todos avalaron el encuentro, entendiéndolo en el marco del cambio en la conducción de la entidad más antigua del agro argentino. “Aunque nos quieran dividir estamos unidos”, aseguró un dirigentes rural.

¿Continuará el cepo?

En las últimas horas corrieron varios trascendidos sobre una decisión del Gobierno de reabrir las exportaciones luego del 19 de junio. Claro que para concretarlo deberá tener algo para mostrar que justifique la actual veda. Por el momento, la medida no fue exitosa para lograr el principal objetivo del cierre: contener los precios de la carne en el mercado interno. De hecho, según el IPCVA, en mayo los precios de la carne subieron 6,1%.

Ante ese escenario, el Gobierno podría ir por el segundo objetivo y acordar finalmente con los frigoríficos exportadores una mayor oferta de cortes subsidiados en el mercado interno. Allí tendrá que buscar el punto de equilibro entre el deseo oficial y la propuesta empresarial.

Por último, otra opción sería seguir con el cierre de las exportaciones de carne, subir retenciones, establecer cupos, prohibir las colocaciones de determinados cortes o alguna otra medida que regule las ventas externas.

En este caso, deberá enfrentar el enojo de los productores, que saldrán a oponerse con nuevas medidas de fuerza que pueden llevar el mal humor a un desenlace difícil de pronosticar. Para algunos ruralistas, esto es lo que el Gobierno buscó desde el principio: un nuevo conflicto con el campo.

Por eso, a no ser que este último sea su gran objetivo, todo parece indicar que el Gobierno quedó atrapado en la maraña de una medida que desde lo técnico es condenada por todos los sectores de la economía, incluso por más de un funcionario del Ejecutivo.

Por Marcos Lopez Arriazu

Publicidad