27 de diciembre de 2010 15:35 PM
Imprimir

Desorden en el rodeo

Hay más terneros al pie de la madre ya que el último servicio fue mejor, porque se retuvieron terneras y porque el productor dio servicio de invierno a las vacas vacías.

En la mayor parte de la zona pampeana, la cantidad de terneros que se encuentra al pie de la madre resulta esta primavera sensiblemente mayor al que se encontraba a fines del 2008, cuando la parición fue un desastre.Los planes de vacunación están encontrando más terneros, en parte porque el último servicio fue mejor, en parte porque se ha retenido mucha ternera, y en parte porque el productor después de la seca grande dio servicio de invierno a las vacas vacías, para no perder un año entero. Esas vacas parieron en otoño de este año, dando lugar a terneros pesados que se están vendiendo ahora.La seca ha dejado un gran desorden en los rodeos, con muchos campos que han quedado con doble servicio y muchos criadores chicos que prácticamente han vuelto al servicio continuo. La mayoría de los criadores ha retenido este año terneras y vaquillonas, pero la seca avanza, y el trauma que dejó la sequía del 2008-2009 es tan fuerte que muchos productores están pensando en aliviar los campos y vender en las próximas semanas, si la lluvia no aparece.Hay todavía mucho pasto, pero la falta de lluvias, los fuertes vientos y los calores de noviembre y diciembre lo han secado. El estado de la vaca es todavía bueno, pero los campos se han secado mucho y hay muchos vientres pariendo en noviembre y diciembre: si la seca avanza, va a ser complicado preñar esta vaca cola.Los fuertes calores también conspiran contra la ocurrencia de celos fértiles. La mayoría de los rodeos de cría están atrasados en su calendario de servicios y pariciones entre un mes y un mes y medio. El efecto "envejecimiento" del rodeo de madres esta vez no se dio o se dio mínimamente, porque se vendió en los últimos dos años mucha vaca vieja y porque hubo mucha mortandad en esa categoría.Descapitalizados. El problema es que muchos criadores en los últimos dos años, pero especialmente en el 2009, se vieron obligados a vender la reposición. La mayoría de los campos de cría de Buenos Aires tienen hoy entre un 15 por ciento y un 25 por ciento menos de vacas de cría; los productores más grandes están reteniendo vigorosamente y en dos a tres años recuperarán las pariciones normales, mientras que los productores chicos en general han quedado muy descapitalizados y les llevará más tiempo recuperarse.Parecería que el productor mediano-chico, tan impermeable a la adopción de tecnología, sea por los altos precios actuales o por el traumático recuerdo de la seca, está hoy más abierto a mejorar su oferta forrajera y sus reservas, por ejemplo, haciendo sorgo para su consumo diferido en el invierno.Este año hay una superficie récord de sorgo, tanto para forrajera de verano como diferido para el invierno. Hoy el ternero más caro es el que no se produce.La oferta de carne por habitante era a principios del siglo XX del orden de los 120 kilos por habitante y por año. Las exportaciones se ubicaban entre las 500 y las 850 mil toneladas y el consumo oscilaba entre los 80 y los 95 kilos per cápita.La máxima combinación de exportación y consumo se logró en 1927: se exportaron 844 mil toneladas y se consumieron 79 kilos per cápita. A partir de fines de la década de 1930, la carrera entre la producción y el incremento poblacional fue pareja, llevando una oferta per cápita total de 120 a 150 kg, niveles que se mantuvieron hasta fines de la década de 1980.  AGROMEAT

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *