9 de junio de 2021 11:10 AM
Imprimir

Encuesta: “error, desastre, desconocimiento, ignorancia, locura”, las palabras con que los productores califican el cepo a la carne

Esta lectura queda reflejada en el nuevo índice “Ag Barometer Austral”, elaborado por el Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral.

El humor de los productores agropecuarios no es el mejor. Según la edición de mayo del Ag Baromete Austral, que elabora el Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral, el ánimo y confianza de los productores cayó 12,2 por ciento. “Mientras que en marzo 2021 su valor era de 90 puntos, en mayo disminuyó a 79. Esto marca el fin en la senda de recuperación que había comenzado en junio 2020, cuando se tocó el valor mínimo desde el comienzo de las mediciones”, aseguraron desde la Universidad Austral.

¿Qué explica este cambio en el humor de los productores? “Sin dudas, el anuncio del cierre en las exportaciones de carne para reducir los precios internos. Esta medida vuelve a poner sobre la mesa discusiones del pasado y acerca nuevamente el temor de políticas que no han dado resultado”, indican los especialistas que elaboran la encuesta gracias a las respuestas de 406 productores cuyo valor bruto de producción es igual o mayor a 200 mil dólares.

En un contexto de buenos precios internacionales, en el que los productores manifiestan en su mayoría buenos resultados económicos para la campaña en curso (2020/2021), la explicación a este freno en la serie debe buscarse en el contexto político. Y, en relación al sentimiento de los productores sobre la medida, las palabras más mencionadas fueron “error”, “ignorancia”, “locura”, “desastre” y “desconocimiento”.

Así, los académicos de la Universidad Austral señalan como “evidente” la frustración de los productores porque, entre otros aspectos, “el cierre de los mercados de exportación demuestra un fuerte desconocimiento de la dinámica de mercado en carnes” por parte de los políticos.

LOS MAYORES DESAFÍOS

Cuando se consulta a los productores sobre las tres principales preocupaciones que tienen para los próximos 12 meses, la incertidumbre política, las retenciones y el aumento de impuestos, sumado a la incertidumbre macroeconómica, dan como resultado un 82 por ciento de las menciones.

Esto ratifica que en la Argentina no se vive el mejor clima para los negocios agropecuarios. Más atrás en las preocupaciones siguen el clima (36 por ciento de menciones) y el financiamiento y el acceso a crédito (15 por ciento). Esta última ha perdido importancia relativa.

Ag Barometer Austral, elaborado por el Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral.

El Índice de Expectativas Futuras, que incluye percepciones acerca del futuro de la explotación agropecuaria y del sector agropecuario en general, en horizontes de tiempo de uno a cinco años, es el que mayor deterioro ha mostrado frente a la edición previa: cayó casi un 20 por ciento. “Esto está directamente vinculado a la incertidumbre que disparó rápidamente la intervención en el mercado cárnico”, se explica desde la UA.

¿FIN DEL OPTIMISMO?

Los especialistas de la Austral sostienen que los productores se encuentran ante dos situaciones: Por un lado, tienen buenos drivers propios de su actividad, con precios en alza que arrojan un resultado económico positivo para la campaña en curso. Mientras que por el otro, se enfrentan una incertidumbre mayúscula en el frente político, ante las recientes intervenciones en los mercados y con el temor de futuras medidas que aumenten retenciones o cierren mercados en distintos cultivos.

“En esa puja, que ha hecho mella en la confianza del productor, es evidente que sigue habiendo una apuesta por continuar produciendo e invirtiendo para la campaña siguiente. Pero resulta preocupante que el Índice de Expectativas Futuras haya caído mucho más que el de Condiciones Presentes y que tenga un menor valor, situación que sólo se había dado en tres de las dieciséis mediciones del Índice. Por lo general, los productores siempre eran optimistas con relación al futuro aunque las últimas medidas y posibles decisiones futuras se han encargado de destruir ese optimismo”, concluye el informe.

Fuente: AgroVoz

Publicidad